Tuesday - Oct 23, 2018

La administración Bush atenta contra la salud de las latinas con cáncer


por Marvin J. Ramirez

Marvin J. RamirezMarvin J. Ramirez

El espíritu malévolo, anti-inmigrante gana momemtum.

Cuando esta edición iba para la imprenta, el New York Times relató que la quimioterapia, que es administrada por doctores para salvar vidas humanas cuando un paciente es encontrado con cáncer, ya no tendrá derecho al tratamiento – sobre todo los inmigrantes indocumentados.

Según el Times, el gobierno federal dijo a funcionarios de Estado de Nueva York que la quimioterapia ya no estará disponible en la cobertura conforme a un programa financiado por el gobierno para la asistencia médica de emergencia.

El informe dice que el mes pasado, los funcionarios federales, concluyendo una auditoría que comenzó en 2004 y no fue desafiada por el estado sino hasta ahora, dijeron al Estado de Nueva York que ellos ya no proporcionarían el pago de la quimioterapia conforme al programa de emergencia. Ayer, funcionarios estatales enviaron una carta a la agencia de Seguro de Enfermedad Federal (Medicaid) que protesta por el cambio, diciendo que los doctores, no el gobierno federal, deberían determinar cuando la quimioterapia es necesaria.

Por años, los defensores de salud para pacientes de cáncer de seno han presionado al gobierno federal para proporcionar los exámenes para detectar cáncer de seno a mujeres no aseguradas a través del programa los Centros para el Control de Enfermedad y Prevención, que proporciona examen de seno gratuitamente, de acuerdo al Times.

“Permitir a mujeres ser diagnosticadas con el cáncer de mama y luego crear un obstáculo para que ellas no puedan ponerse el tratamiento es una política horrenda”, dijo Donna Lawrence, directora ejecutiva de Susan G. Komen para la Cura en Nueva York al Times.

La Sociedad Americana de Cáncer dice que 11,000 latinas en los Estados Unidos fueron diagnosticadas con cáncer del seno en 2003, y qué pasará a tantas de ellos cuándo las puertas se les cierren por estas políticas de la Casa Blanca?

Con esta nueva política puesta en práctica, quizás muchos programas en California no podrán atender a nuestras mujeres latinas y a otros grupos de inmigrantes indocumentados de ingresos bajos.

La asistencia médica en los Estados Unidos, a como está ahora, no está haciendo su trabajo, pues es la ganancia el único objetivo principal de ello.

Los gobiernos latinos quizás deberían escuchar y seguir la siguiente idea.

Ya que un consulado de cualquier país es un territorio soberano, México, por ejemplo, podría crear una clínica de salud en su consulado, a base de seguro médico comprado en su país, administrado por doctores visitantes, doctores diplomáticos a que curen a sus ciudadanos en la localidad. Las leyes estadounidenses locales o nacionales podrían no tener la jurisdicción legal sobre esta práctica de consulado y no serían capaces de regularlo o pararlo. ¡Tomen nota consulados!

Si mi gobierno latino fuera capaz de hacer esto, yo sería el primero en la línea para comprar un seguro médico latino.

­