Friday - Sep 21, 2018

La historia no contada de los afrodescendientes de México


marvinphotonew_editorial2

NOTA DEL EDITOR

Queridos lectores:

La nación está celebrando el Mes de la Historia Afroamericana, y para unirse al homenaje a los descendientes de africanos, El Reportero tiene el honor de presentarles el siguiente artículo, escrito e investigado por Alvaro Amador Muwhich, que destaca la contribución de esas comunidades invisibles de descendientes africanos – más allá de la frontera de los Estados Unidos: los afromexicanos.

El censo de 2015 reveló que casi 1.4 millones de mexicanos de descendencia africana

por Alvaro Amador Muniz

Hasta hace unos años, la mayoría de los mexicanos no tenían una idea real sobre la cantidad de afrodescendientes que existían, dónde viven o cómo viven.

Los afrodescendientes son parte de lo que somos como país, parte de nuestra historia, nuestra cultura y origen étnico, pero la mayoría de los mexicanos no saben mucho sobre ellos. No sabemos acerca de nuestra tercera raíz.

En 2015, por primera vez en la historia de México, el Instituto de Geografía y Estadística (Inegi) incluyó en el censo nacional una pregunta a los encuestados si se consideran afromexicanos.

Los resultados sorprendieron a muchos. Las ONG y los académicos se dieron cuenta de que habían subestimado seriamente sus estimaciones poblacionales previas al censo.

Hay casi 1.4 millones de mexicanos que se consideran afromexicanos. La mayoría de ellos viven en las zonas costeras de Oaxaca, Veracruz y Guerrero, pero la ciudad de México y Baja California Sur también tienen importantes asentamientos afromexicanos.

En 2015, los afromexicanos obtuvieron una victoria importante: pasaron de un estado invisible y casi mitológico a un grupo étnico reconocido en México.

Pero la importancia de la comunidad afromexicano en México va más allá de los números. Lo que los resultados del censo no nos dicen es que sin las contribuciones culturales e históricas de los afromexicanos, México no estaría donde está hoy. Entonces, para celebrar el Mes de la Historia Afroamericana y como un humilde intento de mantener viva esta parte vital de la historia de México, vamos a echar un vistazo rápido a la historia no contada de los afromexicanos:

Durante la colonización

Los primeros esclavos africanos fueron traídos a México en 1519 por Hernán Cortés y a algunos se les otorgó la libertad y se los recompensó con tierras por su lealtad y valentía durante las batallas de la colonización.

Uno de los casos más reconocidos fue el de Juan Garrido, quien estuvo muy cerca de Cortés y fue compensado con el prestigioso trabajo de guardián del acueducto de la Ciudad de México en Chapultepec.

La primera comunidad libre de esclavitud del nuevo mundo

En 1570, antes de que los primeros esclavos fueran traídos a los Estados Unidos, Gaspar Yanga, un esclavo africano de Gabón, se rebeló contra su amo español y escapó a las montañas del estado de Veracruz. Allí, él y un grupo de esclavos escapados establecieron, con el reconocimiento de la corona española, la primera ciudad libre de esclavitud del nuevo mundo.

No hay un número exacto de las poblaciones africanas y afrodescendientes durante los primeros años de la colonia española, pero algunos historiadores creen que la cantidad de africanos que vivían en México superó a la de los europeos.

Guerra de Independencia

Durante la Guerra de Independencia de México en 1810, el líder del movimiento de independencia, Miguel Hidalgo, lanzó un decreto que abolía cualquier tipo de esclavitud. Esta acción tenía como objetivo debilitar el poder económico y político de los propietarios de esclavos españoles que se oponían a la independencia de México y agregar a los esclavos liberados a las tropas que luchaban por la independencia.

En 1813, después de la muerte de Miguel Hidalgo, José María Morelos asumió el liderazgo del movimiento independentista y volvió a declarar ilegales todas las formas de esclavitud.

México independiente y el primer presidente afrodescendiente en América del Norte

En 1821 México declaró su independencia de España y el espíritu antiesclavista de los delineantes de la independencia se abrió camino en la primera constitución mexicana en 1824. Las leyes abolicionistas fueron, lamentablemente, letra muerta durante los primeros años del México independiente.

La economía de los estados del norte, especialmente Texas, dependía en gran medida del trabajo esclavo y esos estados se negaban a seguir las leyes abolicionistas.

En 1829, el presidente Vicente Guerrero, afromexicano, promulgó vigorosamente las leyes contra la esclavitud. Guerrero, en un espíritu conciliatorio, ofreció pagar a los dueños de esclavos por la libertad de sus esclavos.

Seminoles negros o mascogos en Coahuila

No todos los afromexicanos llegaron a México durante la época colonial. Durante las Guerras Seminolas en los Estados Unidos, algunos de los esclavos liberados se establecieron con los Seminoles en lo que entonces era Florida libre de esclavitud y lucharon contra las tropas invasoras de Andrew Jackson cuando se mudó para llevar a Florida nuevamente a un estado esclavista.

Lucharon por su libertad junto a la tribu Seminole en Florida, pero finalmente se vieron obligados a abandonar sus tierras y reubicarse en Arkansas y Oklahoma. Algunos esclavos tomaron un pequeño desvío de la marcha hacia el oeste y escaparon al norte de México donde habían oído que la esclavitud era ilegal.

En 1867, el presidente Benito Juárez otorgó a esos refugiados la nacionalidad mexicana y les dio las tierras que muchos aún ocupan en Múzquiz, Coahuila.

Maximiliano y el último intento de restablecer la esclavitud en México

Esto podría decepcionar a aquellos de ustedes que piensan que Maximilian era un “emperador” de buen corazón, pero necesita ser dicho. En 1865, en un intento desesperado de agregar aliados a su causa, Maximiliano intentó restablecer la esclavitud.

Esto tenía como objetivo atraer a los confederados estadounidenses recientemente derrotados al norte de México como colonos a fin de mantener a flote su “imperio”. Maximiliano encontró su final con el pelotón de fusilamiento de Juárez, y las leyes que firmó nunca entraron en vigencia.

Hoy

Algunas victorias importantes se han ganado recientemente a favor de los afrodescendientes en México. Los resultados del censo han desencadenado campañas de concienciación pública como #SoyAfro por parte del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y ONG.

Además, lugares como Veracruz, Guerrero y la Ciudad de México han incluido a los afromexicanos como un grupo ético en sus constituciones locales. Pero todavía hay un largo camino por delante. Es importante que aprendamos, compartamos y divulguemos esta parte de la historia para poder mantener la bola de la igualdad en marcha.

“Es importante para todos nosotros apreciar de dónde venimos y cómo esa historia realmente nos ha moldeado de maneras que quizás no entendamos”. La jueza de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Sonia Sotomayor.

Alvaro Amador Muniz oriundo de Ciudad Juárez, Chihuahua, es un Tennessean honorario y un ávido jugador de baloncesto que actualmente vive en la Ciudad de México. Él puede ser contactado en alvaroamadormu@gmail.com.

CORRECCIÓN: La versión original de estas piezas indicaba que Hernán Cortés existía en 1919, un error de cuatro siglos de magnitud.