Tuesday - Sep 18, 2018

Decisión del Tribunal Supremo trae preocupación


­por Marvin J Ramirez

Marvin RamirezMarvin Ramirez

El reciente fallo del Tribunal Supremo de los EE.UU. el martes 26 de junio de que la raza no puede ser un factor en la asignación de niños en las escuelas públicas es una cachetada en la cara a los afro-norteamericanos y latinos que han sufrido discriminación por más de un siglo en esta sociedad.

El tribunal fulminó los planes de las escuelas públicas en Seattle, Washington, y en Louisville, Kentucky, diciendo en un voto de 5-4, que ellos dependieron del uso inconstitucional de criterios raciales.

Planes semejantes ya implementados o en vía a ser propuestos por todo el país podrían correr peligro ahora, limitando bruscamente el poder de administraciones municipales para lograr diversidad utilizando criterios basados en raza.

“La decisión del Tribunal Supremo que prohibe a las juntas locales de escuelas utilizar el factor de raza en sus esfuerzos de lograr la integración de las escuelas pone en peligro el progreso que se ha desarrollado durante el movimiento de los derechos civiles y la calidad de nuestro sistema de enseñanza,” dijo la congresista Bárbara Lee (D-Oak).

“Como alguien que es apasionado en asegurar la igualdad para personas en todos los asuntos, la resolución reciente me ha entristecido y nos fuerza a redoblar nuestros esfuerzos para derrotar los efectos de envoltura y otras pautas de segregación”.

Decidida el 17 de mayo de 1954, BROWN V. BOARD OF EDUCATION, 347 U.S. 483 (1954), su meta fue terminar con  la discriminación en las escuelas basada en la raza.

Cita el caso: “La segregación de niños Blancos y Negros en las escuelas públicas de un Estado únicamente por raza conforme a las leyes que permite o requiere tal segregación, niega a niños Negros la protección de igualdad de las leyes garantizadas por la Decimocuarta Enmienda – aunque las facilidades físicas y otros factores “palpable” de escuelas para Blancos y Negros puedan ser iguales”.

Después de esa decisión, las escuelas alrededor de la nación empezaron a utilizar la raza como factor para integrar las escuelas y asegurar el acceso igual a una educación buena a todos niños.

“La decisión de hoy socava el compromiso a la igualdad en la educación que fue leída en el decisión Brown vs. Junta de Educación, y amenaza volver el reloj en el medio siglo de avances hacía la igualdad racial en la educación,” agrega Lee.

Después de atacar y deshacer la acción afirmativa que formara parte de los Derechos Civiles hace unos 40 años, espero que después de esta resolución del Tribunal, las escuelas encuentren maneras de continuar integrándose para que cada niño en los EE.UU. pueda tener la misma oportunidad para una educación de calidad y competitiva.

El enemigo de los inmigrantes, obviamente es también el enemigo de las leyes de derechos civiles que protegen a los grupos históricamente más oprimidos.