Sunday - Dec 16, 2018

La ciudad debería extender la ley de su santuario a los autos de los indocumentados


por Marvin J. Ramírez

From The Editor ­by Marvin J. Ramírez

From The Editor, Marvin J. Ramírez

Durante nueve años consecutivos, el Senador Gil Cedillo D-Los Ángeles, ha introducido una legislación para permitir que los inmigrantes indocumentados conduzcan legalmente.

Y el mismo día en enero de este año, las autoridades del orden se encontraban en Sacramento para hablar, entre otras cuestiones, sobre los fallos de los tribunales federales y estatales sobre la aplicación de la ley de encautamientos de vehículos, a como lo describió en un artículo el Times de Contra Costa.

Aunque las decisiones por el 9o Tribunal Superior Estadounidense de Apelaciones en San Francisco y el Tribunal de Apelaciones de California no trataran expresamente con la inmigración ilegal, en muchas comunidades la mayoría de los coches confiscados pertenecen a conductores que están indocumentados en el país.

La cuestión destacó el hecho que los autos más confiscados pertenecen a inmigrantes indocumentados en muchas comunidades, haciendo que instituciones policiales reevaluen sus políticas de confiscación. San Francisco es no diferente.

Según el Times ‘la Asociación de Jefes de Policía de California ha dicho a sus miembros que es ilegal confiscar vehículos de las personas cuyo única violación es conducir sin una licencia cuando el vehículo no crea un riesgo de tráfico.’ Pero en la ciudad del Golden Gate, la Jefa de Policía de San Francisco sigue permitiendo que sus oficiales confisquen los coches de los inmigrantes indocumentados.

Y después de consultar con abogados del condado, el Departamento del Sheriff del Condado de Sonoma, se convirtió en una de las primeras jurisdicciones en el estado en seguir el consejo legal. Para mi, no sé donde San Francisco ha estado cuando estas otras comunidades toman la delantera para proteger a los inmigrantes sin la tarjeta verde.

“Este no es un asunto de inmigración o racial,” dijo el Sheriff Bill Cogbill en el artículo del Times. “Pero la mayoría de la gente a quienes le remolcan sus autos (en el Condado Sonoma) son inmigrantes indocumentados porque ellos no pueden conseguir un permiso de conducir”. Ajá, así que la ciudad de la Bahía está recibiendo muchos dólares de ganancia, aprovechando la situación.

Me pregunto: ¿Si San Francisco desafía la ley federal decretando ordenanzas que protegen a inmigrantes de incursiones federales (ICE) de la deportación, ¿por qué no puede la misma ordenanza de la ciudad ampliar su protección de santuario a su propiedad privada?

Una cosa que la ciudad puede hacer es suspender temporalmente cualquier imposición de la ley estatal que confisca los coches de aquellos que pueden presentar una identificación o Matrícula Consular, y requerir que ellos pasen una prueba de manejo en una escuela de manejo acreditada después de pagar una cuota. Luego la Ciudad les otorgaría un permiso local para conducir dentro de la Ciudad y Condado de San Francisco.

La ciudad recibirá una cuota como la que reciben de los comerciantes ambulantes para trabajar independientemente, aunque éstos no tengan permiso para trabajar en los EE.UU.  Estos honorarios parcialmente podrían pagar el costo para este nuevo programa creado para los indocumentados hábil para conducir. Entonces ya podremos decir que San Francisco es verdaderamente una Ciudad Santuario. (El periódico Contra Costa Times contribuyó con este artículo).

 

 

­