Saturday - Sep 22, 2018

Cómo vive la muerte de un periodista en el aire se convirtió en un símbolo de la crisis de Nicaragua


tranque_Frontpg_Pobladores colocan tranques en Ticuantepe en solidaridad con Masaya y Granada

Ángel Gahona hizo una transmisión en vivo de una protesta contra el presidente Daniel Ortega cuando fue asesinado a tiros. Su familia cree que el objetivo era silenciarlo

Carl David Goette-Luciak en Bluefields

Dos semanas antes de transmitir su propia muerte en Facebook, Ángel Gahona admitió que temía que sus días estuvieran contados.

“Si aparezco muerto algún día, no te sorprendas”, recordó su padre mientras la pareja miraba a Bluefields Bay una violenta tarde.

No fue la primera vez que Gahona, un periodista cruzado nicaragüense conocido por sus informes de investigación sobre el abuso policial y el tráfico de drogas, hizo tales declaraciones. “No recuerdo cuántas veces me dijo que iban a matarlo”, dijo su padre, también llamado Ángel.

Pero el 21 de abril, el cuarto día de una continua revuelta popular contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, la sombría predicción del periodista finalmente se hizo realidad.

Cuando Gahona usaba su teléfono inteligente para transmitir las secuelas de los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes justo en la calle de su casa en la ciudad costera de Bluefields, en el Caribe, sonó un disparo y su cuerpo se estrelló contra el concreto.

“Estoy pensando que se cayó, o está bromeando”, recordó Neyda Dixon, una colega periodista que también cubría la protesta. “[Pero] cuando lo veo sangrando, empiezo a gritar”.

Gahona, un padre de dos hijos de 42 años que dirigía el sitio web local de noticias El Meridiano, es una de las decenas de personas que han muerto desde que las protestas comenzaron a barrer el país más grande de América Central el 18 de abril.

Al principio, la agitación se vio impulsada por la oposición a las reformas de pensiones impopulares que el gobierno de Ortega había propuesto. Pero cuando las fuerzas progubernamentales atacaron violentamente a los manifestantes, en muchos casos con munición real, el foco del levantamiento se trasladó al septuagenario Sandinista mismo, que ahora enfrenta la mayor crisis política de su gobierno de 11 años.

Desde que el revolucionario que alguna vez regresó al poder en 2007, los programas sociales, como su iniciativa “Hambre Cero”, han beneficiado a muchos. Pero los manifestantes también acusan a Ortega de convertir a Nicaragua en un estado autoritario de partido único, en connivencia con su ampliamente odiada primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Un mes después de que comenzaron los disturbios, la violencia volvió el lunes cuando la policía antidisturbios se enfrentó a los manifestantes y los estudiantes que exigían la renuncia de Ortega se apoderaron de una universidad en Managua, la capital.

Los partidarios del gobierno se reunieron rápidamente para poner fin a la toma, pero los manifestantes antigubernamentales se unieron para apoyar a los estudiantes.
“No estamos aquí para mantener un diálogo. Estamos aquí para negociar su partida “, dijo el líder estudiantil Lester Alemán a su presidente al inicio de las conversaciones la semana pasada para calmar la escalada de la crisis.

Si los estudiantes quieren ver la espalda de Ortega, la prioridad para la familia de Gahona es descubrir quién lo mató, y por qué.

El 8 de mayo, 17 días después de su muerte, dos jóvenes fueron detenidos bajo sospecha de disparar al periodista con un arma casera. Fueron desfilados ante los medios por oficiales de policía enmascarados y trasladados a El Chipote, una notoria cárcel de Managua.

Pero la familia y los amigos de Gahona no están convencidos con esa narración y señalan con el dedo a la policía, que sospechan que aprovechó el caos en las calles para deshacerse de un periodista que consideraban irritante.

“Creemos que la policía mató a Ángel para enviarnos un mensaje. Para decirles a todos los periodistas que se calle, que dejen de apoyar o cubrir las protestas “, dijo Hayzel Zamora, de 27 años, un compañero periodista que presenció la muerte de Gahona.

Los intentos de contactar a la policía en Bluefields no tuvieron éxito. Funcionarios de la policía de Managua dijeron que no tenían información para compartir sobre el caso y nada que decir.

La madre de Gahona, Amanda, dijo que la infancia de su hijo en la década de 1970 en Nicaragua, durante la brutal dictadura de Anastasio Somoza, le había infundido un temor profundamente arraigado hacia la policía.

Pero después de convertirse en un periodista profesional, nunca rehuyó cubrir sus actividades. Se hizo conocido en Bluefields por cubrir historias espinosas como la corrupción policial y el tráfico de drogas que otros periodistas prefirieron ignorar.

“No le tenía miedo a nada”, dijo Suyen Sánchez, una periodista y amiga.

Sus colegas dicen que fue esa intrepidez la que llevó a Gahona a las calles la tarde del 21 de abril cuando las protestas contra Ortega barrieron Bluefields.

Sánchez, que trabaja para una estación local llamada Radio Única, recuerda haber llegado a la escena al anochecer para encontrar a un grupo de manifestantes prendiendo fuego a una valla publicitaria con la imagen de Ortega y su esposa.

Gahona, siempre primero en la escena, ya estaba allí.

Según Sánchez, el tiroteo comenzó poco después, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes, golpeando a un joven de 18 años, uno de los mismos hombres que luego fueron detenidos por el asesinato de Gahona.

“Corrí escaleras arriba para decirle a su hermano”, recordó la esposa del periodista, Migueliuth, que había estado siguiendo su transmisión en vivo desde su casa, a solo unas cuadras de distancia. “Solo pensé que había sido herido”.

En 1978, Pedro Joaquín Chamorro, un crítico abierto de la dictadura de Somoza, fue asesinado. Su asesinato provocó indignación pública y al año siguiente una revolución popular, que Ortega ayudó a dirigir, derrocó al régimen.

Cuando Ortega dio inicio a las conversaciones de paz en Managua la semana pasada, fue interrumpido a los pocos segundos de su discurso, con gritos de: “¡Justicia para Ángel Gahona!”

Sin embargo, un mes después de su muerte, los familiares dicen que hay poco, si es que hay, signos de justicia.

Determinado que el nombre de Gahona no será olvidado, su madre se unió a las protestas en Managua, marchando junto a docenas de otras madres que llevaban fotos de sus hijos asesinados.

“Nosotros, como familia, no odiamos a nadie”, insistió. “Perdonamos a los asesinos de Ángel. Pero queremos la verdad, no me importa si solo pasan un día en la cárcel”.

El caso de Gahona puede estar aún sin resolver, pero si su tiroteo fue un intento de acabar con la disidencia, su padre está convencido de que ha fallado.

“Querían silenciar la voz de Ángel”, dijo. “Pero solo lo hicieron expandirse” (The Guardian).