Monday - Sep 21, 2020

Denuncian amenazas tras el regreso a clases en el City College


por Araceli Martínez

 

Estudiantes y maestros del San Francisco City College denunciaron las amenazas y desafíos que enfrentan con el regreso a clases de manera remota para el semestre del otoño 2020, debido a la pandemia.

Durante una conferencia de prensa, cuestionaron por qué si el City College de San Francisco es clave para el regreso a trabajar en una economía post pandemia, la administración y la Junta de Consejeros está tomando decisiones para reducir y destruirlo.

“¿Por qué en esta época del movimiento Black Lives Matter están debilitando el Departamento de Estudios Afroamericanos? ¿Por qué en tiempos de una pandemia global despiden al 60 por ciento de los maestros de Inglés como Segunda Lengua, dejando a los estudiantes inmigrantes sin los recursos para integrarse a la economía?”, cuestionaron.

Pero eso no fue todo. También demandaron saber por qué en este tiempo de crisis de vivienda accesible ignoraron proteger los intereses del colegio sobre un terreno que el City College ha utilizado desde 1946.

Malaika Finkelstein, presidenta del sindicato AFT 2121, pidió a la administración no usar a la pandemia como excusa para cortar clases a los muchachos que ya de por sí están sufriendo.

Y dijo que los rumores de que los rectores y jefes de departamentos han ordenado cortar clases con menos de 10 estudiantes, se han confirmado. Tampoco hay un plan de matrícula, se lamentó, que tome en cuenta la pandemia global y la crisis económica que los estudiantes y comunidad enfrentan.

“Los estudiantes y los empleados del colegio están batallando para encontrar cuidado para sus niños y de salud, seguridad financiera, y cómo lidiar con la crisis. Debemos estar ahí para ellos. Dejar las clases abiertas y darles tiempo para que se inscriban”, dijo la líder sindical en una carta a los consejeros del City College y al rector Rajen Vurdien.

“Tenemos que mantener las clases abiertas, y cumplir con nuestra misión en tiempos de crisis. Nuestra comunidad nos necesita más que nunca. Somos críticos para la recuperación de San Francisco”, dijo

Más de una docena de bibliotecarios que recientemente recibieron avisos de despido o recortes de sus horas durante el semestre del otoño, urgieron a la administración y consejeros del City College a reconsiderar su decisión.

Las razones para los despidos del otoño son que las bibliotecas están cerradas y que los bibliotecarios no sirven a los estudiantes en persona.

“Esto nos confirma que mucho de nuestro valioso trabajo no se ve. Desde que el colegio cerró en marzo, los bibliotecarios adjuntos hemos contestado preguntas vía nuestro servicio de chat 24 horas, 7 días a la semana, clasificamos talleres online con comentarios individuales, ofrecemos talleres de investigación vía Zoom y damos seguimiento individual a los estudiantes”, dijeron al enumerar la serie de actividades que han realizan al trabajar desde sus hogares.

Kelvin Ming Young, jefe del Departamento de Adultos Mayores (OLAD), lamentó que la administración del Colegio haya cancelado más del 90 por ciento de su horario original y los dejaron solo con cinco clases para el semestre.

“Los programas para adultos mayores en el San Francisco City College están entre los primeros de su clase en la nación. Son servicios esenciales para la salud y bienestar físico y mental de los adultos de nuestra comunidad a través de una variedad de cursos como arte, música, teatro, literatura, yoga, Tai Chi, salud mente y cuerpo”.

Añadió que sin este programa robusto y amplio, muchos  de sus estudiantes adultos enfrentarán aislamiento, soledad, ansiedad, depresión y lesiones físicas.

“Ahora más que nunca mientra el COVID-19 continúa causando daño, debemos mantener nuestro programa y clases para servir a los residentes adultos de San Francisco”.

En una carta abierta dirigida a la Directiva del City College por 60 maestros adjuntos de Inglés como Segunda Lengua (ESL) que fueron despedidos repentinamente esta primavera, dijeron que entienden que se necesitan decisiones difíciles dada la naturaleza de la crisis actual.

Sin embargo, manifestaron que el COVID-19 no debe servir como un chivo expiatorio para el desajuste continuo de las metas del colegio con las acciones administrativas que se hacen a puerta cerrada.

“Nuestros estudiantes son los más golpeados, mientras ellos pierden sus clases, los maestros perdemos los empleos y los estudiantes que amamos”, indicaron.

Y llamaron a un cambio por una mayor transparencia y comunicación de la presente administración incluso hacia la Junta de Consejeros.

“Demandamos un cambio de dirección de parte de nuestra ciudad, nuestros estudiantes y nosotros mismos”.

Por otra parte, también protestaron contra el voto de la Junta de Supervisores de San Francisco que aprobó el desarrollo de un proyecto de vivienda en el sitio donde se planeó hace 100 años construir la presa Balboa junto al San Francisco City College.

La Presa Balboa fue diseñada para llenarse de agua con una profundidad de 25 pies. Pero nunca se utilizó, y quedó como un espacio vacío que actualmente es usado como estacionamiento por el San Francisco City College sin ser de su propiedad.

Pero el lugar pertenece a la Ciudad de San Francisco; el presidente de la Junta de Supervisores, Norman Yee quiere que ahí se construyan casas, y ya cuenta con un proyecto para construir 1,100 nuevas viviendas, el 50 por ciento serían para trabajadores esenciales supuestamente a precios accesibles.

También se planea dedicar 150 unidades para el personal y profesores del City College.

La alcaldesa de San Francisco, London Breed dijo en torno al proyecto que San Francisco está en medio de una escasez de vivienda y necesitan construir más casas por toda la ciudad.

“El proyecto de la presa Balboa va a crear más de 1,000 nuevas casas para las familias, trabajadores, y maestros, mientras que también proporcionará las instalaciones necesarias para el cuidado de niños y espacios abiertos”, dijo en un comunicado.

Sin embargo, decenas de miembros de la comunidad y organizaciones como CCSF4All, Our City SF, Richmond District Rising y Defend City College Alliance entre

muchos otros, dijeron que este proyecto causará un daño significativo al City College y a los vecindarios del alrededor ya que hará el acceso imposible para muchos y muy difícil para otros; creará problemas de transporte público, congestionamiento de tráfico y seguridad.

“Este valioso terreno público no debe privatizarse. Debe mantenerse en las manos públicas y usarse para un proyecto que sea 100 por ciento accesible, que cumpla con la creciente necesidad de vivienda a precios económicos no a las tasas del mercado, y a la vez que proteja al City College”.

Sin embargo, decenas de miembros de la comunidad y organizaciones como CCSF4All, Our City SF, Richmond District Rising y Defend City College Alliance entre muchos otros, dijeron que este proyecto causará un daño significativo al City College y a los vecindarios del alrededor ya que hará el acceso imposible para muchos y muy difícil para otros; creará problemas de transporte público, congestionamiento de tráfico y seguridad.

“Este valioso terreno público no debe privatizarse. Debe mantenerse en las manos públicas y usarse para un proyecto que sea 100 por ciento accesible; que cumpla con la creciente necesidad de vivienda a precios económicos, no a las tasas del mercado, y a la vez que proteja al City College”.