Monday - Nov 19, 2018

Las verdaderas causas del eczema


eczema_health

por Ben Fuchs

Uno de los aspectos más interesantes de las células que componen la superficie de la piel es su multifuncionalidad. Si bien son conocidos principalmente por sus propiedades protectoras de barrera, los seres vivos coloquialmente conocidos como “células de la piel” (y más técnicamente como “queratinocitos” en honor a su extrusión más prolífica, la proteína similar a la uña llamada queratina) son mucho más que un escudo celular. Las “células de la piel” son dínamos bioquímicos, cada uno produciendo, secretando y convirtiéndose finalmente en una amplia gama de productos químicos muy funcionales.

Las “células de la piel” producen vitamina D, producen cantidades prodigiosas de grasas de la piel (lípidos) y también son la fuente de muchos productos químicos hormonales. Algunos, como el cortisol, están involucrados en funciones obvias de la piel, como la protección. Otros, como la serotonina y la dopamina del sistema nervioso, hacen de la piel un tipo de apéndice cerebral. Sin olvidar las feromonas, que están involucradas en funciones de la piel menos obvias, como la señalización, la atracción sexual y la fertilidad.

Una de las funciones menos evidentes de los queratinocitos (“células de la piel”) implica la producción de productos químicos inflamatorios conocidos como prostaglandinas y citocinas. Aunque se supone que estos químicos ayudan a mantener secuestrados a los invasores locales, también pueden ser producidos y activados de una manera menos específica por las respuestas inmunitarias sistémicas a los alimentos u otras sustancias ingeridas. Cuando esto ocurre, la regulación y el control de la producción y el desarrollo de células cutáneas pueden verse afectados. Pueden hacer que las células crezcan en una forma desordenada, caótica y fuera de control.

Esto es, al menos parcialmente, la génesis de muchos problemas de salud de la piel, incluidos el acné y la psoriasis.

Uno de los problemas inflamatorios más preocupantes de la piel es el eczema, una condición molesta y desagradable que afecta a decenas de millones de personas en todo el mundo. Aquí en los Estados Unidos, una proporción sustancial de la población sufre los síntomas incómodos y a veces poco atractivos del eccema. Según la American Eczema Association, una de cada diez (casi 32 millones de personas) tiene la enfermedad, que se caracteriza por defectos en el desarrollo de la barrera de la superficie de la piel. Se debe sobre todo a la inflamación asociada a la secreción de prostaglandinas y citocinas defensivas, estimulada por las amenazas percibidas, ya sea que se introduzca internamente en la piel por toxicidad alimentaria y dificultades digestivas a través de la sangre o, ocasionalmente, por contacto tópico.

Aunque el eccema ha sido una enfermedad reconocida de la piel durante milenios (las antiguas recomendaciones egipcias registradas en papiros sugieren que los bálsamos son un tratamiento), el modelo médico sigue tan desconcertado por cómo abordarlo, que los tratamientos más modernos disponibles en la actualidad (generalmente cremas con esteroides) No ha cambiado sustancialmente en décadas.

El aspecto inflamatorio del eccema lo convierte en una enfermedad cutánea defensiva de tipo clásico. La inflamación es la carta de presentación del sistema inmune, y la piel eccematosa es una señal de que el cuerpo se está protegiendo a sí mismo. Esta respuesta protectora es lo que llamamos inflamación, y afecta cómo crecen las células de la piel y, finalmente, cómo se forma la barrera de la superficie. El resultado final es la sintomatología cruda y rasposa del eczema.

Si bien la estrategia del dermatólogo para tratar esta angustia e incomodidad implica la supresión de las defensas con cremas y ungüentos con esteroides, en el mejor de los casos esto solo puede proporcionar un alivio temporal y sintomático. La forma más efectiva, inteligente y no médica de abordar el eccema es eliminar el estímulo de la respuesta defensiva al hacer la primera pregunta lógica: ¿cuál es el agente ofensor? La comida y la digestión casi siempre están involucradas, y sí, el gluten es un posible sospechoso. Pero no hay forma de saber a lo que está reaccionando sin relacionar los brotes de la piel y los síntomas digestivos (como gases, estreñimiento o acidez estomacal) con alimentos específicos.

Los suplementos nutricionales también pueden ser útiles. Los ácidos grasos esenciales, las vitaminas grasas, especialmente A, (20,000 iu al día), D (5000 iu al día), mucha exposición al sol son importantes. Mientras que los minerales como el picolinato de zinc (50 mg al día) y el selenio Monometionina o quelato (400 mcg al día) también pueden ser útiles. Espero que eso ayude. Además, es importante tener en cuenta que no es solo lo que “tomas”, sino también lo que absorbes. El malestar digestivo y la malabsorción (especialmente la mal absorción de la grasa) a menudo acompañan al eccema y a otras afecciones de la piel (Critical Health News).