Sunday - Oct 21, 2018

McDonald’s cerrará todos sus restaurantes en Bolivia por rechazo del país a la comida rápida


por Lance Devon

La imagen feliz de McDonald’s y sus arcos dorados no son la puerta de entrada a la felicidad en Bolivia. Este país suramericano no cae ante el bombardeo de la publicidad y los métodos de cocción de comida rápida que atrapan tan fácilmente a países como Estados Unidos. Los bolivianos simplemente no confían en los alimentos preparados en tan poco tiempo.

El método de producción rápido, fácil y en masa de la comida rápida en realidad desmotiva a los bolivianos de frentón. El sesenta por ciento de la población boliviana es indígena y ellos generalmente no consideran que vale la pena para su salud gastar su dinero en un McDonald’s. A pesar de los económicos precios de la comida rápida, McDonald’s no ha logrado convencer a la población indígena de Bolivia a comer sus BigMacs, nuevamenteMcNuggets o McRibs.

La indígena Esther Choque, quien esperaba el autobús afuera de un McDonald’s, dijo: “Lo más cerca que llegué fue que un día que empezó a llover y subí las escaleras para no mojarme. Luego salieron y me echaron, dijeron que estaba ensuciando el lugar. ¿Por qué me importaría si McDonald’s se va [de Bolivia]?”

La cadena de comida rápida se quedó durante una década, a pesar de tener pérdidas cada año

Los otro ocho restaurantes McDonald’s restantes que permanecen en las ciudades bolivianas de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, habrían estado funcionando a pérdida cada año durante una década. La franquicia de McDonald’s ha sido persistente durante ese tiempo, recurriendo a los sustanciales fondos de la franquicia para continuar el negocio en Bolivia.

Cualquier pequeña empresa que haya operado a pérdida durante todo ese tiempo, se habría retirado del área en menos de la mitad del tiempo. A pesar de lo insistente que fue McDonald´s para obtener influencia ahí, no podría continuar operando a pérdida. Tras 14 años de presencia en el país, su extensa red no puede mantener la cadena boliviana. Restaurant tras restaurant han ido cerrando porque Bolivia rechaza la propuesta de comida rápida de McDonald’s. Justo a tiempo, McDonald’s se despide de Bolivia.

Profundo rechazo cultural

El impacto de McDonald’s y su salida de Bolivia fue tan duradera e importante, que los gerentes de marketing inmediatamente emitieron un documental titulado “Por qué McDonalds’s se fue a la quiebra en Bolivia”.

El documental, en el que participan cocineros, nutricionistas, historiadores y profesores, desglosa la repugnante realidad de cómo se prepara la comida de McDonald’s y por qué los bolivianos rechazan la filosofía de la comida rápida.

Este rechazo no necesariamente tiene su origen en el sabor ni el tipo de comida que McDonald’s prepara. El rechazo al sistema de comida rápida surge de la mentalidad de los bolivianos respecto de cómo se preparan apropiadamente los alimentos. Los bolivianos respetan tanto su cuerpo que valoran la calidad de lo que llega a sus estómagos. El tiempo que demora preparar la comida rápida presenta una señal de alerta en sus mentes. Donde otras culturas no ven ningún riesgo y comen McDonald’s todas las semanas, los bolivianos sienten que simplemente no vale la pena el riesgo a su salud. Los bolivianos quieren alimentos locales y bien preparados. Quieren estar seguros de que su comida se prepara correctamente.

Este respeto por su cuerpo ayuda a los bolivianos a evitar la “tecnología modificada de la carne” procesada, que generalmente usan las cadenas de comida rápida, como McDonald’s.

El McRib: 70 ingredientes que se modifican para convertirse en uno

¿Sabía que el McRib se procesa con 70 ingredientes diferentes, que incluyen azodicarbonamida, un agente de blanqueo de harina utilizado a menudo en la producción de plásticos espumados? Los McRib son básicamente “tecnología de carne modificada”, que contiene una mezcla de tripas, corazón y estómago escaldado. Las proteínas se obtienen de esta mezcla de músculo y unen los recortes de carne de cerdo, que son después ser moldeados en una fábrica. El McRib es realmente sólo un pedazo moldeado de carne modificada, anunciada y vendida como costillas frescas. No hay nada de verdad en ella, ni la preparación ni la sustancia. De hecho, en realidad los McRib surgieron porque hubo una escasez de pollo. El enfoque de la tecnología de carne modificada mantiene la McRib en el menú, a pesar de la escasez, y las ganancias siguieron entrando (Natural News).