Tuesday - Sep 25, 2018

George Zimmerman, abuso de la fiscalía y la triste política racial


por William L. Anderson
lewrockwell.com

Como un observador de alguna manera casual de la farsa del juicio de George Zimmerman, me sorprendí de que concluyera con un veredicto “inocente”, dado cómo la política de la raza habían infectado tanto la saga completa, desde el inicio hasta el anuncio de la decisión del jurado. Después de todo, no solamente Zimmerman había sido acusado de cargos que asumían que había perseguido a Trayvon Martin con mala voluntad y animosidad personal, estando en ese supuesto estado mental cuando le disparó al adolescente, pero el mismo presidente de Estados Unidos ya había efectivamente declarado a Zimmerman culpable de homicidio, motivado por un asunto racial.

No faltarán los comentarios sobre el veredicto y la extravagante cobertura de los medios (que declaró que Zimmerman era de raza “hispana blanca”, con la esperanza de que el ángulo racial del caso pudiera ser explotado a plenitud), pero me gustaría tomar otra perspectiva con la que estoy más familiarizado, aquélla del abuso de la fiscalía que contribuyó a guiar este caso. La política de la raza, al centro del asunto, sí fue un factor para presionar por cargos criminales, pero también lo fue la política electoral y, específicamente, la política electoral que han definido la reciente carrera de la fiscal especial, Angela Corey.

En este punto, quisiera decir que incluso después de que haya terminado el juicio, no estoy seguro qué pasó, pero también estaba claro que el estado de Florida no reunió la carga de la prueba requerida para una condena. Es importante recordar eso porque el presidente Obama, Al Sharpton, y comentaristas están abiertamente declarando que cuando hay una acción de alto perfil que involucra raza y juicio, se debiera evitar la ley e instaurar las reglas de la mafia. No se equivoque, Obama, Sharpton, y el New York Times estaban declarando que creían que el jurado debiera haber ignorado los estándares legales de la prueba, a cambio de un veredicto que según el NYT habría sido una “catarsis emocional”.

El NYT y la mayoría de los medios se negaron a señalar que, en los últimos meses, ha habido robos y personas entrando forzadamente a la comunidad cerrada donde vivía Zimmerman. Mientras la NAACP ha declarado públicamente que Zimmerman es un racista porque había hecho varios llamados antes, cuando bajo vigilancia vecinal, tanto los residentes negros como blancos habían sido insistentes sobre los problemas de crimen:

Una vecino de raza afro-norteamericana de George Zimmerman dijo que debiera tenerse en cuanto la historia reciente del barrio.

“Hablemos sobre el elefante en la sala. Soy negra, ¿OK?”, dijo la mujer, quien no quiso ser identificada porque esperaba una respuesta negativa, debido a su raza. Aprendió a mirar a un reportero directamente a los ojos. “Había chicos negros robando casas en este barrio”, dijo. “Por eso George sospechaba de Trayvon Martin”.

Entienda que esta información estaba disponible a cualquier periodista que estuviera interesado en indagar en los hechos, pero en retrospectiva, la mayoría de los periodistas de los medios principales y los comentaristas, no tuvieron ningún interés en salirse de sus restringidas narrativas raciales.

Anteriormente, los medios de comunicación desde la CNN hasta el New York Times y NBC News (y especialmente su cadena hermana, MSNBC) afirmaron falsamente que el Zimmerman hispano era “blanco” y que mató a Martin por “motivos raciales”. No había pruebas, pero eso no importaba, ya que los periodistas simplemente declaran lo que quieren decir.

Tal vez el punto más bajo de lo que era un nivel muy bajo para la cobertura de los medios de comunicación se produjo cuando NBC News literalmente empalmó citas de Zimmerman en una llamada al 911 con el fin de hacer que se vea como si Zimmerman estuviera dando un perfilracial de Martin. NBC informó de la conversación entre Zimmerman y el operador del 911 de la siguiente manera:

Zimmerman: Este tipo parece que no está haciendo nada bueno. Se ve negro. Esto es lo que realmente se dijo durante la llamada:

Zimmerman: Este tipo parece que no está hacienda nada bueno. Está drogado o algo. Está lloviendo y está dando vueltas.

Operador: OK, y este tipo… ¿es negro, blanco o hispano?

Zimmerman: Se ve negro.

El contraste es evidente, como la NBC deliberadamente trató de hacer de la conversación algo que no era, con el propósito de pintar a Zimmerman como un racista homicida. (Los mandamases de la NBC primero insistieron en que la cadena no había hecho nada malo, pero más tarde en silencio despidieron a algunas personas, que incluso para los estándares abismales de los periodistas tradicionales, esto fue considerado una exageración).

Sin embargo, los periodistas tradicionales apenas habían terminado sus tareas autoproclamadas de tratar de llevar a Zimmerman a la cárcel. Al momento en que NBC News estaba ocupado empalmando los comentarios de Zimmerman, CNN transmitió solemnemente que Zimmerman había llamado a Martin un “maldito negro”. La izquierdista Daily Kos replicó esto, al igual que otros medios de prensa. Dos semanas más tarde, CNN finalmente admitió que estaba diciendo, “maldito frío”, pero no antes de los analistas jurídicos de todo el país dijeran que la declaración “demuestra” que Zimmerman estaba fijado y tenía la intención de matar a gente negra.

Para no quedarse atrás de sus competidores, ABC News declaró a sus televidentes que Zimmerman no tenía “ninguna herida” de su encuentro con Martin. Por último, el propio presidente Barack Obama intervino, alegando esencialmente que Zimmerman era un asesino racista que debía ser procesado. Él y su fiscal general Eric Holder, el mismo Eric Holder, quien estaba a cargo de encubrir los crímenes federales en Waco en 1993, se ocuparía de los cargos federales contra Zimmerman, algo que los periodistas aplaudieron (Obama hizo más declaraciones inflamatorias en una conferencia de prensa por la tarde después del anuncio de la sentencia).

Había otra razón aparte de la pura deshonestidad y el deseo de conducir a un hombre a la cárcel, que llevó a ABC a encubrir el hecho de que Zimmerman, de hecho, había recibido varias heridas durante ese fatídico encuentro. Resulta que la misma Corey había retenido fotografías y otras pruebas de que Martin había lesionado a Zimmerman antes de obtener el acta de acusación, una acción que ha enfurecido a la defensa el famoso abogado Alan Dershowitz, quien la criticó públicamente.

Como señalé al principio de este artículo, no sé lo que pasó en ese encuentro, aparte de que Trayvon Martin fue muerto a tiros. En algún momento, Martin y Zimmerman se enmarañaron y parecía como si Zimmerman estuviera recibiendo la peor parte, lo que llevó a los disparos. Lo que sí sé, sin embargo, es que la gente de Corey no se acercó a la presentación de pruebas que calzaba con su retórica y la retórica venenosa que los políticos y periodistas estadounidenses han estado vomitando.

El juicio de George Zimmerman fue una farsa de juicio, pero en algún punto, los seis jurados femeninos no adhirieron a su guión pre-escrito. Sin embargo, eso no detendrá a quienes tienen el poder y los que supuestamente se ganan la vida como periodistas de hacer afirmaciones absurdas de que Trayvon Martin fue la segunda venida de Emmett Till y que Zimmerman era culpable de asesinato en segundo grado porque Al Sharpton lo dijo. Ese es el lamentable estado de la “justicia” actual en Estados Unidos y sólo empeorará.