Monday - Jul 22, 2019

La caravana de migrantes abandona la ciudad de México con destino a la frontera norte


Casi 2,400 dejaron un refugio temporal, en busca de viajes a Querétaro

por los servicios de cable de El Reportero

Miles de centroamericanos salieron de la ciudad de México el jueves por la mañana para continuar su viaje hacia la frontera de los Estados Unidos mientras el presidente Donald Trump criticaba a las caravanas de migrantes pasadas y presentes y continuaba discutiendo por su prometido muro.

Las autoridades dijeron que poco menos de 2,400 migrantes comenzaron a abandonar un estadio deportivo y refugio a las 4:30 am para viajar en metro al norte de la capital, donde iban a buscar viajes a Querétaro.

De 500 a 600 migrantes adicionales permanecieron en el refugio, a la espera de que se otorgaran visas humanitarias.

El Instituto Nacional de Inmigración (INM) dijo el lunes que había registrado 15,582 solicitudes de visas y el martes informó que se habían otorgado otros 4,750.

Desde el pasado mes de octubre, miles de centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia han ingresado a México como parte de varias caravanas de migrantes, y la mayoría continúa en ciudades en la frontera norte, especialmente en Tijuana.

Allí permanecen varados en la frontera, donde enfrentan largas esperas para presentar solicitudes de asilo ante las autoridades de los Estados Unidos.

A pesar de la probabilidad de que ellos también tengan que esperar durante meses o incluso años en ciudades con altas tasas de delitos violentos, los miembros de la última caravana están decididos a no rendirse.

«Sé que es violento en la frontera, pero tengo que correr ese riesgo. «No tengo más dinero y mi familia me está esperando en los Estados Unidos», dijo a la agencia de noticias Reuters la migrante hondureña de 27 años María Murillo.

De pie junto a su hijo pequeño en el refugio de la Ciudad de México, agregó: “Solo Dios sabe por lo que hemos pasado durante todo este tiempo. Sé que Él no nos va a abandonar”.

Otro migrante hondureño, Óscar López, de 33 años, que viaja con su esposa y sus dos hijos, dijo que planeaba ir a Monterrey y luego decidir a qué sección de la frontera viajar.

«No estoy pensando en ir a Tijuana. . . Quiero encontrar una frontera más accesible para mí y mi familia en [a las autoridades de inmigración de los Estados Unidos]. No quiero que me devuelvan a México», dijo.

El martes, el gobierno de los Estados Unidos devolvió al primer solicitante de asilo de América Central a México desde que el gobierno de Trump introdujo una política de inmigración endurecida conocida como «Permanecer en México».

Muchos migrantes han expresado su oposición a la política de los Estados Unidos porque dicen que los expondrá a la clase de violencia de la que intentan escapar en su hogar. Otros dicen que intentarán cruzar la frontera ilegalmente, incluso si eso significa pagarle a un contrabandista.

«No estoy pensando en regresar a Honduras, y si es necesario, pagaré para que un [contrabandista] me ayude a cruzar», dijo Mauricio Gómez, un joven hondureño.

Pocas horas después de que los inmigrantes se fueran de la ciudad de México esta mañana, Trump se acercó a Twitter para anunciar que las autoridades de los Estados Unidos se están preparando para su llegada.

“Se envían más tropas a la frontera sur para detener el intento de invasión de ilegales, a través de grandes caravanas, a nuestro país. Hemos detenido las caravanas anteriores y también las detendremos. Con una pared sería mucho más fácil y menos costoso. ¡Se está construyendo!”, escribió.

En otros tweets de hoy, citó el número récord de homicidios de México en 2018, acusando a «esto es un gran contribuyente a la crisis humanitaria que se está produciendo en nuestra frontera sur» y que la situación era peor que en Afganistán.

«¿Por qué una persona sensata no quiere construir un muro? La construcción ha comenzado y no se detendrá hasta que esté terminada», escribió Trump.

Cuando le preguntaron sobre los tweets esta mañana, el presidente López Obrador dijo que respetaba el derecho de Trump a decir lo que deseaba, pero agregó: «No quiero decir nada al respecto».

Fuente: Reuters (sp).