Wednesday - Sep 19, 2018

Debate sobre el control de armas debiera preguntar si es que el Congreso tiene el poder para regular


El Presidente Obama llamó por un mayor control de armas en su mensaje del Estado de la Unión anoche. La efectividad de sus propuestas ha sido sujeto de un agitado debate. Pero ambas partes no están poniendo atención al tema mayor: ¿Tiene el Congreso el derecho de regular o prohibir armas?

por William J. Watkins

El control de armas se ha convertido en una de las batallas más preeminentes de 2013. Durante una conferencia de prensa el mes pasado, en el cual estaba rodeado de niños, el Presidente Obama instó al Congreso a prohibir el las armas de “asalto” (semiautomáticas), reducir el límite de las bodegas a 10 balas, y establecer controles universales de fondo para todos los compradores de armas de fuego. Y anoche, Obama volvió a pedir este reglamento en su discurso del Estado de la Unión. Nombrar a las personas afectadas por la violencia armada, afirmó a una multitud que lo vitoreaba: “Se merecen un voto”.

En todo el país, los estadounidenses están debatiendo la efectividad de la propuesta de control de armas de Obama. Los comentaristas de la izquierda argumentan que las armas semiautomáticas y bodegas de alta capacidad no son necesarias para la defensa local o la caza. A la derecha, los críticos del presidente dicen que las armas no se limitan fin a la violencia y señalan que no importa qué leyes aprueba el Congreso, los delincuentes seguirán encontrando maneras de estar bien armados. La legislación propuesta, afirman, sólo servirían para poner a los ciudadanos respetuosos de la ley en una situación de desventaja.

Ambas partes están perdiendo la cuestión más importante en este debate: ¿El Congreso aún tiene el derecho de regular o prohibir las armas? ¿De dónde obtiene el Congreso la facultad de prohibir la propiedad o la fabricación de determinadas armas o bodegas? Parece que muchos defensores y opositores del derecho a las armas han olvidado su cívica básica, suponiendo que el Congreso puede actuar todo el tiempo cuando el 51 por ciento de los miembros están de acuerdo.

La Segunda Enmienda de la Constitución establece claramente: “Una milicia bien regulada es necesaria para la seguridad de un estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar armas no será infringido”. Y como escribió James Madison en El Federalista No 45, “las facultades delegadas … para el gobierno federal son pocas y definidas”. Esos ensayos fueron escritos para promover la ratificación de la Constitución y asegurar estados de sus límites al poder federal.

Madison explicó además que estos poderes “se ejercerán principalmente en los objetos externos, tales como la guerra, la paz, la negociación y el comercio exterior”. Los estados, aseguró a sus lectores, retuvieron “numerosos e indefinidos” poderes se extienden a “las vidas, libertades, y las propiedades de las personas”, incluyendo el “orden interno”. El Tribunal Supremo ha confirmado el derecho del individuo a portar armas durante varias décadas y en casos judiciales.

Estas lecciones de historia suelen ser rechazadas por los políticos modernos.

Por supuesto, el Congreso ha aprobado leyes que prohíben las armas en el pasado, y muchos expertos creen que los tribunales han mantenido la legalidad de una cierta regulación y restricción de la propiedad de armas. En 1994, la “prohibición de armas de asalto”, que expiró en 2004, es un buen ejemplo. Pero el hecho de que el gobierno federal ha tomado una acción en el pasado no responde a la pregunta acerca de la autoridad de, o legitimidad de la acción. En 1942, más de 100.000 japoneses-americanos fueron colocados en campos de internamiento.

Pocos argumentarían que esto era constitucional o establece un precedente válido para una medida similar en la actualidad.

En el Distrito de Columbia, en el caso histórico contra Heller (2008), la Corte Suprema reconoció el derecho individual a portar armas, pero también opinó que dicta en ciertas “prohibiciones y regulaciones” desde hace mucho tiempo se mantuvo como buena ley.

La Corte menciona específicamente leyes que prohíben crímenes o a enfermos mentales portando armas.

La mayoría Heller, sin embargo, no explicó la fuente de la autoridad federal para estas prohibiciones.

Sin lugar a dudas, el derecho común como se recibió de Gran Bretaña y al momento de la ratificación de la Constitución de EE.UU. reconoció y permitió restricciones razonables sobre el derecho a portar armas. Tal comprensión histórica podría apoyar algunas circundantes modernas de que el derecho a portar armas es constitucionalmente válido.

Pero nada en la ley común de la época apoya la prohibición total de ciertas armas que poseen los cuerdos, los ciudadanos respetuosos de la ley tal como lo pide Obama.

Si alguien pregunta, el Congreso y el presidente de la probablemente apuntarían a la cláusula de comercio como fuente de autoridad constitucional para el control de las armas actuales propuestas. Pero el propósito original de la cláusula de comercio está muy alejada de la venta y compra de armas – y tiene poco que ver con el debate actual sobre el control de armas.

Según la Constitución, el Congreso puede “reglamentar el comercio con las naciones extranjeras, entre los diferentes Estados”. Los diccionarios en uso durante el período fundacional define el comercio como “las relaciones, el intercambio de una cosa por otra, el intercambio de cualquier cosa, el comercio, el tráfico”.

A partir de los debates de ratificación de la Constitución, se entiende que los fundadores querían que los estados estuvieran unidos de cara al proteccionismo europeo. Gran Bretaña, Francia y otros países impusieron muchas restricciones en el comercio de EE.UU., privando a los recién independizados Estados Unidos de América de los mercados lucrativos. Debido a que el Congreso no tenía un poder de comercio bajo los Artículos de la Confederación, no puede efectivamente negociar pactos comerciales o tomar represalias cuando los países europeos restringieron el comercio americano.

Por otra parte, los estados sin puertos de aguas profundas se vieron obligados a importar a través de estados que tenían dichos puertos. Nueva York, por ejemplo, colocó altos aranceles en productos que los consumidores en otros lugares en última instancia, se verían obligados a pagar.

Esto provocó tensiones entre los estados. Los Fundadores creían que un sistema uniforme de regulación comercial crearía una zona de libre comercio nacional y eliminaría la posibilidad de que ciertos Estados de explotaran a sus vecinos.

Con la cláusula de comercio, el Congreso le dio el poder para hacer comercio (es decir, el tráfico) regular entre los estados y con las potencias extranjeras. Es difícil encontrar nada en el expediente que indique que alguien alguna contempla que la Cláusula de Comercio abarcaría las leyes nacionales que regulan la fabricación o posesión de armas de fuego – o cualquier otra cosa.

Cómo el poder de comercio se ha transformado es una larga historia. Pero, en esencia, el Congreso ahora reclama el poder de regular cualquier asunto que afecta a la economía nacional. Tal lectura de las cláusulas de comercio chupa la cuidadosa enumeración de los padres constitucionales de los poderes, haciendo que el gobierno federal sea omnipotente.

Desafortunadamente, muchos legisladores están ahora empeñados en promulgar controles nacionales de armas de fuego legales, y muchos de sus oponentes están debatiendo los méritos de estas leyes cuando deberían estar cuestionando su constitucionalidad. Seguirán haciéndolo a menos que el público estadounidense les haga las preguntas fundamentales sobre el origen de su autoridad y exigen una respuesta razonada.

William J. Watkins, Jr. es investigador de The Independent Institute y autor del libro, “Reclaiming the American Revolution.”

TAMBIÉN DE ESTE AUTOR: Obamacare, the Constitution, and the original meaning of the Commerce Clause

[Nota del editor: la versión original de este artículo confundió el tipo de armas de fuego cubiertas por la prohibición de 1994 y en las actuales propuestas para reinstaurarla].