Friday - Nov 16, 2018

‘La raza humana está en problemas’ ahora que la era post-anti-bióticos está muy cerca


por Ethan A. Huff

La primera persona en ser víctima de la llamada “era post- antibiótico” –un hombre de Nueva Zelandia recientemente falleció a causa de una nueva cepa bacteriana que es totalmente resistente a todos los antibióticos conocidos– ha suscitado nuevas preocupaciones acerca de lo que algunos se refieren como apocalipsis zombie de la vida real. Las bacterias resistentes a los medicamentos, advierte John Aziz de The Week, es probablemente la mayor amenaza de la humanidad para el que actualmente no hay soluciones a la vista, y esto podría muy pronto tener consecuencias devastadoras a diferencia de cualquier cosa que el mundo haya visto jamás.

La aparición de bacterias resistentes a los medicamentos no es nada nuevo, ya que este fenómeno ha estado ocurriendo desde que los primeros antibióticos hechos por el hombre entraran en escena en la década de 1940. Pero la tendencia de los patógenos a adaptarse continuamente y clavesdesarrollar resistencia a las mismas sustancias originalmente diseñadas para matar ha llegado a un punto de inflexión, ya que simplemente no hay suficientes nuevos antibióticos que se estén desarrollando para hacer frente a todas estas nuevas y virulentas “superbacterias”. En otras palabras, las bacterias malignas están siendo más inteligentes que lo mejor que tiene para ofrecer la medicina moderna, lo que no presagia nada bueno para el futuro de la humanidad.

Tal vez lo más responsable del repunte rápido de resistencia a los antibióticos es el uso generalizado de antibióticos en animales de granja de fábrica, lo que representa alrededor del 80 por ciento o más del uso de antibióticos. La administración de antibióticos para el ganado saludable con el fin de darles más volumen más rápido, por ejemplo, una práctica que se ha venido realizando desde 1950, representa sólo una de las formas en las que los antibióticos han sido ampliamente prescritos en exceso. También es uno de los principales motores detrás de la epidemia de superbacterias a la que nos enfrentamos hoy en día.

“No es difícil hacer los microbios resistentes a la penicilina en el laboratorio mediante la exposición a concentraciones no son suficientes para matar a ellos”, advirtió Alexander Fleming, el creador del primer antibiótico, la penicilina, en 1945, cuando recibió el Premio Nobel de Medicina. “Existe el peligro de que el hombre ignorante puede fácilmente recibir una dosis demasiado baja y mediante la exposición de sus microbios a cantidades no letales de la droga hacerlos resistentes”.

Las perversas compañías farmacéuticas se niegan a invertir en soluciones a los problemas de ‘superbacteria’ que causaron.

Fleming tenía razón, y era sin duda un adelantado a su tiempo en cuanto a su comprensión de la microbiología y la patología humana. Y la solución, al menos durante las primeras décadas, era simplemente desarrollar nuevos antibióticos para reemplazar los viejos. Pero este enfoque no funciona y se ve agravado por la negativa de la industria farmacéutica para desarrollar nuevos antibióticos, que no son tan rentables como otras áreas de la investigación de medicamentos.

“La economía es perversa”, escribe Aziz sobre  el tema. “La adopción de medidas de prevención hoy en día no serían muy rentables, ya que hay menos clientes potenciales. Los incentivos para producir más y mejores antibióticos sólo entran en juego en las peores circunstancias, cuando millones de personas están muriendo de infecciones resistentes a los antibióticos.”

Decir que el futuro del tratamiento de la enfermedad es inquietante sería un eufemismo, al menos en lo que se refiere a la medicina convencional. La buena noticia es que hay un montón de remedios naturales sorprendentes como la plata coloidal, el aceite de orégano y tierra de espectro completo y sales marinas que son capaces de destruir los agentes patógenos dañinos, incluso los más resistentes, y nunca se volverán obsoletos. Sin embargo, es poco probable que el complejo médico-industrial adopte estas soluciones simples en cualquier momento pronto.

“En el mundo anterior a los antibióticos, los iones de plata reinaban”, escribe un comentarista en The Week, validando un reciente estudio realizado en la Universidad de Boston.

“Ellos siguen trabajando.

Las compañías farmacéuticas peces gordos que obtienen miles de millones de los antibióticos han gastado mucho dinero sobornando a los médicos, las asociaciones médicas y la FDA para despilfarrar la plata”.

(Naturalnews.com).