Wednesday - Sep 26, 2018

Escuelas actuales: tiendas de fábrica


classroom_column

Mi (muy controvertida) columna sobre las vidas por las que el sistema escolar prepara a nuestros hijos

por George Monbiot

En el futuro, si quieres un trabajo, debes ser tan diferente de una máquina como sea posible: creativo, crítico y socialmente experto. Entonces, ¿por qué se les enseña a los niños a comportarse como máquinas

Los niños aprenden mejor cuando la enseñanza se alinea con su exuberancia natural, energía y curiosidad. Entonces, ¿por qué son arrastrados en filas y hechos para quedarse quietos mientras están llenos de hechos?

Tenemos éxito en la adultez a través de la colaboración. Entonces, ¿por qué la colaboración en las pruebas y exámenes se llama trampa
Los gobiernos afirman querer reducir el número de niños excluidos de la escuela. Entonces, ¿por qué sus currículos y pruebas son tan estrechos que alienan a cualquier niño cuya mente no funciona de una manera particular.

Los mejores maestros usan su carácter, creatividad e inspiración para provocar el instinto de aprender de los niños. Entonces, ¿por qué el carácter, la creatividad y la inspiración son suprimidos por un régimen sofocante de microgestión?

There is, as Graham Brown-Martin explains in his book Learning {Re}imagined, a common reason for these perversities. Our schools were designed to produce the workforce required by 19th Century factories. The desired product was workers who would sit silently at their benches all day, behaving identically, to produce identical products, submitting to punishment if they failed to achieve the requisite standards. Collaboration and critical thinking were just what the factory owners wished to discourage.

As far as relevance and utility are concerned, we might as well train children to operate a spinning jenny. Our schools teach skills that are not only redundant but counter-productive. Our children suffer this life-defying, dehumanizing system for nothing.

The less relevant the system becomes, the harder the rules must be enforced, and the greater the stress they inflict. A current advertisement in The Times Educational Supplement asks: “Do you like order and discipline? Do you believe in children being obedient every time? … If you do, then the role of Detention Director at Michaela Community School could be for you.” Yes, many schools have discipline problems. But is it surprising when children, bursting with energy and excitement, are confined to the spot like battery chickens?

Teachers are now leaving the profession in droves, their training wasted and their careers destroyed by overwork and a spirit-crushing regime of standardization, testing and top-down control. The less autonomy they are granted, the more they are blamed for the failures of the system. A major recruitment crisis beckons, especially in crucial subjects such as physics and design and technology. This is what governments call efficiency.

Cualquier intento de cambiar el sistema, de equipar a los niños para las demandas probables del siglo XXI, en lugar de los del siglo XIX, es demonizado por los gobiernos y los periódicos como “ingeniería social”. Bueno, por supuesto que lo es. Toda la enseñanza es ingeniería social. En la actualidad estamos atrapados en la ingeniería social de una fuerza de trabajo industrial en una era post-industrial. Debajo del secretario de educación de Donald Trump, Betsy DeVos, y de un gobierno nostálgico en Gran Bretaña, es probable que sólo empeore.

Cuando se les permite aplicar su creatividad y curiosidad natural, a los niños les encanta aprender. Aprenden a caminar, a hablar, a comer ya jugar espontáneamente, observando y experimentando. Luego llegan a la escuela, y suprimimos este instinto sentándolos, forzándolos con hechos inertes y probando la vida de ellos.

No hay un sistema único para enseñar bien a los niños, pero los mejores tienen esto en común: abren mundos ricos que los niños pueden explorar a su manera, desarrollando sus intereses con ayuda en lugar de adoctrinamiento. Por ejemplo, la Academia Essa en Bolton da a cada alumno un iPad, en el que crean proyectos, comparten material con sus profesores y entre ellos y pueden ponerse en contacto con sus profesores con preguntas sobre sus tareas. Mediante la reducción de sus tareas de rutina, este sistema permite a los profesores dar a los niños ayuda individual.

Otras escuelas han ido en la dirección opuesta, llevando a los niños al aire libre y usando el mundo natural para involucrar sus intereses y desarrollar sus capacidades mentales y físicas (el movimiento Forest School promueve este método). No es una cuestión de alta tecnología o baja tecnología; El punto importante es que el mundo en el que un niño entra es rico y lo suficientemente diverso como para encender su curiosidad y permitirles descubrir una forma de aprendizaje que refleje mejor su carácter y sus habilidades.

Hay un montón de programas de enseñanza diseñados para trabajar con los niños, no contra ellos. Por ejemplo, el Manto del Experto los anima a formar equipos de investigación, resolviendo una tarea imaginaria -como correr un puerto de contenedores, excavar una tumba o rescatar a personas de un desastre- que atraviesa los límites de los temas tradicionales. Un enfoque similar, llamado Quest to Learn, se basa en la forma en que los niños se enseñan a jugar. Para resolver las tareas complejas que se les da, que necesitan para adquirir un montón de información y habilidades. Lo hacen con la emoción y la tenacidad de los jugadores.

El enfoque de Reggio Emilia, desarrollado en Italia, permite a los niños desarrollar su propio currículo, basado en lo que más les interesa, abriendo los temas que encuentran a lo largo del camino con la ayuda de sus maestros. Las escuelas Ashoka Changemaker tratan la empatía como “una habilidad fundamental a la par con la lectura y las matemáticas”, y la usan para desarrollar el tipo de colaboración abierta y fluida que, creen, será la habilidad clave del siglo XXI.

La primera escuela mixta de Sudáfrica, Woodmead, desarrolló un método de enseñanza plenamente democrático, cuyas reglas y disciplina fueron supervisadas por un consejo estudiantil. Su programa de estudios integrados, al igual que el nuevo sistema en Finlandia, desechó temas tradicionales en favor de las exploraciones de temas, como el oro, las relaciones o el océano de los estudiantes. Entre sus antiguos alumnos figuran algunos de los principales pensadores, políticos y empresarios de Sudáfrica.

En países como Gran Bretaña y Estados Unidos, este programa tiene éxito a pesar del sistema, no por eso. Si estos gobiernos se dispusieran a asegurar que los niños encuentran el aprendizaje difícil y doloroso, no podrían haber hecho un mejor trabajo.

Sí, vamos a tener alguna ingeniería social. Vamos a ingeniar a nuestros hijos de la fábrica y en el mundo real. www.monbiot.com