Tuesday - Sep 18, 2018

Los derechos humanos en México, de la crisis a la catástrofe


desaparecidos_Frontpg

Dos informes recientes revelan que las instituciones de México simplemente no pueden o no quieren proteger realmente los derechos humanos y la incompetencia desenfrenada niega justicia a las víctimas

por José Luis Granados Ceja

CIUDAD DE MÉXICO – El fotoperiodista de 31 años Rubén Espinosa fue asesinado la primera vez en julio de 2015, cuando él y cuatro mujeres fueron asesinadas a tiros, estilo ejecución, con una pistola de 9 milímetros dentro de un departamento de clase media barrio de la Ciudad de México. Tres de las mujeres probablemente estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado; los verdaderos objetivos fueron casi con seguridad la activista de los derechos humanos Nadia Vera, de 31 años, y Espinosa, ambos enemigos implacables del gobernador corrupto del estado de Veracruz, Javier Duarte.

De hecho, Duarte -quien se fugaría después de que los fiscales lo acusaron de malversar $ 35 millones en dinero de los contribuyentes- se enfureció tanto con la publicación de una desagradable fotografía de Espinosa del gobernador con gorra de policía, que acompañaba un artículo titulado “Veracruz: Un estado sin ley, “que intentó comprar todas las copias de la tirada de la revista.

Espinosa fue uno de los 42 periodistas mexicanos asesinados durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, más que en cualquier otro país de América Latina y rivaliza con zonas de guerra como Siria. Según el informe anual publicado la semana pasada por el artículo 19, una organización sin fines de lucro dedicada a promover la libertad de expresión, hubo 507 actos documentados de agresión contra periodistas en México; y sin embargo en un asombroso 99.6 por ciento de esos casos nadie es castigado.

La razón, para la mayoría de los mexicanos, es clara: a cinco años del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, México, a todos los efectos, está gobernado por la narco-política, en la cual un partido gobernante corrupto y cómplice, el PRI, no tiene interés en proteger a la ciudadanía porque eso equivaldría a morder la mano que lo alimenta.

Este descuido deliberado representa el segundo asesinato de Espinosa. Desde el principio, la policía mostró poco interés en resolver el homicidio, y una revisión independiente descubrió que cometieron un error prácticamente en cada paso de la investigación, desde la falta de preservación de la escena del crimen hasta las irregularidades en la autopsia. Además, según la hermana de Espinosa, Patricia Espinosa, las autoridades han insinuado que la imprudencia de su hermano fue la culpable de su propia muerte y han intentado estigmatizar a las mujeres que murieron junto a él, sugiriendo que eran trabajadoras sexuales y que sus muertes fueron un resultado de su estilo de vida.

“Los fiscales no nos ven como personas con dignidad y derechos”, dijo Patricia Espinosa a MintPress News, y agregó:

“Nos ven como una página más en los cinco, 10 o 20 volúmenes del dossier … Ellos creen que el (número) de páginas (en) un volumen refleja la calidad”.

La impunidad del estado en los asesinatos de Espinosa, Vera, sus compañeras de habitación y su casa recuerda a los 43 estudiantes del Ayotzinapa Rural Teachers College, quienes desaparecieron cuando viajaban en autobús desde la provincia de Guerrero en el suroeste de México para asistir a una manifestación en la ciudad de México en septiembre de 2014. Los fiscales sostienen que un notorio cártel de drogas secuestró y asesinó a los estudiantes, y luego incineró sus cadáveres en un vertedero local, pero los testigos y la evidencia sugieren un escenario en el que tanto la policía local como federal son responsables de la masacre.

Un informe publicado la semana pasada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México encontró que la tortura fue utilizada por el estado para interrogar a sospechosos en el caso Ayotzinapa, lo que ayudó a socavar las conclusiones de la investigación.

Para las familias de los estudiantes desaparecidos, el informe sirvió para confirmar lo que ya sospechaban.

“Estas personas se vieron obligadas a declarar lo que sus torturadores querían escuchar y no la verdad”, dijo Mario González, padre de uno de los estudiantes desaparecidos.

Titulado “Doble injusticia”, el informe identificó varios abusos contra los derechos humanos -incluida detención arbitraria, falta de debido proceso y tortura- cometidos durante la investigación, e incluso descubrió que una investigación sobre violaciones de derechos humanos se vio obstaculizada por un cambio abrupto en el personal directivo.

Para Patricia Espinosa, el país se encuentra en medio de una crisis de derechos humanos en la cual el estado es “cómplice” y, sin la voluntad política de hacer cumplir las protecciones legalmente garantizadas, los derechos de los mexicanos bajo el régimen actual son “solo letras en una página”, sin ningún valor“.

Un ejemplo es la aprobación por el Congreso de la Ley para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos y los Periodistas hace seis años. Una buena ley en el papel, pero los ataques contra periodistas han continuado sin cesar.

Este año ya está en un comienzo desfavorable. El 21 de marzo, Leobardo Vázquez Atzin, periodista de La Opinión, fue asesinado a tiros, convirtiéndose en el tercer periodista asesinado hasta el momento en 2018. Según informes locales, Vázquez había sido objeto de amenazas por parte de un alcalde del estado de Veracruz.

Contrario a las afirmaciones de los políticos, las tendencias recientes sugieren que el estado, y no los cárteles de la droga, es ahora el principal proveedor de violencia y abuso contra los periodistas.

Según el artículo 19, casi la mitad -alrededor del 48 por ciento- de los 1.986 actos de agresión contra periodistas desde 2013 fueron llevados a cabo por funcionarios públicos, en su mayoría agentes del orden público y las fuerzas armadas.

A pesar de varias investigaciones independientes que desacreditan la versión del gobierno de las desapariciones de Ayotzinapa, el gobierno de Peña Nieto insiste en que no desempeñó ningún papel en el crimen.

Recientemente, sin embargo, una de las seis comisionadas del IFAI, Ximena Puente, anunció su candidatura para un escaño en el Congreso como miembro del gobernante PRI, lo que generó preocupaciones sobre la politización de la agencia reguladora.

En su informe, el Artículo 19 también pidió al estado que actúe rápidamente para controlar el gasto en publicidad gubernamental. El gobierno federal, en particular, gastó aproximadamente $ 2 mil millones en publicidad durante un período de cinco años desde enero de 2013 hasta diciembre de 2017.

La situación es tal que la Corte Suprema de Justicia tomó la inusual medida de ordenar al Congreso que apruebe una ley que regule la publicidad del gobierno para el 30 de abril de 2018.

“El gobierno de Enrique Peña Nieto no está dispuesto a asumir los costos políticos de su mentira”, dijo Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en un evento que aborda los impactos psicosociales en las víctimas del caso Ayotzinapa.

Como resultado, las familias de las víctimas de esta administración narco-política se quedan anhelando justicia.

(José Luis Granados Ceja es escritor y fotoperiodista con sede en la Ciudad de México).