Tuesday - Nov 13, 2018

Democracia y voto


por Richard Anthony

“Recuerde, la democracia nunca dura mucho. Pronto se desperdicia, se exhausta ¡y se suicida! ¡Nunca ha habido una democracia que no se suicida!” – Samuel Adams.

La democracia no es un principio de las escrituras para el pueblo de Dios. Democracia es una palabra engañadora. Cada hombre cree que tiene un derecho sobre el destino de la sociedad. Esto es un mito. Si Dios dirige a los hombres a moverse de una manera que es liderada por Dios, entonces ningún voto puede cambiar la voluntad de Dios. El “registro del voto” corresponde al razonamiento fallido del hombre secular de que él, en sí mismo, puede salvarlo todo, si le da suficiente poder, más dinero, más… más … más …y todavía más. Apenas usted pone una “X” en ese voto y vota por algún político, se vuelve parte del mundo, votó para que lo manden. El político necesita su consentimiento para ponerle un lazo y hacerlo sentir como un animal. Ahora es parte del zoológico de la humanidad.

Cuando usted elige a personas para decirles cómo vivir y cómo deben hacerse las cosas, entonces usted renuncia a esa autoridad que el Señor le ha dado y lo puso en manos de los paganos. Usted está eligiendo que un hombre malvado lo gobierne, en lugar de Dios Todopoderoso, quien lo creó. Cuando llegan las elecciones, la gente suele elegir “el mal menor”. Siempre deciden entre “el menor de dos males”. Piense en eso. Tenemos que recordar que no hay tal cosa como el mal menor. El mal es el mal (James 2:10). Por lo tanto, cuando alguien vota entre el menor de dos males, siguen votando por el mal. Punto.

La ley no se basa en una votación popular. Nunca lo ha hecho ni lo hará. Los siervos de Cristo no pueden votar porque eso sería violencia o fuerza. No queremos usar la fuerza, no se puede obligar al Reino de Dios, no se puede obligar a la gente a amar, no puedes obligar tu amor por los demás, no se puede obligar a la gente a ser libre, ya que se requiere de la violencia para imponer su cumplimiento. Y “las armas de nuestra milicia no son carnales” (2 Corintios 10:04).

En el Antiguo Testamento, el pueblo “votó” para matar a Josué y Caleb (Números 14:10). Justo después de haber votado, Dios dijo: “… ¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? … Yo los heriré de mortandad, y los desheredaré” (Números 14:11-12), pero Moisés pidió misericordia y Dios perdonó sus malos hábitos. En el Nuevo Testamento, durante el juicio de Cristo Jesús, Poncio Pilato dejó que la gente “vote” entre Barrabás y Jesús en cuanto a quién querían liberar (Mateo 27:17). Los fariseos susurraron mentiras en los oídos de la gente para que pudieran votar de la manera que querían que ellos votaran. Y eso es lo mismo que está pasando hoy en día con la votación, todo es manipulado por aquéllos que tienen el poder de influir en las personas. ¡Este “privilegio de voto” crucificó a nuestro Señor!

Otro ejemplo se encuentra en 1 Samuel 8. El pueblo de Dios fue gobernado directamente por Dios en este momento, pero el pueblo “eligió” ser gobernado por un rey humano en lugar de Dios, al igual que las naciones paganas (1 Samuel 8:4-5,20). Justo después de que “votaron”, “el Señor dijo a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te dijeren: porque no te han rechazado a ti, sino a mí, para que no reine sobre ellos” (1 Samuel 8:7). Israel es ahora una democracia, y su privilegio de voto sacó a Dios de su país.

Hay una tendencia por parte de muchos a suponer que si la gran mayoría de los cristianos tiene una cierta creencia, entonces deben estar en lo cierto. No es necesariamente así. La verdad no se determina por mayoría de votos, sino por la Palabra misma. El pueblo de Dios no debe mirar los “principios democráticos” en búsqueda de la verdad, sino a Dios.

Democracia: “Aquella forma de gobierno donde el pueblo gobierna, pero la multitud no puede realmente gobernar: Una democracia inorgánica… naturalmente se convierte en un gobierno de un solo hombre. La base de la democracia es la igualdad … pero la igualdad en sí no es garantía de libertad, ni la igualdad constituye la libertad. La absoluta democracia existía en la antigüedad y en la Edad Media: ellos nunca sufrieron por mucho tiempo y la democracia absoluta es algo más que un término convertible por libertad”. Diccionario Legal Bouvier, 1914.

La siguiente definición fue tomada de un libro de 156 página oficialmente compilado y publicado por el Departamento de Guerra de EE.UU. el 30 de noviembre de 1928, que establece la definición verdadera de la democracia. Esta definición fue publicada por la autoridad del gobierno de Estados Unidos. Esta definición precisa y académica de la democracia ha sido cuidadosamente considerada como una guía adecuada para los soldados estadounidenses y los ciudadanos de Estados Unidos por el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos. Esta definición tiene prioridad sobre cualquier otra “definición” que se pueda encontrar en los diccionarios comerciales actuales, que han sufrido modificaciones periódicas a favor de los poderes de gobierno.

Democracia:…. “Un gobierno de las masas. La autoridad se deriva de las reuniones masivas o cualquier otra forma de expresión directa. Resultados en mafiacracia. La actitud hacia la propiedad es comunista, negando los derechos de propiedad. La actitud hacia la ley es que la voluntad de la mayoría regulará si se basa en la deliberación o si es gobernada por la pasión, el prejuicio y el impulso, sin restricción o consideración a las consecuencias. Los resultados se encuentran en la demagogia, la licencia, la agitación, el descontento, la anarquía. Democracia es el gobierno directo del pueblo y se ha intentado en varias ocasiones sin éxito”. Ciudadanía, Manual de Entrenamiento N º 2000-25, Departamento de Guerra, Washington, 30 de noviembre de 1928, elaborado bajo la dirección del Jefe de Estado Mayor, [AG 014.33 (28.04.28)], por orden del Secretario de Guerra: Oficial: General Mayor Lutzwahl, General Adjunto, CP Summerall, el Mayor General, Jefe de Estado Mayor.