Tuesday - Dec 11, 2018

Honduras: Arresto en asesinato de Cáceres un débil intento de mejorar imagen


Berta Caceres_frontpg4

El comportamiento del régimen de Hernández es en muchos sentidos similar al de las dictaduras violentas que existieron en toda la región en el siglo XX – regímenes que se mantuvieron en el poder a través del terror

por José Luis Granados Ceja

TEGUCIGALPA, HONDURAS – Según un activista, el arresto el 3 de marzo de un ejecutivo comercial hondureño, por presuntamente orquestar el asesinato en 2016 de la reconocida ambientalista Berta Cáceres, no ha inspirado la confianza pública generalizada en la aplicación de la ley. Por el contrario, Karen Spring, coordinadora de la Red de Solidaridad Hondureña, dijo a MintPress News que el arresto, dos años después de la muerte de Cáceres, se ha debido principalmente al cinismo de la clase trabajadora y pobre del país centroamericano.

La sospecha que prevalece es que la medida tenía como objetivo reparar la maltratada reputación internacional del gobierno y apaciguar a los votantes enojados por las políticas corporativas del partido político en el poder, las acusaciones de fraude electoral y una represión cada vez más violenta contra los disidentes.

Una mujer indígena lenca, Cáceres ganó el prestigioso Premio Ambiental Goldman en 2015 por liderar una exitosa campaña popular para bloquear la construcción de una presa hidroeléctrica a lo largo de las orillas del río Gualcarque en el oeste de Honduras. Fue asesinada el 2 de marzo de 2016 por una banda de intrusos armados, lo que llevó a ocho arrestos. A principios de este mes, la policía arrestó a un noveno: Roberto David Castillo Mejía, presidente del constructor de represas, Desarrollos Energeticos, que se conoce con el acrónimo DESA.

Un vocero del Ministerio Público hondureño dijo a Reuters que Castillo “estaba a cargo de proporcionar logística y otros recursos a uno de los perpetradores ya procesados por el crimen”. A través de intermediarios, Castillo ha negado cualquier participación en el asesinato.

Pero Spring, que había trabajado estrechamente con Cáceres desde que se mudó a Honduras desde Canadá en 2009, dijo que la participación de Castillo ha sido un secreto a voces. Los grupos que exigían justicia para Cáceres habían mantenido durante mucho tiempo que él era el autor intelectual detrás de su asesinato y pidieron su arresto. De hecho, la propia Cáceres había denunciado públicamente a Castillo en varias ocasiones, acusándolo de hostigamiento y amenazas.

“Creo que el estado ha sabido por mucho tiempo que David Castillo ha sido uno de los autores intelectuales de su asesinato”, dijo Spring a MintPress.

Desde el golpe de 2009, sucesivos gobiernos hondureños han sido sometidos a un intenso escrutinio por presuntas violaciones de los derechos humanos; Mientras tanto, el crimen violento se ha disparado, convirtiendo al país en uno de los más peligrosos del mundo.

Spring cree que el arresto de Castillo en relación con el asesinato de Cáceres fue solo el resultado de una intensa presión nacional e internacional y que no debe verse como una señal de que el gobierno de Hernández está interesado en mejorar su historial de derechos humanos.

Miles de hondureños salieron a las calles para manifestarse contra la disputada reelección de Hernández. Durante esas protestas, los testigos informaron sobre el uso de munición real por parte de las fuerzas de seguridad del estado en contra de las manifestaciones. Los defensores de los derechos humanos alegan que al menos 38 personas fueron asesinadas por la policía y las fuerzas armadas hondureñas en las semanas posteriores a la votación.

“En todos esos casos, el estado ni siquiera ha levantado un dedo”, afirmó Spring.

Mientras tanto, docenas de activistas y manifestantes en favor de la democracia han sido detenidos.

Spring agregó:

“Cuando observa la falta de investigación sobre esos más de 38 asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad del estado y observa la voluntad política del estado hondureño de perseguir a los 27 presos políticos que fueron encarcelados como resultado de su participación en las protestas, se hace muy obvio que, en Honduras, el estado no tiene la voluntad de aplicar realmente el estado de derecho”.

Tanto el gobierno de Estados Unidos como el de Canadá justificaron enviar millones de dólares en ayuda internacional a Honduras con el argumento de que el país necesita estos fondos para reducir los niveles de crímenes violentos y construir un sistema de justicia transparente.

Spring sostiene que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá no apoyan en absoluto a los derechos humanos ni al pueblo hondureño, sino que intentan promover los intereses económicos y geopolíticos de sus países.

Ambos tienen intereses de larga data en Honduras. Muchas empresas mineras con sede en Canadá tienen operaciones en Honduras y los Estados Unidos han utilizado al país como punto de partida en sus esfuerzos por dominar la región. De ello se deduce que ambos fueron rápidos en legitimar las tan disputadas elecciones presidenciales.

“Creo que la única razón por la cual este gobierno está en el poder es por el apoyo del gobierno de los EE.UU.”, Argumentó Spring.

La dependencia del régimen de Hernández del apoyo de gobiernos extranjeros sirve, sin embargo, para socavar aún más su legitimidad dentro del país y en la región.

El gobierno hondureño se encuentra sumido en una crisis perpetua y en una situación inestable.

Busca una mayor legitimidad en la comunidad internacional moviéndose para arrestar a un sospechoso en el asesinato de un activista prominente, pero a la vez sigue deteniendo a un activista prodemocrático por cargos espurios.

La detención de David Castillo en relación con el asesinato de Berta Cáceres se debió en parte a la presión internacional ejercida sobre el gobierno, una clara indicación de que la solidaridad puede tener un impacto.