Wednesday - Nov 21, 2018

Compitiendo para llegar a ser el presidente poll


­por José de la Isla

José de la IslaJosé de la Isla

MÉXICO, D.F. - ¿Recuerdan cuando durante la elección de 1992 Bill Clinton ajustó su opinión sobre la implementación de políticas para acomodar la gran visión del presidente H.W. Bush de una zona de libre comercio para todas las Américas?

La visión Fleetwood Mac de Clinton tuvo que cambiar en un tris, y lo logró con éxito. Clinton hasta hizo venir a la Ciudad de México a su asesor, Henry Cisneros, para participar en una charla privada con el presidente Carlos Salinas.

Con el tiempo se firmó un Tratado de Libre Comercio Norteamericano durante la presidencia de Clinton, el que excluía temas de trabajo y que tenía débiles provisiones para el desarrollo de México.

El tratado era como tener causa sin anticipar el efecto.

Fue una, pero no la única, razón por el aumento de la inmigración a los Estados Unidos, en particular por parte de las poblaciones mexicanas más marginadas.

Pero entonces el 11 de septiembre cerró la frontera, cual represar una corriente donde antes fluía un vaivén de personas en busca de trabajo.

Cuando antes el desarrollo económico de Latinoamérica había sido un tema prioritario, retrocedió a ser casi nulo en cuanto que el “terrorismo”  y las soluciones militares se convirtieron en temas candentes.

Por desgracia, la mentalidad nacional también cambió hacia todos nuestros vecinos al sur. Desde entonces, los demócratas se han atrincherado, mientras que los intereses de los republicanos se han enfocado exclusivamente en la expansión del libre comercio. Ninguna posición es una visión para una nueva América del Norte, en particular una en la que los viejos problemas no se han ido.

Hemos vuelto a donde estábamos antes de la elección de 1992.

En el ambiente actual, muestran poca visión nuestros candidatos a la presidencia sobre el tema geográfico. ¿Saben que somos norteamericanos? ¿Que el hemisferio norte tiene importancia para nuestro futuro? ¿Que México es el portal de ese futuro?

Que alguien, por favor – para nuestro propio bien – les pregunte a los candidatos más adelantados lo que es aquella visión.

El candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, hace poco emitió un plan de acción de siete puntos sobre el hemisferio occidental. Hizo mención de nuestros intereses vitales de energía, comercio y seguridad. Mucho de su plan vuelve a repetir, retóricamente, temas de larga consideración. (Castro, el comercio, “debemos volver a construir relaciones”, etc.)

No obstante, dio gusto ver su confesión que, “desde el terror del 9-11, Estados Unidos se ha envuelto tanto con otras regiones que nos hemos olvidado de los amigos en nuestro propio hemisferio”.

De hecho, los candidatos de la campaña presidencial del 2008 podrán servir mejor a la nación cuando se dirigen a una visión nacional y hemisférica. Es hora de refrenar las actitudes patrioteras que van asentándose. La inmigración ilegal, y los pogromos que se han cultivado y permitido, son puntos negativos contra nuestra posición en el mundo y referente a nuestro propio futuro.

Electores iracundos y cínicos, mayor atrincheramiento, aislacionismo y las raras nociones del siglo XIX sobre las Américas — ¿es ésa la nación de la que quieren ser líderes los candidatos a la presidencia?

Habrá que tener agalla para cambiar ese curso.

Un público podrido espera para ver cuál de los candidatos no compite por ser el presidente pollo.

Circulaba una frase en julio del año pasado antes de realizarse la elección a presidente aquí en México. En conversaciones privadas, la gente decía que no era posible hacer un buen presidente de los tres candidatos más avanzados en la contienda.

Por lo visto el teatro político en los Estados Unidos va en la misma dirección. Los siete demócratas declarados y los ocho republicanos que compiten están aguando, y no mejorando, la comprensión del público de la clase de futuro que podemos construir con respecto a nuestros vecinos.

Es cuestión de visión, otra vez.

Al menos que llegue alguien con una perspectiva clara, volveremos a discutir esto, en términos similares, en el 2012.

Durante la campaña Clinton- Bush de 1992, llegamos a la barrera de la salida. En el 2008, parece que volvemos a estar en el mismo lugar con el largamente aplazado debate nacional.

[José de la Isla, autor de “The Rise of Hispanic Political Power” (Archer Books, 2003), redacta un comentario semanal para Hispanic Link News Service. Comuníquese con él a: joseisla3@yahoo.com]. c 2007