Friday - Sep 21, 2018

Dentro de las plantaciones de canabis ilegal de Paraguay


senad_torching_grass_frontpg

por Matias Maxx

PEDRO JUAN CABALLERO – Paraguay – Sombreros de vaquero y frascos adornados con imitaciones de jaguar y de piel de serpiente salpican el mercado de la ciudad fronteriza paraguaya de Pedro Juan Caballero.

Cruce la avenida de dos carriles y uno habrá entrado en Brasil.

No muy lejos, uno encontrará casinos, moteles y burdeles típicos de una frontera plagada de crímenes.

La ciudad está en una ruta de tráfico clave hacia Brasil, con dos pandillas importantes: el Primer Comando de la Capital (PCC) de Sao Paulo y el Comando Rojo (CV) de Río de Janeiro, compitiendo para importar cocaína, armas de fuego y otro contrabando boliviano.

En junio de 2016, un alto el fuego entre las facciones llegó a su fin cuando el gángster principal Jorge Rafaat, aliado con el CV y conocido como el “rey de la frontera”, fue ejecutado en su Hummer blindado. Su muerte ha sido atribuida al PCC.

Pedro Juan Caballero es solo el comienzo de un viaje a un mundo más tranquilo, oculto, pero no menos ilegal, a pocos kilómetros de la frontera con Brasil.

Es aquí, en su mayoría, sin problemas por la policía u otras autoridades, que existen plantaciones gigantescas para cultivar la gran mayoría del cannabis fumado por millones de brasileños.

Las plantaciones

El 80 percent del cannabis producido en Paraguay se contrabandea a Brasil, según datos de la Secretaría Nacional Antidrogas de Paraguay (SENAD).
Tres millones de brasileños usan regularmente la droga, de acuerdo con la Segunda Encuesta Nacional sobre Alcohol y Drogas en la Universidad Federal de Sao Paulo, y en los primeros seis meses de 2017, la Policía Federal de Brasil confiscó 126 toneladas de la droga, la mayor parte proveniente de Paraguay.

A diferencia de Colombia y Uruguay, plantar cannabis es ilegal en Brasil y Paraguay.

Se cree que las plantaciones paraguayas cubren 7.000 hectáreas. Quienes trabajan en tierra revelan un sistema generalizado de impunidad, garantizado por una red de agentes de policía corruptos y otros funcionarios.

Entre estos trabajadores de las plantaciones se encuentra Adriano *, un brasileño de 25 años que administra una plantación para su “dueño”. Adriano pasa la mayor parte del año en el campo con los trabajadores que siembran y cosechan cannabis, mediando cualquier problema entre ellos y el jefe de campo.

El jefe de Adriano, Gerson *, es un brasileño de 50 años que nació en una familia que siempre ha explotado el cannabis.

Si bien es el “propietario” de dos plantaciones, no es el propietario legítimo de las granjas, que generalmente son tierras públicas apropiadas, incluidos los bosques y parques nacionales protegidos, o alquiladas al propietario de una propiedad mucho más grande.

En una camioneta Toyota, cargada con alimentos y productos de limpieza, Gerson se dirigió a su plantación, hablando con Adriano sobre las amenazas que enfrentan las unidades de la policía.

La policía paraguaya no causa muchos problemas, dijo Gerson.

Cuando se detuvo, la pareja pagó un soborno de alrededor de $70 y se les permitió continuar.

La policía brasileña es similar, agregó Gerson, excepto uno que temía a la unidad de la policía militar.

“No pierden el tiempo”, dijo. “Con ellos, es la cárcel o un ataúd”.

Al igual que la ciudad que acababan de dejar atrás, las carreteras brasileñas y paraguayas corren una al lado de la otra. La única diferencia entre los dos es que si el asfalto brasileño es malo, el paraguayo a menudo es inexistente.

En el camino, el pick-up cambió de lado, y de país, varias veces, en un esfuerzo por evitar las estaciones de policía.

Al pasar por la ciudad más cercana a la plantación, que tiene menos de 1.000 habitantes, Gerson enrolló los vidrios polarizados para evitar ser visto.
La sede de la granja es una casa sencilla con un dormitorio lleno de literas, un baño con agua caliente y una televisión y antena parabólica.

Adriano explica que en sus cinco años en varias plantaciones en la región, es la primera vez que tiene tanta comodidad; por lo general, pasaba meses acampando en las plantaciones.

Adriano y Gerson están armados con pistolas.

Pero a diferencia de la frontera, en el campo las disputas entre grupos son casi desconocidas y las operaciones policiales generalmente se anuncian de antemano y el resultado se negocia.

Las ‘operaciones’

Nadie quiere llamar demasiado la atención sobre lo que está sucediendo.

Según Gerson, los políticos son sobornados para retrasar el pavimento de las carreteras que mejorarían el acceso a la región, lo que ayudaría a complicar cualquier operación policial.

En una ocasión, los informantes de Gerson lo llamaron para decirle que la SENAD planeaba llevar a cabo una operación en un área que incluía una plantación suya y otras cuatro.

Inmediatamente, el equipo de Gerson fue a la granja y ocultó muchas toneladas de cannabis seco.

Un día después, Gerson recibió la visita de Cabanas *, un hombre paraguayo de unos 70 años, con un sombrero de vaquero y una pistola en su pistolera.
Él es el “jefe” de la región y actúa como intermediario entre los terratenientes y el gobierno paraguayo.

Cabanas dijo que la policía proponía cancelar la operación si cada jefe de plantación pagaba 10 millones de guaraníes ($ 1,800). No estaba claro cuántos jefes había, pero Gerson dijo que hay cientos de plantaciones en la región.

Explicó que siempre es igual en el momento de la cosecha: la policía amenaza con invadir las granjas como medio para aumentar sus sobornos.

El año pasado, el ministro de Justicia brasileño, Alexandre de Moraes, llegó a la región con funcionarios de la SENAD, informó la prensa local en ese momento. Usó un machete para cortar plantas de cannabis, enviando una señal a los traficantes de que las plantaciones ilegales no serían toleradas.
“Todo se negocia”, dijo Gerson cuando se le preguntó sobre la operación.

“Les entregamos un poco de cosecha, tomamos todo lo que vale la pena y dejamos las plantas en paz”, dijo.

‘Nadie es arrestado’

Cuando se le preguntó acerca de estas afirmaciones, Francisco Ayala, director de comunicación de la SENAD, dijo que “se debe suponer que no hay ninguna institución que sea 100 por ciento transparente o 100 por ciento incorruptible, especialmente cuando se trata de tráfico de drogas, un negocio que mueve muchos millones , que a menudo hace posible comprar lo que deseas, o la tentación de caer en la red del narcotráfico“.

Ayala le dijo a Al Jazeera que “cualquier fuerza de seguridad está en constante peligro de que sus miembros caigan en la corrupción”, pero que la SENAD ha implementado políticas para tratar de prevenir esto.

“Creemos que este nivel histórico de decomisos que ha tenido lugar en los últimos tres años, nunca antes hemos visto estos niveles de destrucción de cultivos de marihuana o incautaciones de cocaína, es precisamente el resultado de esta política de purificación y transparencia interna”. Ayala dijo.

“No somos infalibles, siempre puede haber corrupción, pero esta política está obteniendo resultados y dado que el comercio de drogas se ha visto dañado en los últimos años en varias regiones del país”.

Este artículo fue cortado para adaptarse al espacio. Para ver el artículo completo, visite: http://www.aljazeera.com/indepth/features/2017/09/paraguay-illegal-cannabis-plantations-170907074143504.html.