Friday - Sep 21, 2018

Marcha en Emeryville pro derechos de los inmigrantes la más grande en la historia de la ciudad


por Juliana Birnbaum Fox

Trabajadores del Woodfin Suites: - incluyendo defensores, residentes de Emeryville y religiosos - marchan el 10 de abril pidiendo a su jefe que no les quiten sus trabajosTrabajadores del Woodfin Suites, incluyendo defensores, residentes de Emeryville y religiosos, marchan el 10 de abril pidiendo a su jefe que no les quiten sus empleos.

En la mayor protesta de la historia de Emeryville, más de 300 miembros de sindicatos, estudiantes, músicos y activistas comunitarios, líderes de fe, funcionarios electos y residentes realizaron una manifestación por los derechos de los inmigrantes y trabajadores en la Alcaldía el martes 10 de abril.

Los participantes presionaron al Consejo de la Ciudad de Emeryville para que apoyen a los trabajadores de Woodfin Suites en su demanda de que su empleador cumpla con la ley de salario de vida local (Medida C). También pidieron que la ciudad constate las represalias de la gerencia del hotel contra los trabajadores inmigrantes y tome conciencia de los $200,000 que les deben en salarios.

Una enérgica marcha siguió a la manifestación bajo la Calle 40 para hacer tomar conciencia de lo que exigen los trabajadores del Woodfin y del boicot al hotel.

“Podemos perder nuestros empleos en los próximos 10 días”, dijo Luz Domínguez, una mucama del Woodfin.

“No podemos seguir viviendo día a día sin saber si nuestro futuro está asegurado. Vamos a seguir boicoteando al Woodfin hasta que el hotel nos trate con respeto garantizando nuestros empleos y pagándonos los salarios que nos debe”.

Los votantes de Emeryville aprobaron la Medida C en noviembre de 2005, lo que elevó los salarios y estableció límites a la cantidad de trabajo que se le puede pedir a los trabajadores en un cierto período de tiempo.

El miembro del Consejo de la Ciudad y el abogado John Fricke apoyó la Medida C. Él se considera como parte de la nueva ola de Emeryville.

“La vieja guardia era amistosa hacia los negocios, y les dio a los corredores de propiedades lo que querían”, explica. “Pero la gente que vino a vivir en los nuevos lofts y departamentos son gente joven priced out de San Francisco. Tienen una actitud que apoya bastante a los trabajadores e inmigrantes”.

La semana antes de Navidad el año pasado, luego de las protestas que presionaban a Woodfin a adherir a la Medida C, el hotel notificó a 21 trabajadores, alegando que los números de Seguridad Social no calzaban. La semana siguiente, la Corte Suprema del Condado de Alameda dio una orden temporal de restricción para evitar que Woodfin Suites despida a sus trabajadores hasta que sus alegatos fueran investigados.

Luz Domínguez: madre de tres niños, ha trabajado como ama de casa para Woodfin Suites por dos años y medioLuz Domínguez, madre de tres niños, ha trabajado como ama de casa para Woodfin Suites por dos años y medio

Los empleados regresaron al trabajo luego de esta resolución, pero Sarah Noor de East Bay Alliance for a Sustainable Economy dijo que los trabajadores temen que el hotel los despida luego de que una orden temporal expire el 20 de abril.

“Sólo vivo de un día para otro en lo que hago”, dijo Marcela Melquiades, una trabajadora del hotel. “No sé lo que haría si pierdo mi empleo. Aunque estoy de vuelta en el trabajo, siempre estoy pensando en el día siguiente. Vivo con ansiedad todo el tiempo”.

El gerente general de Woodfin, Hugh MacIntosh, dijo que el hotel probablemente despedirá a 21 trabajadores, pero dijo que la razón es que ellos no tienen números de Seguro Social legítimos, y no es una represalia.

“Les ofrecimos darles cuatro horas pagas en tiempo libre para que resuelvan sus asuntos de los números de Seguro Social”, dijo MacIntosh. “No han resuelto los asuntos de su documentación”.

“La razón por la que el hotel dice esto es porque estamos exigiendo nuestros derechos”, declaró Domínguez.

En los pasados meses, un comité de boicot integrado por trabajadores, residentes de Emeryville, líderes de fe y partidarios de la comunidad han visitado muchas corporaciones locales que usan al Woodfin para contarles sobre el boicot de los trabajadores y los insta a detener la condescendencia del hotel hasta que cumpla con las exigencias de los trabajadores. También se han realizado protestas en el hotel una o dos veces a la semana desde que comenzó el tema.

Norr dijo que cree que Woodfin está usando convenientemente el tema de documentación para cubrir la verdadera razón de los despidos que podría ser las represalias. La mayoría de los empleados indocumentados han trabajado en el hotel por muchos años, agregó, y su estatus de Seguridad Social no era un tema para la gerencia hasta que los trabajadores exigieron que el hotel cumpliera con la ordenanza de salario de vida.