Sunday - Dec 16, 2018

Estudio señala que cada departamento de policía en EE.UU. no llenó los requistos del uso de estándares de fuerza letales


policeforce_HL

‘Impactante falta de respeto fundamental por la santidad de la vida humana’

por Steve Watson

Un estudio llevado a cabo por la Amnistía Internacional de EE.UU. ha encontrado que todos los estados de los EE.UU. no están cumpliendo con las normas internacionales mínimas sobre el uso letal de la fuerza policiaca.
El informe también encontró que en los 13 estados de Estados Unidos, más de una cuarta parte, caen por debajo de las normas legales señaladas en el derecho constitucional, mientras que nueve de los 13, sorprendentemente, no tienen leyes de ningún tipo que abarcan uso extremo de la fuerza.
Esto significa que en 9 estados, la policía puede matar a alguien y evitar las consecuencias, alegando que no tenían más remedio que recurrir a la fuerza letal.
“Si bien la aplicación de ley en los Estados Unidos le da la autoridad a la policía para usar la fuerza letal, no hay obligación de igualdad de respetar y preservar la vida humana. Es chocante que mientras nosotros damos a la ley este poder extraordinario, muchos estados no tienen ninguna regulación en sus libros que cumpla con los estándares internacionales “, dijo El director ejecutivo de la Amnistía EE.UU. Steven Hawkins al London Guardian.
Hawkins describió los hallazgos como evidencia de que los departamentos  de la ley tienen una “impactante falta de respeto por la santidad de la vida humana”.
El estudio comparó los estatutos con respecto al uso de la fuerza letal de los 50 estados en contra de los principios internacionales que dice que la fuerza letal sólo se utilizara “con el fin de proteger la vida” en circunstancias “inevitable” y después de varios intentos de emplear “medidas menos extremas” para gestionar la situación.
Las normas internacionales también plantean que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley siempre deben identificarse y dar una clara advertencia si tienen la intención de usar la fuerza letal.
The study found that not one single US state complies with both these standards, and only 8 states have a requirement of a verbal warning before engaging in the use of deadly force.
“None of the laws establish the requirement that lethal force may only be used as a last resort with non-violent means and less harmful means to be tried first. The vast majority of laws do not require officers to give a warning of their intent to use firearms.” the study concluded.
El estudio encontró que ni un solo estado de Estados Unidos cumple con estas dos normas, y sólo 8 estados tienen un requisito de una advertencia verbal antes de emplear en el uso de la fuerza letal.
“Ninguna de las leyes establecen el requisito de que la fuerza letal sólo puede utilizarse como último recurso, con medios no violentos y medios menos dañinos a ser utilizados en primera instancia. La gran mayoría de las leyes no requieren agentes para dar una advertencia de su intención de emplear armas de fuego.

“Concluyó el estudio.
Amnistía señaló que los 13 estados que están por debajo de las normas constitucionales de los Estados unidos tienen estatutos que son tan vagos en su redacción, que pueden ser instrumentalizados fácilmente para permitir el uso de la fuerza en prácticamente cualquier circunstancia.
El informe señala que en Dakota del Norte, la policía es sancionada al usar fuerza letal si un individuo “ha cometido o intentado cometer un delito con violencia.” El nivel y el alcance de dicha violencia y delito grave, no se describen en ninguna forma.
Los nueve estados que no tienen ninguna ley con respecto al uso letal de la fuerza son Maryland, Massachusetts, Michigan, Ohio, Carolina del Sur, Virginia, Virginia Occidental, Wisconsin y Wyoming – además de Washington DC.
El informe señala que esto significa la policía en estos estado casi siempre investiga las acciones de sus propios oficiales en base a alguna norma arbitraria que han compuesto para circunstancias específicas.
Quizás el hallazgo más preocupante en el informe describe cómo en nueve estados, la policía está legalmente autorizada a utilizar la fuerza letal durante “disturbios”. El estudio encontró que en Pennsylvania, la fuerza letal puede ser utilizada si se considera “necesaria para suprimir una revuelta o motín después de que los manifestantes han recibido la orden de dispersarse”.
Las normas internacionales sobre la fuerza letal también requieren reportes de todas las muertes relacionadas con la policía. La base de datos central para que esta actividad se registre, una base de datos del FBI, es completamente voluntaria, sin embargo. Esto significa que no se sabe realmente cuántos “homicidios justificables” hay en los EE.UU., y la cifra podría ser exponencialmente más de los registros oficiales.
La Amnistía recomienda una revisión a nivel nacional del uso policial y las leyes de fuerza letal, además de una profunda revisión y reforma de los mecanismos de supervisión y rendición de cuentas en todos los niveles del gobierno.
Dada la reciente atención sobre la brutalidad policial en los EE.UU., la Amnistía cree que “este informe producirá un poco de empuje para el cambio”.
Por supuesto, los Estados Unidos no están en la obligación de cumplir con las leyes internacionales. Sin embargo, los hallazgos, se correlacionaron con la enorme cantidad de asesinatos relacionados con la policía en los EE.UU. en comparación con otros países desarrollados, ofrece una imagen muy clara.
“Esos estados pueden, por supuesto, sostener que siguen la ley común o las normas de la Corte Suprema, pero es eso lo suficientemente bueno?”, Dijo Hawkins. “Ciertamente podríamos esperar que las normas internacionales de derechos humanos son las que deberían gobernar y nuestro temor es que, a menos que éstos estén claramente cuantificados, un ciudadano de cualquier Estado no puede ver lo que es la ley como tal. Eso es de vital importancia para asegurar la rendición de cuentas”.
Otro estudio reciente elaborado por Encuentros fatales, una organización sin fines de lucro que trabaja imparcialmente para construir una base de datos nacional de homicidios policiales en los EE.UU., encontró que los policías en los EE.UU. son responsables de más muertes en suelo americano que el terrorismo desde el año 2000. De hecho, en ese momento, la policía habia matado al menos a 5,600 personas por medio de disparos, taserings, palizas y otras formas de violencia. Esa cifra representa más que el número total de muertes en combate de Estados Unidos en todas las guerras desde el 2000.
Los estadounidenses tienen, por lo menos, ocho veces más probabilidades de ser asesinados por un oficial de policía que por un terrorista.
Vox tomó los datos recogidos por Encuentros fatales y creó un mapa interactivo de todos los asesinatos de la policía documentados en los últimos 15 años. Se ve así:
La organización estima que sólo tiene cuenta alrededor del 35 por ciento de los homicidios policiales en total desde el año 2000 hasta ahora. Así que a lo mejor, este mapa representa un mínimo asesinatos relacionados con la policía en los últimos 15 años.
En base a esos cálculos, alrededor de DIECISEIS MIL estadounidenses pudieron haber sido asesinados por la policía en ese entonces. Más de 1000, cada año.
En comparación con otras naciones del primer mundo; sólo tres personas fueron asesinadas por la policía en el 2014 en el Reino Unido; 12 personas en Canadá, y ocho en los últimos dos años en Alemania. Todo esto a pesar de que el índice de delincuencia destaca que países como el Reino Unido no están tan lejos de los Estados Unidos en lo que respecta a la tasa de criminalidad.
El nivel de homicidios policiales sólo parece convertirse en una epidemia. Es indicativo de una brecha social endémica entre los estadounidenses y su gobierno (sí, la policía trabaja para el gobierno).
(Steve Watson is a London based writer and editor for Alex Jones’ Infowars.com, and Prisonplanet.com. He has a Masters Degree in International Relations from the School of Politics at The University of Nottingham, and a Bachelor of Arts Degree in Literature and Creative Writing from Nottingham Trent University).