Tuesday - Dec 18, 2018

Con temor de deportación, inmigrantes indocumentados temen reportar crímenes


immigration_frontpg

Los activistas advierten que los crímenes no serán denunciados y los testigos se negarán a testificar a raíz de los temores de que la interacción con la policía podría llevar a la expulsión del país

por Tom Dart

Cada vez hay más pruebas de que los inmigrantes indocumentados están más preocupados de denunciar los crímenes o testificar ante los tribunales, por temor a que puedan ser detenidos y deportados, según funcionarios y defensores de la ley.

Desde que Donald Trump firmó una orden ejecutiva dando prioridad a la mayoría de los inmigrantes indocumentados para su deportación, los activistas y la policía local han advertido que los crímenes no serán denunciados y los testigos se negarán a testificar por temor a cualquier interacción con la policía, pues podría ser un preludio a la expulsión del país.

“Lamentablemente, parece que las tácticas agresivas de [Inmigración y Aduanas], incluyendo el arresto de personas en los tribunales, están teniendo un efecto escalofriante. El resultado es que más víctimas permanecerán en las sombras y más inmigrantes serán vulnerables al abuso. Ninguna persona debe temer que reportar un crimen o ir a los tribunales los pondrá en riesgo de deportación “, dijo Michael Kaufman de la Unión Americana de Libertades Civiles del Sur de California.

Los informes de agresión sexual de los hispanos en Los Ángeles han caído un cuarto este año en comparación con el mismo período en 2016 y los reportes de violencia doméstica han disminuido casi un 10 por ciento, dijo el jefe de policía de la ciudad, Charlie Beck, en una conferencia de prensa el martes.

Beck añadió que otros grupos étnicos no vieron disminuciones tan notorias. “Imagina, una mujer joven, imagina a tu hija, tu hermana, tu madre… no denunciando una agresión sexual, porque temen que su familia sea desgarrada”, dijo, según el diario Los Angeles Times.

Cecelia Friedman Levin, abogada política de Asista, un grupo de justicia inmigrante, dijo que los criminales están usando la represión para intimidar a los testigos.
“Los abusadores comúnmente amenazan a las víctimas que buscar ayuda les resultará en su separación o separación de sus hijos”, dijo.

“Antes de las órdenes ejecutivas sobre inmigración, los defensores de los consejos comúnmente dirían que la policía está aquí para ayudar, que hay políticas en el lugar que protegen a todas las víctimas. Pero ahora, dependiendo de la jurisdicción, esos defensores pueden hacer una pausa antes de dar el mismo consejo, especialmente si están viendo un aumento de las redadas de inmigración en sus comunidades y dada la amplia gama de prioridades establecidas por la Administración”.

El Departamento de Policía de Los Ángeles dijo en un comunicado: “Aunque no hay evidencia directa de que la disminución esté relacionada con preocupaciones dentro de la comunidad hispana con respecto a la inmigración, el departamento cree que los temores de deportación pueden impedir que los miembros hispanos de la comunidad denuncien cuando son victimizados”.

Tales temores no están restringidos a California. Muchas activistas por los derechos de las mujeres fueron molestos por el arresto de agentes de inmigración de una mujer indocumentada el mes pasado en un tribunal de El Paso, Texas, inmediatamente después de que ella pidió una orden de protección contra un ex compañero abusivo.

La abogada del condado de El Paso, Jo Anne Bernal, dijo que su oficina había observado una disminución del 12 por ciento en las personas que buscaban órdenes de protección desde que el caso de la mujer se hizo público el mes pasado. Dijo que no podría decir con certeza si una caída en los casos indocumentados contribuyó a la disminución, pero señaló que los números eran inusuales.

“Es alarmante para mí”, dijo, agregando que hay tres ejemplos inmediatos de víctimas que buscan retirar los casos debido a los temores de la inmigración. “Es realmente desgarrador”.

Bernal dijo que fue particularmente doloroso cuando los padres tuvieron miedo de testificar para asegurar órdenes de protección para sus hijos que han enfrentado abuso.

En un caso reciente de una ciudadana estadounidense de 16 años y víctima de agresión sexual con padres indocumentados, dijo: “Se enfrentaron a una horrible elección de tratar de proteger a su hija mediante la obtención de una orden de protección o la deportación y estar en un Situación en la que no podían proteger a su hija”.

Las indicaciones de que los casos de violencia doméstica han sido obstaculizados o abandonados debido a que las víctimas o testigos son reacios a cooperar con las autoridades han surgido en ciudades como Austin, San Antonio y Denver, donde los temores de deportación causaron cargos en cuatro casos.

Kristin Bronson, la abogada de la ciudad de Denver, dijo el mes pasado que varias víctimas se declararon reacias a declarar debido a su estado migratorio.

“Ellos eran indocumentados y, como resultado de los recientes desarrollos, no estaban dispuestos a continuar con los casos”, dijo a Denver7 noticias locales.

“Tenemos cuatro presuntos autores de violencia doméstica que regresan a la calle sin ningún tipo de castigo, y eso nos preocupa mucho cuando tratamos de mantener a Denver como una comunidad segura y acogedora”.

A los agentes de inmigración no se les permite entrar en residencias privadas sin ser invitados o sin una orden judicial, pero los horarios de los tribunales les proporcionan una certeza razonable del paradero de su objetivo en un momento dado.

Una denuncia penal en el caso de El Paso sugiere que los funcionarios de ICE sabían que la mujer se alojaba en un refugio para personas que habían sufrido violencia familiar, pero decidió que el mejor lugar para arrestarla sería en el juzgado.

La mujer sigue encarcelada hasta el día de hoy, dijo Bernal. El abogado del condado también señaló que era “muy común” que los abusadores amenazaran con reportar a sus víctimas indocumentadas a los funcionarios de inmigración, y algunos creen que fue la causa del arresto de la mujer.

“Es sólo una manera más en la que el abusador tratará de continuar controlando y aislando a las víctimas de violencia doméstica”.

Una portavoz de ICE describió los comentarios del jefe de policía de Los Ángeles como “totalmente especulativos e irresponsables” y dijo que la agencia trabaja para aumentar la concienciación sobre las visas que pueden estar disponibles para las víctimas de ciertos crímenes y toma en cuenta si alguien es víctima o testigo a, un crimen significativo.

“La inferencia de los funcionarios de Los Ángeles de que la ejecución de la misión por parte de la agencia está minando la seguridad pública es indignante y equivocada”, agregó Virginia Kice en un comunicado.

“De hecho, la mayor amenaza a la seguridad pública es la continua falta de voluntad de la policía local de cumplir con los requisitos de inmigración. En lugar de transferir a los extranjeros penales condenados a la custodia de ICE, según lo solicitado, las agencias, incluido el departamento de policía de Los Ángeles, suelen liberar a estos delincuentes de vuelta a la calle para potencialmente reincidir y sus víctimas son a menudo otros miembros de la comunidad inmigrante.

Trump ha apuntado a las llamadas ciudades de santuario como Los Ángeles, lugares que limitan las interacciones entre la policía local y las autoridades federales de inmigración, planeando retener fondos federales.

Bajo instrucción de Trump, el ICE lanzó el lunes su primer “informe de resultados semanales”, una lista destinada a presionar las ciudades santuario detallando las autoridades locales que no cumplieron con las solicitudes federales para mantener sospechosos extranjeros para recolección de hielo.

Sin embargo, a algunos departamentos les preocupa que la confusión entre los agentes de inmigración y los policías de la ciudad debilite la confianza de la comunidad.
El mes pasado, los funcionarios de Los Ángeles, incluyendo al alcalde, Eric Garcetti, escribieron a los agentes de hielo para solicitar que no se representen a sí mismos como “policía” sobre la base de que podría erosionar la confianza pública en el departamento local, que “no inicia la acción policial con el objetivo de determinar el estatus migratorio de una persona”.

Sam Levin contribuyó con la presentación de informes. Este artículo es de la fuente ‘el guardián’ y fue publicado o visto por primera vez el 23 de marzo de 2017.