Wednesday - Nov 14, 2018

Edward Snowden es un patriota


by Anthony D. Romero
Director Ejecutivo, ACLU

Como un denunciante de la actividad ilegal del gobierno que fue sancionado y mantenido en secreto por los poderes legislativo, ejecutivo y judicial del gobierno durante años, asumió un gran riesgo personal para el bien público. Y ha vuelto a encender por sí solo un debate global sobre el alcance y la naturaleza de la vigilancia del gobierno y de nuestros derechos más fundamentales como individuos.

El fallo de la corte del lunes que declaró el programa de vigilancia de la NSA inconstitucional destaca la ironía de enjuiciamiento de Snowden por parte del gobierno. Durante más de 12 años, ACLU ha expresado su preocupación por los enormes cambios que se producen en nuestra democracia: el sello de goma en los expansivos poderes de vigilancia del poder judicial, la naturaleza clandestina de los programas que invaden los derechos y las vidas de millones de estadounidenses, prácticamente sin supervisión, y la aquiescencia silenciosa de un público que se cree que los individuos no tenían nada que temer si no habían hecho nada malo.

Eso era cierto hasta Snowden despertó al pueblo estadounidense – y otros en todo el mundo – desde el letargo complaciente. Por sus acciones, Snowden debe ser aplaudido, no vilipendiado. Se le debe conceder plena inmunidad de procesamiento. Y se le debe permitir a reanudar su vida en Estados Unidos como ciudadano norteamericano orgulloso.

Vamos a descomprimir los argumentos que seguramente están circulando en las mentes de muchos estadounidenses de por qué no se debe conceder inmunidad a Edward Snowden y se le permita regresar a casa.

En primer lugar, muchos observadores atentos notan que Snowden ha revelado datos importantes acerca de un programa que si no era clandestino, pero se preguntan por qué se encargó de llevar su testimonio a los periodistas en vez de al Congreso o al Poder Ejecutivo. La respuesta simple es que Snowden era demasiado inteligente como para esperar resultados reales de los canales “oficiales”. Desde el 11 de septiembre de 2001, el Congreso y los tribunales han fallado miserablemente a proporcionar control constitucional. Cuando el New York Times finalmente encontró el coraje para exponer el programa de espionaje de la NSA a principios de 2005, el Congreso respondió al legitimar y extender este programa ilegal a través de la Ley de Enmiendas de la FISA de 2008. Los tribunales fueron poco más vigorosos en su voluntad de servir como un control significativo en este tipo de programas de vigilancia. Dos juicios diferentes presentados por ACLU – uno en Detroit y uno en Nueva York, que llegaron hasta la Corte Suprema de EE.UU. – fueron rechazados porque era imposible demostrar que nuestros clientes son, de hecho, el blanco de estos programas secretos de vigilancia del gobierno. En ausencia de tal prueba, que el gobierno no iba a proporcionar, ningún estadounidense estaría en condiciones de desafiar a los programas de vigilancia del gobierno. Como le preguntó la jueza Sonia Sotomayor al fiscal general Don Verilli en nuestros litigio Clapper: “General, ¿hay alguien que sea respetable?” En la exposición de estos documentos Snowden tomó la ruta patriótica, sabiendo que nada menos que la liberación pública sería llamar la atención de la gente norteamericana, nuestro gobierno y nuestros aliados. No se volvió a los canales normales del gobierno, para elevar sus preocupaciones de la actividad ilegal del gobierno porque sabía que otros habían utilizado esos canales y han fracasado. Afortunadamente, tanto los tribunales como el Congreso parecen haber renovado vigor en la búsqueda en la constitucionalidad de la vigilancia de la NSA – pero tal vigor es un resultado directo de las revelaciones de Snowden.

El segundo argumento en contra de la inmunidad es algo como esto: “Él fue contratado por el gobierno. Él sabía que estaba violando la ley. Debería haberse quedado en casa y enfrentar el castigo si realmente tenía buenas intenciones. “Si Snowden se hubiera quedado en Hawai después de que sus primeras revelaciones se hicieran públicas, el gobierno lo habría arrestado ese mismo día. Las leyes que se están utilizando en contra de Snowden no distinguen entre los denunciantes patrióticos y agentes extranjeros.

Sería un verdadero aborto involuntario de la justicia si el gobierno lograra encarcelar de por vida a una persona que reveló la conducta inconstitucional del gobierno. Snowden seguramente habría sido objeto de “medidas administrativas especiales” y se habría visto impedido de trabajar con los periodistas o participar en el debate público más amplio. Snowden sabía que no podía permanecer en EE.UU. y encender el debate público que sentía que faltaba – por lo que abandonó su tierra natal para extender la democracia estadounidense. Un tercer argumento, que a menudo se lee en las páginas editoriales del Wall Street Journal, cuestiona la autenticidad de sus motivaciones por los países en los que recibió refugio. Si Snowden fuera un verdadero creyente en la democracia, nunca habría viajado a China o Rusia.

Ese argumento no reconoce la enorme potencia del gobierno estadounidense para apoyarse en otros gobiernos a tomar posesión de uno de los más buscados.

Recordemos toda la prensa que el gobierno estadounidense realiza a través de los esfuerzos del Presidente Obama y el Secretario Kerry para que Snowden no tenga otra opción que una prisión federal estadounidense. Incluso los países que han expresado su indignación por la vigilancia de la NSA de sus líderes y ciudadanos – Alemania, Brasil, México – no le han ofrecido asilo político al hombre que lo reveló. Su hipocresía y capitulación ante la mano dura diplomática norteamericana dejaron a Snowden con pocos recursos, aparte de recibir ayuda de los gobiernos que pueden tener sus propias agendas al albergar a alguien buscado por Estados Unidos.