Tuesday - Nov 20, 2018

Demócratas y republicanos debaten plan de acuerdo de inmigración


por Alex Meneses Miyashita

Carlos GutiérrezCarlos Gutiérrez

El Senado de EE.UU. empezó a debatir una propuesta de acuerdo de inmigraci´n negociada por legisladores Demócratas y Republicanos y autoridades de la Administración Bush.

El plan fue anunciado el 17 de mayo por un grupo bipartidista de diez legisladores junto con el Secretario de Comercio de EE.UU. Carlos Gutiérrez y el Secretario de Seguridad Interior de EE.UU. Michael Chertoff, siguiendo cerca de tres meses de negociaciones. El Secretario Gutiérrez lo calificó de “momento histórico”.

Defensores de hispanos e inmigrantes reaccionaron de manera favorable ante el acuerdo que se logró y que el plan incluye un camino hacia la legalización inmediata y una eventual ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que pasan un chequeo de antecedentes.

“Esta propuesta contiene este elemento clave y este debate es la primera parte”, dijo Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza.

El propuesta otorgaría un estatus temporal inmediato a los inmigrantes indocumentados que están empleados, no tienen antecedentes criminales y pagan una multa de $1,000. El costo de obtener una tarjeta verde será de otros $4,000 y el proceso podría tomar un total de 13 años. Los candidatos elegibles podrían tener que regresar a sus países para postular para residencia permanente.

El plan de legalización tomaría efecto una vez en la frontera y los “gatillos” de aplicación interior tomarían efecto. Esto involucra fortalecer la seguridad de la frontera, incluyendo duplicar la fuerza de Patrulla de Frontera, e implementar un estricto programa de verificación de empleo.

Frank Sharry, director del National Immigration Forum, dijo que las multas propuestas para lograr la legalización son “cuesta arriba, un programa largo y el esquema de salida/re entrada es superficial”, pero agregò que es “destacable” que un gran número de Republicanos apoyan la legalización de millones de inmigrantes.

Entre otras propuestas alabadas por los defensores de los latinos e inmigrantes está la inclusión de Ag/Jobs y el Acta DREAM en el proyecto.

Éste ofrecería un camino hacia la legalización a millones de agricultores inmigrantes y modificaría el programa de visa H2-A para cumplir con los requisitos de la industria agrícola. El Acta DREAM ofrecería un estatus de tuición estatal o bono para la educación superior a los estudiantes indocumentados.

Además, los defensores dieron la bienvenida a un plan para poner en ocho años la mayoría de los trabajos pendientes de las familias.

Sin embargo, los defensores expresaron su preocupación sobre el futuro flujo de inmigración hacia el país, incluyendo el plan para crear un programa de trabajador invitado que podría no ofrecer un camino hacia la ciudadanía a los participantes.

Según Sharry, si no se les ofrece un camino hacia la residencia permanente a los trabajadores invitados, el proyecto “creará condiciones que llevarán a un rápido aumento de los inmigrantes indocumentados en el futuro o a crear un grupo de no-ciudadanos de segunda clase, venciendo las metas de esta reforma”.

Otro punto de preocupación es un cambio propuesto de un sistema basado en la familia para determinar quién obtiene tarjetas verdes en el futuro. Los puntos se darán sobre la base de la educación, el manejo del inglés y lazos familiares.

Actualmente, cerca de dos tercios de las tarjetas verdes se les dan a parientes de ciudadanos norteamericanos.

Murguía dijo que el NCLR realizará vigorosos esfuerzos para mejorar el proyecto.

Los negociadores Demócratas y Republicanos dijeron que éste no era perfecto, pero que ofrecía una sólida base para comenzar el debate.

“Ahora es momento de actuar”, dijo el Sen. Edward Kennedy (D-Mass.), clave en las negociaciones. “He estado aquí el suficiente tiempo para saber que las oportunidades como ésta no vienen tan seguido. El pueblo norteamericano está exigiendo una solución, el Presidente está comprometido, el Senador Reid lo ha hecho una prioridad y los senadores de ambos partidos ahora están determinados a resolver la crisis”.

En la Cámara de Representantes de EE.UU., la presidenta Nancy Pelosi (D-Calif.), quien se reunió con miembros del Caucus Congresista Hispano el 17 de mayo, también llamó a la acción.

“Tenemos una obligación con el pueblo norteamericano para aprobar una reforma exhaustiva a la inmigración”, dijo. “La necesidad es urgente”.

Hispanic Link.