Tuesday - Nov 20, 2018

John F. Kennedy vs. la Reserva Federal – Parte 3 de una serie


marvinphotonew_editorial_2"

NOTA DEL EDITOR:
Mi investigación sobre temas controvertidos continúa valiendo la pena. Encontré este inteligente e interesante artículo, el cual, debido a su extensión, será publicado en partes. En esta parte, usted aprenderá sobre cómo la Orden Ejecutiva 11110 del Presidente John Fitzgerald Kennedy dio al Departamento del Tesoro poder constitucional para crear y emitir moneda corriente, sin tener que recurrir al privado Banco de la Reserva Federal, que es lo que hace actualmente. Sugiere que ésa es la razón por la que JFK fue asesinado. TERCERA PARTE DE UNA SERIE.

por John-F-Kennedy.net

Algunas personas piensan que los Bancos de la Reserva Federal son instituciones del Gobierno de los Estados Unidos

Los FRBs no son instituciones de Gobierno, departamentos o agencias. Son monopolios de crédito privados que se aprovechan de la gente de los Estados Unidos en su propio beneficio y el de sus clientes extranjeros. Esos 12 monopolios de crédito privados fueron colocados engañosamente en este país por los banqueros que llegaron de Europa, quienes nos pagaron nuestra hospitalidad quebrantando las instituciones norteamericanas.
Básicamente, la FED trabaja así: El gobierno garantiza su poder de crear dinero para los bancos de la FED. Ellos crean el dinero, y entonces lo prestan de nuevo al gobierno cargando un interés. El gobierno grava impuestos al ingreso para pagar el interés de la deuda. A estas alturas, es interesante notar que la Ley de la Reserva Federal y la décimo sexta enmienda, que dotaron al Congreso del poder de recolectar los impuestos al ingreso, fueron ambos aprobados en 1913. El increíble poder de la FED sobre la economía es universalmente admitido. Algunas personas, especialmente en la comunidad bancaria y académica, también la apoyan. Por otro lado, están aquellos, como el Presidente John Fitzgerald Kennedy, que se han pronunciado en contra de ello. Sus esfuerzos son descritos en el libro de Jim Marrs, Cross Fire (1990):
“Otro aspecto pasado por alto en el intento de Kennedy de reformar la sociedad norteamericana involucra dinero. Aparentemente, Kennedy calculó esto regresando a la constitución, que establece que sólo el Congreso puede acuñar y regular dinero, la inmensa deuda nacional podría reducirse al no pagar el interés a los banqueros del Sistema de la Reserva Federal, que imprime papel moneda que presta al gobierno a interés. Él trabajó en esta área el 4 de junio de 1963, al firmar la Orden Ejecutiva 11110 que llamó a la emisión de $4,292,893,815 en los Estados Unidos a través del Departamento del Tesoro, en lugar del tradicional Sistema de la Reserva Federal. Ese mismo día, Kennedy firmó una enmienda que cambiaba el respaldo de uno y dos dólares de plata a oro, dotando de fuerza a la debilitada moneda norteamericana.
El contralor de Kennedy de la moneda, James J. Saxon, estuvo durante algún tiempo en desacuerdo con la poderosa Junta de la Reserva Federal, impulsando la inversión extranjera y dándoles poder a los bancos que no formaban parte del sistema de la Reserva Federal. Saxon también decidió que los bancos que no pertenecían a la Reserva podían suscribir bonos de obligaciones locales generales, debilitando de nuevo a los dominantes bancos de la Reserva Federal.”
En un comentario a una clase de Columbia University, hecho el 12 de noviembre de 1963, diez días antes de su asesinato, el Presidente John Fitzgerald Kennedy presumiblemente dijo:
“El alto cargo de Presidente ha sido utilizado para fomentar un complot para destruir la libertad de los norteamericanos y antes de abandonar el puesto, debo informar a los ciudadanos de esta situación.”
En esta materia, John Fitzgerald Kennedy parece ser el tema de su propio libro… el verdadero Perfil del Coraje.
Este reporte investigativo fue compilado para Lawgiver.Org. por Anthony Wayne.
¿Qué es el Banco de la Reserva Federal?
¿Qué es el Banco de la Reserva Federal (FED) y por qué lo tenemos?
por Greg Hobbs November 1, 1999
La FED es un banco central. Se supone que los bancos centrales implementan las políticas fiscales de un país. Ellos monitorean a los bancos comerciales para asegurar el mantenimiento de suficientes bienes, como dinero efectivo, para permanecer solventes y estables. Los bancos centrales también hacen negocios, como intercambios de moneda y transacciones de oro, con otros bancos centrales. En teoría, un banco central debe ser bueno para un país, y lo sería si no fuera por el hecho de que estos bancos no son propiedad ni están bajo el control del gobierno del país al que sirven. Los bancos centrales privados, incluyendo nuestra FED, operan no en interés del bien público sino de la ganancia.
Ha habido tres bancos centrales en la historia de nuestro país. Los primeros dos, engañosos y fraudulentos, pálidos en comparación con la marca y el tamaño del fraude perpetrado por nuestra FED actual. Lo que tienen en común es una práctica insidiosa conocida como “la banca fraccionaria”.
La banca fraccionaria o el préstamo fraccionario es la capacidad de crear dinero de la nada, prestárselo al gobierno o a alguien más y cargarle interés. La práctica evolucionó antes de que los bancos existieran. Los orfebres alquilaron espacio en sus bóvedas a individuos y comerciantes para almacenar su oro o plata. Ellos dieron a estos “depositantes” un certificado que mostraba la cantidad de oro almacenada. Estos certificados posteriormente eran usados para conducir negocios.
Con el tiempo los orfebres notaron que el oro en sus bóvedas rara vez se retiraba. Pequeñas sumas se movían hacia afuera y hacia adentro, pero la gran mayoría nunca se movía. Cuando sentían una oportunidad de beneficio, los orfebres emitían recibos dobles para el oro, creando en efecto dinero (certificados) de la nada y luego prestando estos certificados (creando deuda) a los depositantes y cargándoles también un interés.
Cuando los certificados representaron más oro del que realmente existía, éstos “en forma fraccionaria” se respaldaron en oro. Finalmente, algunas de estas operaciones de la bóveda se transformaron en bancos y la banca fraccionaria continuó.
CONTINUARÁ LA PRÓXIMA EDICIÓN