Tuesday - Dec 11, 2018

Después de todo, ello muestra lo inhumano que pueden ser los senadores


por Marvin J Ramirez

Marvin RamirezMarvin Ramirez

Mientras muchos se pusieron tristes y desilusionados por la decisión del Senado de los Estados Unidos de votar no a la propuesta de ley de inmigración el 28 de junio, otros se alegraron que esta propuesta no haya pasado después de todo.

La organización de derechos civiles y defensa de los  hispanos más grande, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), expresó desilusión profunda después de que el Senado votó 53-46, derrotando la propuesta.

“La acción es una victoria para el status quo, y nadie debería estar feliz sobre esto. Pero el voto del Senado es un revés, no el golpe de gracia para la reforma de inmigración completa. No desistimos la adquisición de una solución verdadera, eficaz, y justa en el tema de inmigración”, declaró Janet Murguía, presidenta de NCLR, en una declaración a la prensa.

“A pesar del voto de hoy, el país todavía necesita liderato en este asunto. Hay legislación de reforma de inmigración de dos partidos que espera la acción en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, y los partidarios de la reforma de inmigración completa mirarán hacia la Cámara para tomar medidas cuanto antes”, prosiguió Murguía.

Aquí en San Francisco, mientras tanto, la decisión fue recibida con el regocijo.

Renée Saucedo, el director del Programa de Trabajo por Día en San Francisco, llamó a la propuesta inflexible y propone una que realmente proteja los derechos de trabajadores e inmigrantes.

Según una declaración escrita, Chuck Mack, presidente del Consejo Conjunto 7 de la Hermandad Internacional de Camioneros, los programas de trabajador invitado incluídos en la propuesta del Senado eran una invitación al abuso mismo de los inmigrantes.

“Estos programas han sido históricamente usados por corporaciones grandes para atacar las condiciones contra las que nuestras uniones han luchado por conseguir. Necesitamos un camino para que la gente pueda venir a este país legalmente que no los obliga a hacerse trabajadores invitados”, dijo Mack.

“Doce millones de personas en este país desesperadamente necesitan el estado legal. La propuesta del Senado era una promesa falsa – la mayoría de las personas indocumentadas nunca habrían sido capaces de conseguirlo”, dijo Saucedo.

Ha sido tan injusto para tantas personas que es difícil creer cuan despiadados estos senadores pueden ser, a pesar de lo obvio de que esta gente indocumentada ha sido una fuerza significativa para empujar la economía del país hacia adelante, y que el país no puede sostenerse sin su trabajo `ilegal’.