Monday - May 20, 2019

El sindicato mexicano de trabajadores eléctricos (SME) es el sindicato independiente de izquierda más importante de México.


Fired Electrical Workers March Against Mexican Government Anti-Labor Reforms

Hace diez años, fue casi destruido. Hoy, sus miembros se están reconstruyendo a través de una nueva cooperativa de trabajo

por David Bacon

El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), probablemente el único jefe de estado que da dos conferencias de prensa al día y luego las publica en línea, está acostumbrado a tener sus declaraciones en los titulares. La semana pasada fue la pregunta de un reportero la que causó una gran controversia, aparentemente destinada a abrir una brecha entre AMLO y uno de sus aliados laborales más importantes, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

La reportera Rosa Elena Soto, de Acustik Noticias y La Neta Noticias, presunta corrupción entre el predecesor de López Obrador y el sindicato, sobre los contratos para operar la enorme central hidroeléctrica Necaxa. “Muchos de estos contratos tienen indicios de que estaban plagados de corrupción”, afirmó.

En su respuesta, AMLO llamó a la unión “posiblemente la unión más democrática en la historia de México, hasta que la destruyeron brutalmente en el período neoliberal”. Notando que sus 44,000 miembros habían sido despedidos en 2009, pidió una solución al conflicto. Cualquier corrupción, enfatizó, no era atribuible a los trabajadores sino a las empresas que aprovecharon la situación. Pero López Obrador también pidió consultar a los ex líderes desacreditados del sindicato, que habían aceptado los pagos del gobierno después de los despidos.

Esta respuesta provocó la indignación de los dirigentes sindicales. El secretario general de SME, Martín Esparza, respondió: “Caminamos millas y millas en manifestaciones, enfrentándonos con dignidad a los despedidos de los trabajadores. No vendimos, ni siquiera nuestras familias sufrieron, y no nos limitamos a sentarnos con los brazos cruzados y Espere respuestas. De hecho, propusimos soluciones viables y novedosas”.

Esa solución es una cooperativa que se ha hecho cargo de muchas de las instalaciones donde trabajaban anteriormente los miembros de las PYME, incluida la central eléctrica Necaxa en la pregunta del reportero. Esta “solución novedosa” representa la esperanza del sindicato de volver a poner en funcionamiento a los miles de trabajadores eléctricos arrojados a la calle hace una década.

Cuando López Obrador observó cuidadosamente la reputación del sindicato, estaba reconociendo la importancia de sus 100 años de historia en la izquierda mexicana. El sindicato mexicano de trabajadores eléctricos, el sindicato democrático más antiguo de México, fue fundado en 1914 cuando los ejércitos de Emiliano Zapata tomaron la ciudad de México. Casi un siglo después, en 2009, el gobierno de Felipe Calderón intentó destruir el sindicato y la empresa nacionalizada que empleaba a sus miembros. Pero miles de miembros de la PYME se negaron a renunciar a su sindicato. En cambio, pasaron los siguientes ocho años en resistencia (en resistencia).

Esta voluntad de luchar por políticas laborales de principios no solo es crucial para la izquierda política del país, sino que también tiene un impacto en la frontera. Hoy en día, los trabajadores eléctricos en los Estados Unidos trabajan en una red de energía cada vez más integrada con la de México. Para evitar la fusta y la competencia laboral familiar en industrias como la automotriz, los sindicatos estadounidenses necesitarán socios mexicanos con el tipo de sindicalismo orientado a la clase que ha impulsado la PYME. Ese sindicalismo de clase tiene una larga historia. En su nueva cooperativa, esa historia no solo sigue viva, sino que se ha adaptado a las realidades de una economía integrada dominada por reformas pro corporativas.

Los orígenes del sindicalismo de clase pyme

En 1898, la Compañía Luz y Fuerza del Centro (la Compañía de Energía y Luz de México Central, LyF) se fundó en Canadá y el presidente Porfirio Díaz le otorgó una concesión para generar, transmitir, distribuir y vender electricidad en el centro de México. En medio de la Revolución mexicana, los trabajadores de LyF organizaron la PYME principalmente porque los trabajadores mexicanos cobraban mucho menos que los que trabajaban para la empresa en Canadá y los Estados Unidos.

En 1916, la PYME organizó la primera huelga general de México. Los líderes sindicales fueron encarcelados y condenados a muerte, pero sus vidas fueron finalmente salvadas después de grandes manifestaciones. En 1936, el SME se declaró en huelga contra los propietarios de Luz y Fuerza de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá. La Ciudad de México estuvo sin electricidad durante noventa días, excepto por servicios médicos de emergencia. La huelga fue exitosa y llevó a la negociación de uno de los contratos laborales más importantes de América Latina. Este contrato preservó la independencia de SME del gobierno, a diferencia de otros sindicatos mexicanos, y la convirtió en una organización importante de la izquierda mexicana.

En 1937, la Enmienda 27 de la Constitución mexicana hizo que las industrias petrolera y eléctrica fueran propiedad del estado. Luego, en 1949, se estableció la Comisión Federal de Electricidad (CFE, por sus siglas en inglés) para proporcionar energía a todo México, excepto en el área de servicio de LyF. Sin embargo, compañías privadas como Luz y Fuerza continuaron operando bajo concesiones gubernamentales.
En 1960, la PYME comenzó a impulsar la nacionalización de la energía eléctrica. Posteriormente, el gobierno mexicano compró el 90 por ciento de las acciones de LyF, por lo que es una empresa estatal y operada por él. El entonces presidente, Adolfo López Mateos, agregó un párrafo al artículo 27 que determina que el gobierno mexicano tiene el derecho exclusivo de proporcionar electricidad al país.

El Sindicato Único de Trabajadores de Electricidad de la República Mexicana (Sindicato Único de Trabajadores Mexicanos de Electricidad, SUTERM), encabezado por Rafael Galván, fue establecido en 1972 para los trabajadores de CFE. Galván, sin embargo, fue expulsado del sindicato por oponerse a la política del gobierno. Luego organizó la Tendencia Democrática del SUTERM (Tendencia Democrática de SUTERM), cuyos líderes fueron despedidos. En consecuencia, el sindicato se convirtió en un pilar de apoyo para el partido gobernante de México, el PRI. Desde entonces, los dos sindicatos han representado los dos polos en el trabajo mexicano: una organización democrática independiente con política de izquierda y un sindicato burocratizado vinculado al PRI y al gobierno.

(Este artículo se ha reducido debido a su longitud. Aquí está el enlace para leer el artículo completo: https://davidbaconrealitycheck.blogspot.com/2019/02/the-rebirth-of-mexicos-electrical_7.html).