Thursday - Sep 20, 2018

Elecciones en México: Amlo gana en histórica victoria aplastante


AMLO_frontpg2

Las encuestas de salida muestran que el nacionalista amante del béisbol que cuenta con Jeremy Corbyn como amigo ahora es el nuevo presidente electo

por Tom Phillips y David Agren en la Ciudad de México

Un nacionalista de izquierda amante del béisbol que juró tomar medidas duras contra la corrupción, frenar la guerra contra las drogas en México y gobernar para los pobres ha sido elegido presidente de la segunda economía de América Latina, según las encuestas a boca de urna sugeridas el domingo por la noche.

Andrés Manuel López Obrador, un hombre de 64 años de pelo canoso que es más conocido como Amlo y cuenta con el líder laborista Jeremy Corbyn entre sus amigos, iba a ser elegido con el 49 por ciento de los votos, según una encuesta realizada por el Periódico El Financiero.

El rival más cercano de López Obrador, Ricardo Anaya del Partido Acción Nacional (PAN), recibió el 27 por ciento, mientras que José Antonio Meade, un funcionario de carrera para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México durante la mayor parte del último siglo, quedó en tercer lugar con el 18 por ciento.

Una segunda encuesta a boca de urna, realizada por el grupo consultivo mexicano Consulta Mitofsky, le dio a López Obrador entre 43 y 49 por ciento, Anaya entre 23 por ciento y 27 por ciento y Meade entre 22 por ciento y 26 por ciento.

Inmediatamente después de que se lanzaran las urnas, Meade admitió la derrota. “Tenemos que reconocer que según las tendencias [de votación] … Andrés Manuel López Obrador … tendrá la responsabilidad de dirigir el poder ejecutivo y, por el bien de México, le deseo la mejor de las suertes”.

“Tomaré unos días para reflexionar y reflexionar sobre mi futuro, pero pueden estar seguros de que seguiré trabajando por un México mejor”, agregó Meade.

Poco después, Anaya también aceptó la victoria de Amlo. “Como le dije hace unos minutos por teléfono, reconozco su triunfo, le expreso mis felicitaciones y le deseo la mejor de las suertes por el bien de México”, dijo. “Los ciudadanos querían un cambio y optaron en su mayoría por la alternativa que él representa”.

Los resultados oficiales debían anunciarse más tarde el domingo por la noche con seguidores de Amlo que se espera que inunden la plaza principal de la Ciudad de México, el Zócalo, para celebrar su anticipada victoria.

Las encuestas de salida también sugirieron que la fiesta que Amlo fundó en 2014 -el Movimiento para la Regeneración Nacional o Morena- había ganado al menos cinco de las nueve contiendas para gobernador, entre las que se incluyen la primera alcaldesa electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. “¡Ganamos! Rescataremos la Ciudad de la Esperanza “, escribió en Twitter.

Temprano en el día, Amlo, quien durante meses ha superado a sus oponentes en las encuestas, mostró un signo de victoria a los reporteros cuando llegó a votar en una mesa de votación de Ciudad de México.

“Este es un día histórico”, dijo, llamando a la votación “un plebiscito en el que las personas elegirán entre más de lo mismo o un cambio genuino”.

Como se estima que 89 millones de votantes descendieron el domingo a las casillas electorales, quedó claro que los mexicanos, hartos del desprestigio político, la creciente violencia y la pobreza, votaron abrumadoramente por el cambio y rechazaron las dos únicas partes para ocupar la presidencia desde el final de uno regla de partido en 2000.

“Este país está en un pozo profundo y él es el único que puede sacarnos de él”, dijo Manuel Molina, un publicitario de 34 años, al votar a Amlo en el barrio de Tacubaya en Ciudad de México.

La funcionaria Evelyn Correa dijo que estaba respaldando a Amlo porque estaba cansada de los políticos corruptos y desvergonzados: “No resolverá todo lo que promete … Pero lo hemos intentado con los [otros partidos]. Espero que sea diferente”.
Delfina Gómez, una cercana aliada de Amlo que se postula para un escaño en el Senado de México, le dijo a The Guardian que creía que los votantes cansados de la corrupción apoyaban a Amlo y Morena porque querían “una transformación radical en la forma de hacer política y en los propios políticos”.

Gómez llamó a Amlo un hombre ahorrativo y respetuoso que lideraría “un gobierno de austeridad y honestidad”: “le resulta vergonzoso que alguien pueda alardear de su riqueza mientras otros mueren de hambre”.

Amlo se ha comprometido reiteradamente a hacer de la erradicación de la corrupción el foco principal de su presidencia, una vez que tome posesión el 1 de diciembre de este año. “Nos desharemos de … este cáncer, que está destruyendo este país”, prometió en su manifestación de campaña final.

Los analistas también esperan que él aplique un enfoque menos agresivo y menos militarizado a la “guerra contra las drogas” de 11 años de México, que ha cobrado aproximadamente 200,000 vidas y es ampliamente visto como una calamidad. Durante la campaña, Amlo ha argumentado que “no se puede combatir la violencia con más violencia, no se puede combatir el fuego con fuego” y se propuso una amnistía diseñada para ayudar a los forajidos de bajo rango a alejarse de la vida de delito.

Eric Olson, un especialista en México y América Latina del Woodrow Wilson Center de Washington, dijo que vio a México retroceder en los asuntos regionales bajo su nuevo líder. “Amlo no es un internacionalista … podemos esperar que desempeñe un papel menos activo en la región en Venezuela, en Nicaragua y en otros lugares problemáticos”.

Olson también esperaba momentos tensos con el presidente estadounidense Donald Trump, cuya política de separación familiar Amlo denunció recientemente como arrogante, racista e inhumana. “Pero es imposible que Estados Unidos se vaya de México o que México se vaya de los Estados Unidos. Se les une la cadera y necesitan trabajar juntos, incluso si sus presidentes no se quieren y no se llevan bien”.
Carlos Bravo, experto en política del Centro de Investigación y Docencia Económicas de la Ciudad de México, predijo que el presidente Amlo convertiría la lucha contra la pobreza en una política emblemática, tal como lo hizo el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva después de su histórica elección de 2002 con proyectos como Bolsa Família y Hambre Cero. Bajo Amlo previó una “inversión masiva en política social” que el nuevo presidente de México podría usar para demostrar que estaba atacando no solo la pobreza y la desigualdad, sino también las raíces sociales del crimen y la violencia.

Sin embargo, Bravo dijo que la “coalición abigarrada” detrás del triunfo electoral de Amlo fue tan diversa -que incluía a ex comunistas, ultraconservadores y todo lo que se encontraba en el medio- que tratar de adivinar cómo él podría gobernar fue una tontería. “Francamente, en este momento hay mucha incertidumbre con respecto a lo que hará el gobierno de López Obrador”.

“Habrá muchas luchas internas [entre ahora y su toma de posesión] … y el resultado de esa lucha interna será crucial para decidir cómo se verá el gobierno de López Obrador y cuáles serán sus prioridades”, agregó Bravo.

Los principales miembros de la izquierda de América Latina expresaron su esperanza de que la elección de Amlo reviva la “marea rosa” que decae rápidamente en la región. “¡Señalará el regreso de los vientos progresivos a América Latina!”, Predijo Gleisi Hoffmann, presidente del asediado Partido de los Trabajadores de Brasil.

La ex presidenta acusada en Brasil, Dilma Rousseff, dijo que una victoria de Amlo “no sería solo una victoria para México, sino para toda América Latina”.

La ex presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, tuiteó: “Andrés Manuel López Obrador representa esperanza, no solo para México, sino para toda la región”. (The Guardian).