Saturday - Nov 17, 2018

El enemigo de la libertad Lindsey Graham dice que apoyaría censurar el correo en nombre de la seguridad nacional


por Ethan A. Huff

Si todavía queda una duda en su mente sobre el hecho de que el gobierno federal actual ha sido completamente invadido por sociópatas, que odian la libertad y son enemigos de la Constitución de EE.UU., algunas declaraciones absurdas realizadas recientemente por el senador de Carolina del Sur (y en toda regla el traidor norteamericano) Lindsey Graham, un republicano, debe quitar toda duda.

Cuando se le preguntó recientemente acerca de la revelación de los enormes y terriblemente ilegales programas de espionaje y vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que implicó el seguimiento de las actividades en línea de estadounidenses inocentes sin una orden judicial, Graham expresó su total aprobación a la iniciativa. También fue más allá, indicando que apoyaría interceptar y censurar el correo postal si se considera necesario para fines de “seguridad nacional”.

“En la Segunda Guerra Mundial, la mentalidad del público era que toda nuestra forma de vida estaba en peligro”, dijo un desquiciado Graham a los periodistas.

“Cuando se escribía una carta en el extranjero, se censuraba. Cuando se escribía una respuesta del campo de batalla a casa, miraban lo que estaba en la carta para asegurarse de que no se pasaban datos al enemigo. Si pensara que censurar el correo es necesario, lo sugeriría, pero no creo que lo sea”.

Bueno, ¡uf! Gracias a Dios que el senador Graham no considerada adecuado actualmente tener matones del gobierno rasgando nuestro correo para abrirlo y leer nuestras cartas privadas sin causa probable o una orden judicial, en violación directa de la Constitución. Pero el hecho de que pudiera aprobar dicha actividad ilegal en el futuro muestra la amenaza que representa este enemigo interno a la libertad norteamericana.

Lindsey Graham, el tipo de enemigo interno del que nos advirtieron los Padres Fundadores

Nada de esto realmente sorprende, dado el historial del senador Graham para destrozar la Constitución cada vez que puede – por la seguridad, por supuesto. En cuanto a las valientes y altamente patrióticas actividades de denuncia de irregularidades del ex conocedor de la NSA y contratista de la CIA Edward Snowden, por ejemplo, el senador Graham sugirió que se siguiera a este patriota norteamericano “hasta los confines de la tierra para llevarlo ante la justicia”.

El único “delito” de Snowden, por supuesto, fue exponer un programa de vigilancia masivo en línea que hace que las actividades de las escuchas telefónicas del Acta Patriótica de George Bush parezcan un juego de niños. El verdadero traidor y enemigo en este caso no es otro que el senador Graham, quien debe ser destituido inmediatamente de su cargo y juzgado por traición por descaradamente violar el juramento de su cargo, por no hablar de los otros muchos traidores en el Congreso que están pidiendo que Snowden sea procesados en lugar de alabarlo como el héroe que realmente es.

“Entiendo que se me hará sufrir por mis acciones”, escribió Snowden en una nota que acompañó la entrega de documentos que demuestran que la NSA está en el proceso de construcción de una avanzada máquina de espionaje global. “(Pero) me daré por satisfecho si la legislación de la federación sobre secretos, perdón desigual e irresistibles poderes ejecutivos que gobiernan el mundo que amo son revelados incluso por un instante”.

En vez de apoyar a Snowden, el senador Graham y otros lo han demonizado, dejando al descubierto lo que realmente apoyan: los poderes globalistas en lugar de a nosotros, el pueblo estadounidense. Por lo tanto, es hora de que el senador Graham se vaya, junto con Obama, el senador republicano John McCain, la senadora demócrata Diane Feinstein, el presidente republicano de la Cámara, John Boehner, el senador republicano John Thune, y los muchos otros en el Congreso de ambos lados que han traicionado tanto su juramento del cargo como a las personas a las que debieran servir.

“[Lindsey Graham] es un traidor de Estados Unidos, tanto como lo es un miembro jurado de Al Qaeda “, escribió Marcos Shea para Patheos.com después de la aprobación de la ley de Obama, la traidora National Defense Authorization Act (NDAA) en 2011.

Graham era un partidario vehemente de este proyecto de ley atroz. “En una época más civilizada, [los que apoyaron un proyecto de ley] serían defenestrados y enterrados” (Natural News).