Saturday - Nov 17, 2018

Los genes Superbug están flotando en el aire de 19 ciudades del mundo, advierten los científicos


superbugs_health

La próxima pandemia mundial ya está en ciernes

por Vicki Batts

Para muchas ciudades, la calidad del aire es un importante problema de salud pública, y una nueva investigación ha demostrado que no se trata solo de gases de escape que la gente debe preocuparse. Para al menos 19 ciudades del mundo, los genes de las bacterias resistentes a los antibióticos presentan una amenaza única: los genes resistentes a antibióticos (ARG) en el aire podrían conducir a infecciones graves y potencialmente letales para millones de personas. Si bien las bacterias resistentes a los antibióticos ya son una gran amenaza, la nueva investigación ha confirmado que los ARG se pueden propagar por el aire, un hallazgo que suscita aún mayores preocupaciones para el futuro.

La resistencia a los antibióticos se considera una de las mayores amenazas para la salud mundial, según la Organización Mundial de la Salud. El uso excesivo y el mal uso son algunas de las fuerzas motrices detrás del aumento de las bacterias resistentes a los antibióticos. Unos dos millones de personas están infectadas con bacterias resistentes a los antibióticos cada año solo en los Estados Unidos, y se espera que ese número aumente dramáticamente en los próximos años. Se estima que la resistencia a los antibióticos matará hasta 10 millones de personas anualmente para el año 2050.

La resistencia a los antibióticos está en el aire

La nueva investigación, liderada por científicos de la Universidad de Pekín, analizó la cantidad de ARG en el aire de 19 ciudades diferentes diseminadas por todo el mundo, y la American Chemical Society confirmó que los ARG se pueden encontrar en parques y granjas de los Estados Unidos. Estados.

Según los hallazgos de los investigadores de la Universidad de Pekín, el contenido aéreo de ARG varía de una ciudad a otra. Por ejemplo, San Francisco tenía la mayor concentración de ARG en el aire de cualquier ciudad, mientras que el aire en Bejing albergaba un espectro mucho más amplio de ARG.

Los genes resistentes a la penicilina y antibióticos similares se encontraron en el aire en general, al igual que los genes resistentes a las quinolonas, una clase de medicamentos comúnmente utilizados para tratar las infecciones del tracto urinario. En seis ciudades, el aire contenía ARG que eran resistentes al tratamiento de último recurso para MRSA, un tipo de infección por estafilococos que ya es resistente a la mayoría de los antibióticos.

Los investigadores dijeron de sus hallazgos: “Las regiones remotas, incluso sin usar antibióticos, podrían estar expuestas a los ARG de segunda mano, que inicialmente se desarrollan en otras regiones pero se transportan a otros lugares”.

“Este trabajo destaca la amenaza de la transmisión de ARG en el aire y la necesidad de redefinir nuestros estándares actuales de calidad del aire en términos de salud pública en una ciudad urbana”, explicó el equipo.

La amenaza de las superbacterias continúa creciendo

Una de las cosas más aterradoras sobre la resistencia a los antibióticos puede ser la siguiente: las bacterias son capaces de “compartir” sus genes resistentes, y como muestra la nueva investigación de la Universidad de Pekín, es posible que las bacterias adquieran ARG simplemente por el aire. Este es un gran riesgo, ya que significa que las bacterias tratables previamente pueden convertirse fácilmente en una gran amenaza.

Como explica la Alianza para el Uso Prudente de los Antibióticos, las bacterias pueden volverse resistentes a los medicamentos de dos maneras: a través de la mutación genética o la adquisición de ARG de otra bacteria. La resistencia a los antibióticos puede propagarse de varias formas:

Genéticamente, la resistencia a los antibióticos se propaga a través de las poblaciones de bacterias tanto “verticalmente”, cuando las nuevas generaciones heredan genes de resistencia a los antibióticos, y “horizontalmente”, cuando las bacterias comparten o intercambian secciones de material genético con otras bacterias. La transferencia horizontal de genes puede ocurrir incluso entre diferentes especies bacterianas.

Ambientalmente, la resistencia a los antibióticos se propaga a medida que las bacterias se mueven de un lugar a otro; las bacterias pueden viajar a través del avión, el agua y el viento. Las personas pueden pasar las bacterias resistentes a otros; por ejemplo, al toser o al contacto con las manos sucias.

En pocas palabras, la resistencia a los antibióticos puede propagarse a través de una variedad de vías. Esto es muy preocupante, dado que las bacterias son capaces de “compartir” ARG, incluso con diferentes especies bacterianas. Combine eso con el uso excesivo desenfrenado de antibióticos, tanto en humanos como en animales, y un gran problema está en el horizonte. La OMS ya ha advertido de un mundo “post-antibiótico”, que puede ser francamente apocalíptico en términos de enfermedad. Pero, no se pierde toda esperanza: hay muchos “antibióticos” naturales que se dirigen y matan las bacterias patógenas con facilidad. La medicina natural a menudo prevalece donde Big Pharma falla, después de todo. Puede aprender sobre estos remedios naturales en AlternativeMedicine.news.