Friday - Dec 14, 2018

Los lazos israelíes de Guatemala impulsan la decisión de trasladar Embajada a Jerusalem


guatemala_IsraeliPrime_frontpg copy

En los últimos años, Israel ha estado centrando su atención cada vez más en América Latina. El cambio hacia gobiernos de derecha en la región, el último ejemplo es Chile, puede facilitar tal diplomacia

por Ramona Wadi

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala – El desarrollo de eventos desde que el presidente estadounidense Donald Trump anunció su reconocimiento unilateral de Jerusalén como capital de Israel, contra el derecho internacional y las resoluciones de la ONU, reveló el vínculo histórico entre el estado colonial y Guatemala, siendo este último el primer país después de que EE.UU. declare su intención de trasladar su embajada a Jerusalén.

Escribiendo en su página oficial de Facebook, el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, afirmó que la decisión fue tomada a la luz de los lazos históricos entre Israel y Guatemala, haciendo que la reubicación de la embajada sea “de mayor relevancia”. Guatemala fue uno de los países con una embajada basada en Jerusalén antes de 1980 cuando la ONU pidió la retirada de tales embajadas después de que Israel proclamara la propiedad de toda la ciudad.

La declaración de Morales fue emitida después de la resolución no vinculante de la Asamblea General de la ONU sobre Jerusalén en diciembre de 2017, respaldada por una mayoría de 128 contra nueve. La resolución exhortó a los países a acatar las resoluciones anteriores del Consejo de Seguridad de la ONU y reafirmó que el estado Jerusalén debe resolverse mediante negociaciones. También reiteró que:

Las decisiones y acciones que pretenden haber alterado el carácter, el estado o la composición demográfica de la Ciudad Santa de Jerusalén no tienen ningún efecto legal, son nulas y deben rescindirse en cumplimiento de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad“.

Honduras y Guatemala, que dependen de las ventas israelíes de equipos militares, votaron en contra de la resolución. Honduras recientemente compró $209 millones en equipos militares y de vigilancia de Israel.

La ministra de Relaciones Exteriores de Guatemala, Sandra Jovel, concedió una entrevista al Times of Israel en la que afirmó que su país había planeado la mudanza hace varios años, pero que no pudo hacerlo. “Obviamente, la decisión del presidente Trump ayudó de alguna manera, porque podemos hacerlo juntos, como naciones aliadas”, reconoció.

También se informó que Jovel afirmó que Guatemala quería ser el primer país en trasladar su embajada a Jerusalén.

En los últimos años, Israel ha estado centrando su atención cada vez más en América Latina. El cambio hacia gobiernos de derecha en la región, el último ejemplo es Chile, puede facilitar esa diplomacia.

Varios países de la región, como Argentina, Chile, Brasil, Honduras y Guatemala, tienen vínculos con Israel y aprovechan la oportunidad de comprar tecnología de vigilancia israelí. A nivel regional, también hay apoyo gubernamental para el paradigma de dos estados en lugar de un apoyo manifiesto para la Palestina histórica. Los gobiernos de la región, por lo tanto, son reacios a cortar los lazos con Israel, lo que da como resultado una situación en la que el apoyo a Palestina está en tensión con el mantenimiento de los lazos con Israel.

Adel Turjuman, un palestino de Jerusalén que vive en Guatemala desde los 14 años y es miembro del comité de la Confederación Palestina Latinoamerica y del Caraibe (COPLAC), cree que la influencia de Guatemala en América Latina sigue siendo limitada, y explica:

COPLAC tiene razones para creer que Guatemala no influirá en otros países. Por ejemplo, Honduras anunció que no trasladarán su embajada a Jerusalén, a pesar de que votaron en contra de la resolución de la ONU. Panamá y El Salvador, que se abstuvieron, también han dicho que sus embajadas permanecerán en Tel Aviv. La mayoría de los países de la región votaron a favor de las resoluciones de la ONU y países como Argentina, México y Colombia se abstuvieron“.

Una mirada a los comentarios sobre el anuncio de la página de Facebook de Morales revela que el sentimiento público generalmente apoya la posición del gobierno, desde una perspectiva mayoritariamente religiosa.

Sin embargo, el 8 de enero, el Dr. Marco Vinicio Mejía presentó una demanda legal contra la decisión de Guatemala de trasladar la embajada. Fue asesor de Morales durante su campaña electoral, hasta 2016 cuando Morales asumió la presidencia. La decisión del Tribunal Constitucional sobre revocar la decisión de trasladar la embajada se espera el lunes.

En comentarios a MintPress News, Vinicio Mejía dio una visión general de las perspectivas religiosas y políticas de Guatemala que llevaron a la decisión de Morales:

La decisión del presidente Morales de mover la embajada es política; sin embargo, lo enmarcó con argumentos religiosos. La sociedad guatemalteca se caracteriza por divisiones religiosas. La mayoría es cristiana; también hay católicos y protestantes. Morales apoya la construcción de los judíos como el “pueblo elegido”.

Vinicio Mejía declaró que hubo protestas públicas por parte de los sionistas contra su acción legal, pero él es inflexible sobre su intención:

No soy de origen palestino, pero creo que la decisión del presidente Morales es contraria a la paz. Me opongo a la decisión de trasladar la embajada a Jerusalén porque viola la libertad de religión. Por motivos políticos, la decisión del Presidente es incorrecta porque también viola el derecho internacional. Con su decisión, Jimmy Morales también ha violado su obligación de mantener la dignidad de Guatemala”.

El lema de la campaña electoral de Morales fue “Ni corrupto, ni ladrón” (ni corrupto, ni ladrón), lo que lo convirtió en un candidato favorito del electorado guatemalteco a pesar de su falta de experiencia política. Sin embargo, Vinicio Mejía explicó:

[En septiembre de 2017] cientos de miles de personas protestaron y exigieron su renuncia, después de que ordenó la expulsión del comisionado contra la corrupción. Él permanece en el poder gracias al apoyo de las sectas militares y protestantes”.

Vinicio Mejía opina que con esta decisión, Guatemala será “considerado como un satélite de los EE.UU.”

Turjuman es de una opinión similar, considerando la decisión de Morales contra el marco de corrupción del que se acusa a su gobierno:
Creo que los EE. UU. Han influido en esta decisión y por varias razones. Desde el verano de 2017, Jimmy Morales ha estado bajo investigación por cargos de corrupción. Tanto su hermano como su hijo estaban en prisión por las mismas razones. Su partido ahora está siendo investigado por financiamiento ilícito. Creo que él creía que si apoyaba a Trump y los Estados Unidos con esta decisión, estaría de alguna manera ‘protegido’”.