Saturday - Sep 22, 2018

En general, la próxima secretaria de transporte de México ha insuflado nueva vida a los suspendidos


train_mexico_HL

por Mexico News Daily

Proyecto de tren Ciudad de México-Querétaro, declarando que forma parte del plan del gobierno entrante para una nueva red ferroviaria nacional.

Javier Jiménez Espriú le dijo al periódico El Financiero que el plan de transporte también incluye construir un nuevo ferrocarril entre Cancún y Palenque, modernizar la línea existente entre Coatzacoalcos y Salina Cruz y comenzar la construcción de las rutas Guadalajara-Tijuana y Querétaro-Nuevo Laredo.

La actual administración federal otorgó un contrato de US $3.75 mil millones a un consorcio liderado por China en 2014 para construir una línea ferroviaria de alta velocidad entre Ciudad de México y Querétaro, pero el proyecto fue pospuesto posteriormente como parte de los recortes presupuestarios anunciados en enero de 2015 y no He sido revivido desde entonces.

Pero luego de la aplastante victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales del 1 de julio, parece que el proyecto vuelve a estar en la agenda.

“Nuestra idea es establecer una red nacional de ferrocarriles; la red tiene diferentes secciones importantes y dentro de ellas determinaremos qué secciones merecen la atención más urgente en función del impacto que tendrán tanto a nivel social como económico, porque las [diferentes] secciones desencadenarán proyectos de desarrollo regional”, Jiménez dijo.

En una entrevista separada con el periódico Milenio, Jiménez dijo que el próximo gobierno federal continuará prácticamente todos los proyectos de infraestructura que ya se han iniciado, pero agregó que el desarrollo de la región del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca y el área maya de Calakmul en Campeche ser prioridades.

En la región anterior, el futuro secretario del gabinete dijo que, además de modernizar la línea ferroviaria entre Coatzacoalcos, Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca, también se trabajará para mejorar la red de carreteras.

Además, se modernizarán los puertos de las ciudades respectivas y el aeropuerto de Ixtepec, Oaxaca, dijo Jiménez.

También hay planes para establecer una extensa red de fibra óptica en la región del Istmo y López Obrador dijo ayer que también se está analizando la posibilidad de establecer una zona libre con una tasa de impuesto al valor agregado más baja.

Los proyectos planificados para la región, que se llevaron la peor parte del poderoso terremoto del 7 de septiembre, complementarán las Zonas Económicas Especiales (ZEE) en Coatzacoalcos y Salina Cruz que fueron establecidas por el gobierno actual.

“El otro gran proyecto es el tren de pasajeros de Cancún a Bacalar y Palenque para desarrollar el área maya, principalmente Calakmul…”, dijo Jiménez.
Agregó que durante su mandato de seis años, la administración liderada por López Obrador dará prioridad a la construcción de caminos pavimentados en 250 municipios que actualmente solo tienen acceso por tierra a sus ciudades principales.

Los proyectos crearán empleo en las áreas rurales e impedirán que las comunidades sean cortadas debido a las fuertes lluvias que pueden hacer que los caminos de tierra sean intransitables, dijo Jiménez.

También dijo que para el final del próximo mandato del gobierno, el objetivo es que todos los mexicanos tengan acceso a servicios de Internet de banda ancha.
Con respecto al nuevo proyecto del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el futuro secretario de comunicaciones y transporte dijo que el equipo de transición de López Obrador primero analizaría sus aspectos técnicos, como la idoneidad del terreno en el que se construye, así como consideraciones ambientales para determinar si es factible en un sentido operativo.

El presidente electo ha amenazado previamente con desechar el proyecto, alegando que es demasiado caro, corrupto, innecesario e inviable debido a su construcción en un antiguo lecho lacustre.

Jiménez dijo que si se determina que el proyecto es técnicamente factible, la administración entrante se centraría en analizar si los contratos están en orden y si se suman financieramente.

De lo contrario, “existe la solución del otro aeropuerto”, agregó, refiriéndose a la propuesta de adaptar una base existente de la fuerza aérea en el estado de México para uso comercial.

También dijo que el proceso de consulta pública que López Obrador hizo flotar en un mitin en Texcoco, estado de México -el municipio donde se está construyendo el nuevo aeropuerto- se llevaría a cabo después de que el gobierno entrante haya completado su análisis.

Si el nuevo gobierno decide continuar con el proyecto actual o desarrollar la base aérea de Santa Lucía, ubicada a unos 50 kilómetros al noreste de la capital, Jiménez dijo que un nuevo aeropuerto debe estar listo para 2023 para aliviar la presión sobre la instalación existente.

Fuente: El Financiero (sp), Milenio (sp)