Saturday - Nov 25, 2017

Es hora de una celebración vigilante en Venezuela


venezuelaelections_HL

por Nino Pagliccia
Global Research
Analisis

En un día, el 15 de octubre, Venezuela ha alcanzado varios hitos destacados en nuestra región en un momento en que enfrentamos conflictos mundiales peligrosos y disturbios. Al llevar a cabo elecciones justas para gobernadores de los 23 estados, Venezuela ha demostrado que las personas valoran la oportunidad de participar en la toma de decisiones incluso en circunstancias difíciles.

El Gran Polo Patriótico (Gran Polo Patriótico), una coalición de diez partidos, incluido el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV), han ganado 17 gobernaciones y perdido cinco a la coalición Mesa Redonda de Unidad Democrática (Mesa de la Unidad Democrática – MUD) (un estado aún pendiente en el momento de la redacción).

Esto representa ganar una batalla importante, pero la guerra aún puede estar gestando.

La importancia de esta victoria radica en los diferentes frentes en los que Venezuela ha establecido un claro reclamo.

En el frente democrático, el 64 por ciento de los votantes que participaron en las elecciones hicieron una declaración implícita de que no hay dictadura en Venezuela, contrariamente a la propaganda de los medios corporativos de derecha occidentales. De hecho, no ha habido escasez de elecciones en Venezuela. Esta ha sido la vigésima segunda votación secreta y gratuita en los últimos 18 años, incluido un referéndum fallido para revocar a Hugo Chávez de la presidencia en 2004.

Esta demostración de construcción de la democracia contradice la reciente acción del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien realizó una ceremonia de juramentación en Washington, DC de una “corte suprema” cuyos miembros son venezolanos que se oponen al gobierno de Maduro que han dejado el país. Esta es una fragante interferencia ilegítima y antidemocrática en los asuntos internos de Venezuela. Luis Almagro no tiene vergüenza de mostrar su antipatía personal por Nicolas Maduro, pero debería avergonzarse de involucrar a la organización que representa.

Esta victoria de la democracia en Venezuela ha sido expresada de manera sucinta por el presidente boliviano, Evo Morales, quien publicó un tweet que decía:

“La democracia se ganó la intervención y la conspiración. La gente defiende su soberanía y dignidad“.

El segundo frente donde estas elecciones pueden reclamar una victoria es probablemente el más bienvenido: el deseo de las personas de vivir en paz. El gran número de votantes es testimonio de un desafío audaz y una declaración de aspiración para un país en paz. Alrededor de 10 millones de venezolanos han aceptado participar en este diálogo electoral en el entendimiento de que la violencia no puede ser una moneda de cambio.

Telesur informó que la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, elogió al pueblo venezolano por acudir a las urnas y ratificó su deseo de vivir en paz.

“Esta fue una elección convocada por la Asamblea Nacional Constituyente y no nos equivocamos”, dijo Rodríguez. “Esta elección nos ha permitido consolidar la paz y defender (nuestra) soberanía”.

La victoria del chavismo en el frente político es quizás la más tangible para los analistas políticos. A pesar de las dificultades económicas en Venezuela causadas por duras sanciones estadounidenses, a pesar de la propaganda negativa de los medios, y a pesar de meses de violencia callejera desencadenada por la oposición que causó 126 muertes, los venezolanos siguen confiando en el apoyo del partido gobernante, el PSUV, con un 54 por ciento de voto popular general. Teniendo en cuenta que el PSUV es un partido abiertamente antiimperialista que aboga ferozmente por la independencia y la soberanía, el voto señala un rechazo a cualquier intervención directa de los Estados Unidos. Evo Morales interpretó correctamente este sentimiento en su tweet”:

“la gente triunfó sobre el imperio. Luis Almagro perdió con su jefe Trump”.

La oposición MUD no ha tenido un mal desempeño si tomamos en cuenta que ganaron dos estados más en comparación con los tres que tenían en las elecciones de 2012. (Estados ganados por la oposición en las elecciones de 2017: Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta, Táchira y Zulia).

Sin embargo, los primeros indicios sugieren que la oposición no respetaría el proceso democrático en los próximos días, rechazarría la oferta de paz y diálogo, y no reconocería los resultados de las elecciones. De hecho, ya han pedido un recuento y al mismo tiempo para “acciones callejeras” en protesta.

En una verdadera democracia, las diferencias en la política estatal no son motivo de revuelta, pero la actitud beligerante continuada de la oposición MUD está alimentada peligrosamente por los EE. UU., Canadá y cada vez más por la UE. Este es precisamente el tipo de interferencia que Venezuela no necesita y la Revolución Bolivariana está contraatacando. Bajo estas circunstancias, no se puede confiar en la oposición y nadie puede bajar la guardia.

Por ahora, unimos a todos los venezolanos en una celebración vigilante por su victoria para la democracia sobre la violencia.