Tuesday - Oct 23, 2018

Mensaje de despedida de Ron Paul a Estados Unidos: Abracen a la libertad o enfréntense a la auto-destrución – Parte 4


por Marvin J. Ramirez

Marvin J. RamirezMarvin J. Ramirez

NOTA DEL EDITOR: Queridos lectores: Les presento un discurso memorable, el que considero que es el discurso del siglo. Está hecho por un hombre quien creo tiene la mayor convicción respecto de la libertad de todas las personas que conozco. Este hombre es el Congresista Ron Paul, quien dejará el Congreso tras 36 años. Mike Adams, editor de Natural News, se tomó el tiempo de transcribirlo. Como el texto resultó demasiado largo, El Reportero lo publicará en distintas partes durante varias semanas. Espero que lo disfrute y vea por usted mismo cómo la visión de este hombre saca a la luz la corrupción de nuestro sistema político, con la esperanza de que todos podamos ayudar a detenerla a tiempo, la destrucción de nuestra República. PARTE 4

El mensaje de despedida de Ron Paul a Estados Unidos: Apéguese a la libertad o enfréntese a la auto-destrucción

por Mike Adams

Se podría decir que el reciente discurso de despedida de Ron Paul es el discurso más importante en la historia norteamericana. El Dr. Paul se refiere a los fatales problemas que Estados Unidos enfrenta, sin tapujos.

Este discurso debe ser leído por cualquier persona que quiera entender las verdaderas razones de por qué EE.UU. sigue en un espiral hacia debajo de un fracaso económico y social bajo el interminable crecimiento del Gran Gobierno y la deuda fuera de control.

Acá hay otra parte del texto completo:

¿Hay alguna explicación para todo el engaño, la infelicidad, el miedo al futuro, la pérdida de confianza en nuestros líderes, la desconfianza, la ira y la frustración? Sí hay, y no hay una manera de revertir estas actitudes. Las percepciones negativas son lógicas y una consecuencia de las malas políticas que traen nuestros problemas. La identificación de los problemas y el reconocimiento de la causa facilitan los cambios correspondientes.

Confíeenusted, no en el gobierno

Demasiadas personas han por demasiado tiempo puesto demasiada confianza en el gobierno y no lo suficiente en sí mismas.

Afortunadamente, muchos están tomando conciencia de la gravedad de los errores graves de las últimas décadas. La culpa es compartida por ambos partidos políticos. Muchos estadounidenses ahora están exigiendo saber la pura verdad de las cosas y quieren que la demagogia se detenga. Sin este primer paso, las soluciones son imposibles.

Buscar la verdad y encontrar las respuestas en la libertad y la autoconfianza promueve el optimismo necesario para restaurar la prosperidad. La tarea no es tan difícil si la política no se interpone en el camino. Nos hemos permitido entrar en un desastre por varias razones.

Los políticos se engañan en cuanto a cómo se produce la riqueza. El exceso de confianza se coloca en el juicio de los políticos y burócratas. Esto reemplaza la confianza en una sociedad libre. Demasiadas personas en las altas esferas del poder se convencieron de que sólo ellos, armado con el poder arbitrario del gobierno, pueden traer justicia, al tiempo que facilitan la producción de riqueza. Esto siempre resulta ser un sueño utópico y destruye la riqueza y la libertad. Las personas se empobrecen y se recompensan los intereses especiales que acaban por controlar ambos partidos políticos.

No es de extrañar entonces que mucho de lo que pasa en Washington es impulsado por el partidismo y la agresiva búsqueda de poder, con ínfimas diferencias filosóficas.

Ignorancia económica

La ignorancia económica es algo común. El keynesianismo sigue triunfando, aunque en la actualidad se enfrenta a las réplicas sanas y entusiastas. Los creyentes en el keynesianismo militar y el keynesianismo nacional continuarán promoviendo desesperadamente sus políticas fallidas, mientras la economía languidece en un profundo sueño. Los partidarios de todos los edictos gubernamentales utilizan argumentos humanitarios para justificarlos.

Siempre se usan argumentos humanitarios para justificar los mandatos del gobierno relacionados con la economía, la política monetaria, la política exterior y la libertad personal. Esto es con el propósito de hacer que sea más difícil de cuestionar.

Pero iniciar la violencia por razones humanitarias sigue siendo violencia. Las buenas intenciones no son excusa y son tan dañinas como cuando la gente usa la fuerza con malas intenciones.

Los resultados son siempre negativos.

El uso inmoral de la fuerza es la fuente de los problemas políticos del hombre. Tristemente, muchos grupos religiosos, organizaciones seculares y psicópatas autoritarios avalan la fuerza del gobierno iniciada para cambiar el mundo. Aun cuando los objetivos deseados son bien intencionados – o especialmente cuando son bien intencionados – los resultados son pésimos. Los buenos resultados que se buscan nunca se materializan. Los nuevos problemas creados requieren más fuerza del gobierno. El resultado neto es la institucionalización de la violencia iniciada por el gobierno y se justifica moralmente por razones humanitarias.

Esta es la misma razón fundamental por la que nuestro gobierno usa la fuerza para invadir a otros países a su antojo, la planificación económica central en el hogar, y la regulación de la libertad personal y los hábitos de los ciudadanos.

Es bastante extraño, que a menos que se tenga una mente criminal y ningún respeto por otras personas y sus bienes, nadie dice que se permite ir a casa del prójimo y decirles cómo comportarse, qué pueden comer, fumar, beber o cómo gastar su dinero.

Sin embargo, rara vez se pregunta por qué es moralmente aceptable que un extraño con una placa y un arma pueda hacer lo mismo en nombre de la ley y el orden. Cualquier resistencia se encuentra con la fuerza bruta, las multas, los impuestos, los arrestos y encarcelamiento. Esto se hace con más frecuencia todos los días sin una orden de registro apropiada.

No existe monopolio del gobierno para iniciar la violencia

Restringir el comportamiento agresivo es una cosa, pero la legalización de un monopolio del gobierno para iniciar la agresión sólo puede conducir a agotar la libertad asociada con el caos, la ira y la destrucción de la sociedad civil. Permitir tal autoridad y esperar un comportamiento santo de los burócratas y los políticos es una quimera.

Ahora tenemos un ejército de burócratas armados en la TSA, la CIA, el FBI, Fish and Wildlife, FEMA, IRS, el Cuerpo de Ingenieros, etc, que ascienden a más de 100.000. Los ciudadanos son culpables hasta que se demuestre lo contrario en los tribunales administrativos inconstitucionales.

El gobierno en una sociedad libre no debe tener autoridad para inmiscuirse en las actividades sociales o las transacciones económicas de los individuos.

Tampoco debe entrometerse en los asuntos de otras naciones. Todas las cosas tranquilas, aunque sean controversiales, deberían estar permitidas.

Debemos rechazar la noción de censura previa en la actividad económica, tal como lo hacemos en el ámbito de la libertad de expresión y la libertad religiosa. Pero incluso en estas áreas el gobierno está empezando a utilizar un enfoque de puerta trasera de lo políticamente correcto para regular una peligrosa tendencia de discurso.

Desde el 9/11 el monitoreo de los discursos en Internet es ahora un problema ya que las órdenes ya no se necesitan órdenes.