Tuesday - Oct 23, 2018

Los votantes más jóvenes no confían en los candidatos o el sistema


voterrevolt_frontpg1

(Y por tanto, demasiados dispuestos a renunciar a su propio poder)

por Mark Trahant

Votarán los jóvenes en 2016? Y, más importante, al menos para nuestros propósitos, ¿qué hay de la generación más joven de los indios americanos y nativos de Alaska?
Vamos a explorar la primera pregunta.

Los votantes más jóvenes son desconcertantes. Ellos son, o deberían ser, los votantes de grupos más grandes, unos 75 millones. Y los datos muestran que son mucho más propensos a votar por los demócratas que otras generaciones. Excepto que hay una “excepción”. Los votantes jóvenes son menos propensos a votar.

En 2008 eran un bloque constituyente clave para ayudar a elegir a Barack Obama como Presidente de los Estados Unidos. De hecho, en 2004, 2006 y 2008 los votantes jóvenes fueron la mayoría de los votos del Partido Demócrata; el grupo de mayor apoyo. Y, según Pew Research, en 2008 unos dos tercios de los cuales son menores de 30 votaron por Barack Obama “haciendo la disparidad entre los votantes jóvenes y otros grupos de edad más grande que en cualquier elección presidencial desde que las encuestas comenzaron en 1972.”

Pero después de 2008, no tanto.

Un informe de la oficina de censo de los patrones de votación, dijo: “En 2012, la población votante de 45 años de edad y más aumentó, mientras que el número de votantes de entre 18 a 44 años de edad disminuyó. Entre 1996 y 2008, sólo había un solo ejemplo de un grupo de edad que muestra una disminución neta en la votación de una elección presidencial a la siguiente, sin embargo, en 2012 se produjo una disminución significativa de dos grupos de edad. Los votantes más jóvenes de 18 a 29 años de edad reportaron una disminución de votación neta de alrededor de 1,8 millones, mientras que los votantes entre las edades de 30 a 44 informaron una disminución de aproximadamente 1,7 millones. “El resultado final:. Una disminución de 1,9 millones de votantes entre las edades de 30 a 44 años de edad en 2012.

Los datos de copia de seguridad de la idea de que los jóvenes fueron impulsados por la primera campaña presidencial de Obama. Cambió la conversación. Pero entonces el duro esfuerzo de la política, las luchas con el Congreso, el lento ritmo de los cambios, y tantos compromisos por Obama cambó a los votantes más jóvenes. Eso es un problema que va más allá de cualquier candidato único. ¿Cómo convencer a los votantes más jóvenes que la política es más complicada que un eslogan electoral?

Hillary Clinton ha estado tratando de entender a los votantes más jóvenes. Pero, a como señaló The New York Times esta semana, no es tan fácil. Como grupo no ven la televisión y “no tienden a estar motivados por una sola emisión unificadora, haciendo el trabajo de la mensajería más duro. Ellos se auto declaran no afiliados con cualquiera de las partes a un ritmo más rápido que cualquier otra generación. Dicen que el proceso político y el sistema de dos partidos no responden a sus preocupaciones”.

Esto también es cierto en el país indio, también. Se refleja en Facebook donde los jóvenes indios americanos y nativos de Alaska votantes equiparan a Clinton con el establecimiento y no entienden por qué Bernie Sanders ya no es una opción. Por su parte, Sanders ha hecho campaña con Clinton. Él escribió en Los Angeles Times: “Mis seguidores y yo comenzamos una revolución política para transformar América. Esa revolución continúa siempre que Hillary Clinton llegue a la Casa Blanca. Se continuará después de la elección. Se continuará hasta que creemos un gobierno que nos represente a todos y no sólo al 1 por ciento – un gobierno basado en el principio de la justicia económica, social, racial y del medio ambiente”.

Incluso hay algunos votantes nativos americanos más jóvenes que ven a Donald Trump como un agente de cambio y que vale la pena el riesgo (siempre y cuando proclame apoyo al Standing Rock o llame a la acción federal sobre el cambio climático.)

Parte del problema es que Clinton no entiende las prioridades de los votantes más jóvenes. Recientes conversaciones de audio pirateados entre Clinton y donantes de alto valor en febrero explican esta brecha. “Sólo hay un profundo deseo de creer que podemos tener universidad gratuita, atención médica gratuita, que lo que hemos hecho no ha ido lo suficientemente lejos, y que sólo tenemos que, ya sabes, ir tan lejos como, ya sabes, Escandinavia, sea lo que sea, y la mitad de la gente no sabe lo que eso significa, pero es algo que se siente profundamente “, según dijo según Politico.

Ahí es donde la historia de Standing Rock entra en juego.

Clinton ha estado en silencio acerca de Standing Rock y la disputa de Dakota del acceso de tuberías. La narración de los campos es que a ella no le importa. Sospecho que el problema real es que su personal ve esto como otro gasoducto, una disputa similar al oleoducto Keystone XL. Ella no estaba deseosa de intervenir en ese tema tampoco. Ellos no ven este momento como un momento único en la historia en que todos los indígenas de América del Norte están hablando con una sola voz.