Tuesday - Sep 18, 2018

El establishment grita: evite el abismo fiscal y ¡endéudese, endéudese!


por Thomas R. Eddlem
New American

Los funcionarios de Washington y sus perritos falderos de los medios están temblando del temor del llamado “abismo fiscal” que está apareciendo el 1 de enero, aconsejando que la economía debe seguir con sus hábitos salvajes de déficit de gastos de trillones de dólares hacia el futuro indefinido.

La posibilidad de que el déficit federal pueda no ser tan grande el próximo año tiene al establishment asustado, especialmente al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. “La toma de conciencia de todos los aumentos tributarios automáticos y los recortes en el gasto que conforman el abismo fiscal, cambios de compensación ausentes, sería una amenaza sustancial para la recuperación – de hecho, en el cómputo de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) y la de muchos observadores externos, un shock fiscal de ese tamaño sería enviaría a la economía de vuelta a una recesión”, dijo Bernanke al Club Económico de Nueva York el 20 de noviembre. En vez, instó al Congreso a evitar la realidad fiscal, aun cuando reconoció que “el presupuesto federal está en un camino insostenible”.

De mayor importancia es continuar con el gasto deficitario y la inflación monetaria, que de alguna manera por arte de magia curaría la economía y el déficit, según Bernanke: “Prevenir tal contracción repentina y grave en la política fiscal del próximo año va a apoyar la transición de la economía de vuelta hacia el pleno empleo; una economía más fuerte, a su vez reducirá el déficit y contribuirá a alcanzar la sostenibilidad fiscal a largo plazo”. Por supuesto, esta es la misma receta que Bernanke ha aconsejado desde que se convirtió en presidente de la Fed en 2006, con resultados poco espectaculares.

El abismo fiscal reduciría el déficit presupuestario del gobierno federal de $ 1.1 trillones en $ 500 millones o más el próximo año. Esto incluye $100 billones en recortes de los aumentos previstos en el gasto y casi $500 billones en una variedad de aumentos de impuestos. Debido a que los “recortes” en gastos son en gran medida recortes de los aumentos propuestos, incluso el izquierdista Washington Post reconoció que “el abismo fiscal es la combinación de recortes de gastos federales y aumentos de impuestos que están programados para reducir el déficit federal a $641 billones de US $1,1 trillones en el presente año fiscal, una disminución de $487 billones en un año. Los aumentos de impuestos representan $478 billones dólares, o 98 por ciento, de la reducción del déficit”. Otras estimaciones sitúan a los aumentos de impuestos en más de $500 billones. Los recortes en el gasto se dividen en partes iguales en defensa y el gasto discrecional doméstico.

Al igual que Bernanke, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha intervenido a favor de un límite infinito de la deuda, diciendo en el programa de Bloomberg TV Capital Político al conductor Al Hunt el 16 de noviembre que estaría a favor de la eliminación de un límite de deuda legal. “Hace mucho tiempo debió haber sido eliminado. Cuanto antes, mejor”.

Parte de este temor de los demócratas de Washington tiene que ver con enojar a su base política. El Fiscal Times informó que el presidente Obama y el vicepresidente Biden han reclutado a muchos de los alcaldes de la nación en un esfuerzo por detener los recortes de gastos y siguen endeudándose:

El grupo bipartidista de 1.296 alcaldes de ciudades con poblaciones de más de 30.000 personas se reunió con el vicepresidente Joe Biden, así como con la líder de la minoría Nancy Pelosi, D-California, y el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, D-Nev. para expresar su preocupación de que los $ 54 billones de recortes discrecionales no relacionados con defensa del próximo año pondría en peligro los programas sociales, mientras que la expiración de los recortes fiscales de la era Bush y otras leyes de impuestos afectaría la calificación de los bonos municipales.

Según el grupo, las ciudades norteamericanas 1albergan el 84 por ciento de la población del país, y proporcionan el 86 por ciento de sus puestos de trabajo, y representan el 90 por ciento de su PIB. “Las ciudades y áreas metropolitanas son los motores de la economía”, dice Michael Nutter, el alcalde de Filadelfia y presidente de la Conferencia de Alcaldes. “Somos la economía de Estados Unidos de América”.

Por supuesto, si las ciudades del país son en realidad el lugar donde están todos los puestos de trabajo y realmente “son” la economía de Estados Unidos, entonces ¿por qué no podían simplemente aumentar los impuestos locales en lugar de la ayuda federal para pagar por estos programas supuestamente necesarios?

Incluso tradicionalmente las instituciones republicanas temen un aumenta en los impuestos del abismo fiscal. Diana Furchtgott-Roth, de MarketWatch.com, propiedad del Wall Street Journal dijo el 23 de noviembre que “el aumento de impuestos en $514 billones el año que viene hará que Estados Unidos sea menos competitivo y ralentizaría la economía. Cada vez más empresas se van al extranjero y hacen menos inversiones. La gente va a gastar menos ya que más va al Tío Sam”.

Unas pocas voces disidentes están señalando que tan malo como es el abismo fiscal, no es tan malo como la alternativa de acumular deuda en forma indefinida. Bob Doll de BlackRock Inc. dijo al Wall Street Journal el 19 de noviembre que ir hacia el acantilado fiscal no puede ser tan malo como algunos economistas están prediciendo. “Él ve que el abismo fiscal está causando un 1,5 por ciento en el crecimiento económico de EE.UU., no es tan malo como el arrastre de 4 por ciento que economistas están prediciendo”.

No hay duda de que los aumentos de impuestos son malos para la economía. Pero mientras el Congreso sigue gastando salvajemente, los gastos tendrán que ser pagados de alguna manera – a través de una combinación de impuestos y el endeudamiento, este último incluyendo la creación de dinero de la nada a través del sistema de la Reserva Federal, lo que lleva a la devaluación del dólar y el alza de los precios. Los economistas del mercado libre – apenas mencionados en la prensa – aconsejan recortar el gasto, pero hay que tener en cuenta que la subida de impuestos es menos un lastre para la economía que acumular deuda nacional. “Necesitamos un abismo más grande, éste es en realidad muy pequeño”, dijo el CEO de Euro-Pacific Capital, Peter Schiff a Fox Business Channel el 15 de noviembre. “Creo que los impuestos son menos perjudiciales para la economía que los déficit que los reemplazan.

Pero el verdadero problema es el gasto. “De hecho, el registro de las economías avanzadas a lo largo de la última década ha puesto de manifiesto que los países que llevan una gran deuda nacional crecerán mucho más lentamente que los países con bajos niveles de deuda (incluso aquéllos con mayores impuestos).

En pocas palabras, los impuestos deben ser bajados a través de menos gobierno.