Friday - Sep 21, 2018

La tiranía de la minoría: una teoría posterior a Charlottesville de la Primera Enmienda


antifa_Column

por David Snyder
Coalición de la Primera Enmienda

Los redactores de la Constitución de EE.UU. Entendieron que las protecciones de la Primera Enmienda eran un baluarte contra la “tiranía de la mayoría”, un escudo para proteger a aquellos con opiniones impopulares contra la opresión por parte de una mayoría popularmente elegida.

El presidente Donald Trump ha convertido este concepto en su cabeza, al menos en su retórica. Sus declaraciones han ofrecido el apoyo de la oficina elegida más poderosa en la tierra a las opiniones que la gran mayoría de los estadounidenses han rechazado. Él, tal vez, ha instituido una “tiranía de la minoría”, en la que un punto de vista (minoritario) minúsculo tiene no solo las protecciones de la Primera Enmienda detrás de él, sino toda la fuerza del gobierno estadounidense a su servicio.

Entonces, cuando los defensores de la libertad de expresión como yo opinemos que el supremacista blanco Richard Spencer y sus partidarios tienen derecho a la protección de la Primera Enmienda contra la “tiranía de la mayoría”, nuestras súplicas a menudo caen en saco roto. Existe un amplio sentido de que a Spencer y sus semejantes no se les debe “dar una plataforma” para su odio, a pesar de la Primera Enmienda, ese discurso que tiene el sello de la Casa Blanca detrás de él, y que es tan dañino para muchos, es lo último que necesita protección. Por lo tanto, las llamadas a silenciar vistas marginales han crecido a lo largo del año pasado con una velocidad alarmante.

Este es un territorio peligroso. Prohibir el habla es prohibir el habla, sin importar cuán odioso sea ese discurso. Es algo que los estadounidenses no hacen, o al menos algo que nuestros mejores ángeles quieren que no hagamos.

Entonces, ¿cómo explicar la creencia aparentemente generalizada de que el “discurso de odio” como el de Spencer puede y debe ser prohibido? ¿Ha habido algún olvido colectivo a gran escala del principio fundamental de la Primera Enmienda según el cual prácticamente todo discurso, sin importar qué tan nocivo sea, merece protección? ¿Los términos de uso de Twitter, que generalmente excluyen el “discurso de odio”, mientras que la Primera Enmienda no lo hace, alteraron fundamentalmente nuestras expectativas de qué discurso está “permitido” y qué discurso no es?

Quizás. Pero aquí hay otra explicación: cuando el presidente de los Estados Unidos afirma que “ambas partes tienen la culpa” por la violencia que estalló en Charlottesville, la gente tiene razón al pensar que un gobierno elegido por una mayoría popular (colegio electoral) está forzando un punto de vista claramente minoritario en las gargantas de la gente: que la minoría está, de alguna manera, oprimiendo a la mayoría. La Primera Enmienda se siente más como una espada empuñada por la minoría que un escudo para proteger a esa minoría.

Este sentido no es inusual en los anales de la política presidencial de EE.UU. No es infrecuente que un presidente abrace y promueva algunos puntos de vista o políticas con los que la mayoría de los estadounidenses no está de acuerdo. Lo que es inusual, y tal vez sui generis, es que un presidente abrace (o al menos no defina inequívocamente) los puntos de vista, como el neonazismo, que han sido abrumadora y vehementemente rechazados por la gran mayoría de los estadounidenses, y hacer así que en una amplia gama de cuestiones, desde el cambio climático (que más de las tres cuartas partes del público estadounidense cree que es real, pero que la administración Trump cuestiona la existencia de) a la necesidad del muro fronterizo de Trump.

But in both a “real world” and a legal sense, this feeling is wrong: neo-Nazism is a minority viewpoint and it is thus vulnerable, from a First Amendment perspective, to majority oppression. It is subject to protection by the courts, and the fact that the president appears to have at least tacitly endorsed it does not change the fact that an overwhelming majority views it as abhorrently fringe.

So, my advice to those who would reject the “tyranny of the majority” principle in light of the Trump administration’s perversion of the concept: This, too, shall pass. Don’t throw out your constitutional birthright for what may well be a passing outrage. Majorities change. An elected leader who repeatedly embraces truly minority views eventually will find himself in the minority at the ballot box.

To be sure, the “tyranny of the majority” concept can be an uncomfortable fit in a representative democracy. It requires the state — in practice, the courts — to protect ideas and viewpoints that a majority of voters have rejected. In a system where the government is supposed to express the popular will of the people, this “feels” like a rejection of the basic premise of democracy.

And yet the idea is fundamental to the American project. The Founders ascribed such importance to the right of free speech (among other rights) that they enshrined it in our Constitution, to be protected irrespective of the “will of the majority” — in other words, irrespective of the basic premise of any true democracy.

With Trump’s ascension, has an ideological minority “hijacked” the force and power of the political majority? Maybe. But the proper solution, reflected in our founding principles, is to replace a “majority” that does not truly reflect a majority of the population with one that does. This is the point of elections. Yet only time will tell whether Trump’s fringe views will harm him at the ballot box in 2020.

“The tyranny of the minority: A post-Charlottesville theory of the First Amendment” by David Snyder, Executive Director of the First Amendment Coalition, first appeared in The Hill.