Tuesday - Oct 23, 2018

La Ilusión de la libertad – Parte 2


marvinphotonew_editorial_2"

Hacia mucho tiempo que no había leído de tal modo una descripción clara y exacta de nuestra realidad, de las personas que viven en nuestra sociedad bajo el gobierno y el sistema actual. Estoy muy feliz de compartirlo con nuestros lectores. La ilusión de libertad, escrito por Chris Hedges, es sin duda un artículo de gran alcance para todas las personas de conciencia política a las que les gusta desafiar el statu quo y contemplar nuevas ideas y visiones para la humanidad que todos deberían leer. SEGUNDO DE UNA SERIE DE 2 PARTES.

La ilusión de la libertad

por Chris Hedges

¿Quién financia y gestiona nuestras elecciones? ¿Quién escribe nuestra legislación y las leyes? ¿Quién determina nuestras políticas de defensa y los enormes gastos militares?

El componente esencial de la propaganda totalitaria es artificio. Las élites gobernantes, como celebridades, utilizan la propaganda falsa para crear personajes y una falsa sensación de intimidad con el público.

- El poder emocional de esta narrativa es de suma importancia. Cuestiones que no importan. La Competencia y la honestidad no importan. Las posturas políticas pasadas o posiciones no importan. Lo que es importante es cómo nos hacen sentir. Los que son expertos en el éxito del engaño. Los que no han dominado el arte del engaño se convierten en “irreal.” La política en las sociedades totalitarias es entretenimiento. La realidad, porque es complicada, desordenada y confusa, es desterrada del mundo de las masas del entretenimiento. Clichés, estereotipos y mensajes edificantes que son reconfortantes y autocomplacientes, junto con las gafas elaboradas, reemplazan el discurso basado en los hechos.

“El entretenimiento fue una expresión de la democracia, rompiendo las cadenas de la supuesta represión cultural,” escribió Neal Gabler en “Vida: La Película: Cómo el Entretenimiento Conquista la realidad” “Así también fue el consumo, rompiendo las viejas cadenas de la orientación a la producción de la cultura, permitiendo que todos puedan comprar su camino en su fantasía. Y, al final, tanto entretenimiento y consumo proporcionan a menudo la misma intoxicación: la pura, el placer sin fin de la emancipación de la razón, de la responsabilidad, de la tradición, de la clase y de todos los otros bonos que restringían el yo”.

La mayoría de las comunidades se descomponen y la pobreza se expande, las personas más ansiosas y asustadas retrocederán al autoengaño. Aquellos que dicen la verdad, ya sea por el cambio climático o nuestro sistema de totalitarismo invertido-serán tachados de antipatriotas y sediciosos. Serán odiados por la destrucción de la ilusión. Esto, como se señaló Gabler, es el peligro de una sociedad dominada por el entretenimiento. Tal sociedad, escribió, “… dio muerte a los valores más preciados de los intelectuales. Ese tema fue el triunfo de los sentidos sobre la mente, de la emoción sobre la razón, del caos sobre el orden o el id sobre el superyó. … El entretenimiento fue la peor pesadilla de Platón. Que depuso al racional y entronizó el sensacional y, al hacerlo, depuso la minoría intelectual y entronizó la mayoría sin refinar”.

La desesperación, la impotencia y la desesperanza disminuyen la resistencia emocional e intelectual necesaria para hacer frente a la realidad. Aquellos echados a un lado se aferran a las formas de entretenimiento de autoengaño ofrecidos por las elites dominantes. Este segmento de la población se moviliza fácilmente a “purgar” la nación de los disidentes y humanos “contaminantes”. En Los sistemas totalitarios, incluyendo el nuestro, no faltaran verdugos voluntarios.

Muchas personas, tal vez incluso la mayoría de la gente, no van a despertar. Esos rebeldes que se levantan para tratar de arrebatar el poder a las fuerzas despóticas sufrirán no sólo la violencia del Estado, sino también el odio y la violencia de vigilantes impuestos por las víctimas ilusas de explotación. Los sistemas de propaganda seguirán sin descanso demonizando a los que se resisten, junto con los musulmanes, los trabajadores indocumentados, los ambientalistas, los afroamericanos, los homosexuales, feministas, intelectuales y artistas. La utopía llegará, los sistemas estatales de propaganda aseguraran a sus seguidores, una vez que los que los obstruya o el veneno, sean eliminados.

Donald Trump está siguiendo esta secuencia de comandos.

El psicoanalista y sociólogo alemán Erich Fromm en su libro “El miedo a la libertad”, explicó el anhelo de los que se vuelven insignificantes para “renunciar a su libertad.” Los sistemas totalitarios, señaló, funcionan como cultos religiosos mesiánicos.
“El individuo asustado,” escribió Fromm, “busca a alguien o algo para atar a su yo; No puede soportar ser su propio yo individual por más tiempo, y trata desesperadamente de deshacerse de él y sentir la seguridad de nuevo por la eliminación de esta carga: el yo”.

Este es el mundo en que vivimos. Los sistemas totalitarios del pasado utilizan diferentes símbolos, iconografía diferente y diferentes miedos. Se levantaron de un contexto histórico diferente. Pero ellos también demonizaron a los débiles y persiguieron a los fuertes. Ellos también prometieron a los desposeídos que al subsumir su yo en la de los demagogos, partidos u otras organizaciones que prometían incomparable potencia, se convertirían en poderosos. Nunca funciona así. La creciente frustración, la impotencia en curso, la represión de montaje, lleva a estos individuos a entregarse a atacar violentamente, primero a los débiles y los demonizados, y después a aquellos de entre ellos que carecen de suficiente pureza ideológica. Hay, al final, una orgía de auto-inmolación. El instinto de muerte, tal como lo entiende Sigmund Freud, tiene un encanto seductor.

La historia no puede repetirse. Sin embargo, se hace eco de sí mismo. La naturaleza humana, después de todo, es constante. Vamos a reaccionar de manera diferente de aquellos que nos han precedido. Esto no debe disuadir de resistir aunque la lucha será larga y difícil. Antes de que termine habrá sangre en las calles.