Tuesday - Oct 23, 2018

Cómo les ha ido a los hispanos y a los afro-americanos en la economía de Obama


obama_hl

por Fred Lucas

El presidente Barack Obama hablará esta semana por última vez durante su presidencia a las cenas anuales para los miembros negros e hispanos del Congreso, aunque como su registro para los dos grupos minoritarios más grandes del país es a lo mejor cuestionable, basado en cifras del gobierno.

Un informe de la Oficina del Censo esta semana encontró que los salarios han subido de nuevo a los niveles previos a la recesión en el 2015, incluyendo a los negros e hispanos. Sin embargo, a lo largo de los dos mandatos de Obama, las mayores tasas de desempleo siguen estando entre los afroamericanos e hispanos, según el Bureau of Labor Statistics.

Las políticas del presidente no han ayudado a ninguno de los grupos, dijo Horace Cooper, co-presidente del Proyecto 21, un grupo conservador negro.

“La comunidad de negros ha sufrido enormemente bajo las políticas del presidente,” dijo Cooper a The Daily Signal en una entrevista telefónica.

“El presidente parece estar muy orgulloso de que los salarios estén de vuelta, pero eso sólo significa que la miseria ha perdurado hasta su último año en el cargo”, agregó Cooper. “La gran recesión que debería haber sido dos o tres años se ha convertido en cinco a siete años. No hemos tenido el crecimiento del empleo total durante casi ocho años”.

El presidente, como es lógico, tenía una perspectiva diferente, haciendo alarde de las cifras del censo en un vídeo de la Casa Blanca el martes. Obama dijo:

Los ingresos en realidad subieron un 5,2 por ciento. Esto es en realidad el mayor salto año tras año desde 1968. La buena noticia es, que subió para todo el mundo, todos los grupos de ingresos, excepto los que están en las mismas, muy superiores, todas las razas, géneros… Se pinta un cuadro de una economía que es para mejorar, que es la reducción de la pobreza y el aumento de los ingresos. Todo esto es consecuencia de algunas de las políticas económicas inteligentes que hemos estado poniendo en marcha en los últimos años.

La Casa Blanca señaló que los hispanos vieron el mayor aumento en el ingreso medio en el 6,1 por ciento, mientras se veía una caída de 2,2 por ciento en la pobreza. Además, los negros tenían una caída del 2,1 por ciento en la pobreza.

Sin embargo, la recuperación ha sido demasiado débil para celebrar, dijo James Sherk, un investigador de la economía del trabajo de la Fundación Heritage.

“Esta ha sido la recuperación más lenta de la era post-guerra,” dijo Sherk a The Daily Signal. “Todos los grupos raciales sufrieron pérdidas durante la recesión y sólo hasta ahora se están recuperando”.

El jueves, Obama estará hablando la 39ª Conferencia Anual de Políticas Caucus Hispano del Congreso Instituto Público y la Gala Anual de Premios. Luego, el sábado, hablará en la 46ª Cena de premios Phoenix de la Conferencia Legislativa Anual de la Fundación Grupo Negro del Congreso. Ambos eventos son en Washington.

Basado en el nuevo informe del Censo, el ingreso promedio estimado para los negros en 2015 era de $ 37,211. Eso es más que el año anterior, cuando era $35,694. Pero es sólo nominalmente mayor que cuando Obama tomó posesión a $36,179. El año antes de que Obama corriera en las elecciones, el ingreso promedio estimado para los negros era $ 37,809. Antes de la recesión de 2007, el ingreso promedio para los estadounidenses negros era $38,970.

Sin embargo, la imagen de los salarios es mejor para los hispanos, cuyo ingreso medio estimado para el año 2015 era $45,148, hasta aproximadamente $ 2,600 más que el año anterior. Marca el único aumento significativo para los hispanos durante el mandato de Obama. En 2009, el ingreso promedio fue de $42,022, luego se estabilizó a $40,000 o $41,000 hasta un ligero aumento en 2014. En 2007, antes de la recesión, el ingreso promedio fue de $44,215.

Sin embargo, una comparación año a año podría carecer de precisión basado en una encuesta rediseñada desde la oficina de censo en 2014, que está destinada a captar más ingresos que la anterior encuesta.

La situación de empleo de las dos demografías es más turbia, según informa la Oficina de Estadísticas del Trabajo. Los afroamericanos son golpeados con fuerza en ambos frentes. Los hispanos tienen una de las tasas de actividad más altas que cualquier demográfica, pero también retraso en el empleo. La tasa de actividad en realidad ha disminuido ligeramente en los dos grupos, al pasar de 63 por ciento en 2008 a 61 por ciento para los negros durante la mayor parte del tiempo de Obama a cargo. Los hispanos tuvieron una tasa de participación laboral del 68 por ciento en 2008, pero después de 2010 se redujo a 66 por ciento y se mantuvo allí.

Antes de la recesión, la tasa de desempleo fue de 8,3 por ciento para los negros y el 5,6 por ciento para los hispanos en 2007. Esta escalada en 2008, golpeó durante la recesión. Durante el primer año de Obama en el cargo, según la oficina de estadísticas, los negros tenían una tasa de desempleo del 14.8 por ciento. Los hispanos tuvieron una tasa de desempleo del 12,1 por ciento. Ellos se mantuvieron en general estables en los próximos dos años.

Para el año 2012, la tasa de desempleo se redujo en ambos grupos, pero todavía era mucho más alta que el promedio nacional. Se disminuyó ligeramente durante el primer año del segundo mandato de Obama. Sin embargo, en 2014, el desempleo global se había reducido a 6.2 por ciento, pero en realidad aumentó a 11,3 por ciento para los negros. Los hispanos, ese año, estaban a la par con el promedio nacional.

Obama y progresistas en general preferirían identificar varios bloques de votantes en lugar de impulsar el progreso económico, dijo Michael González, investigador principal de la política exterior de la Fundación Heritage y el autor de “Race for the Future: “Cómo los conservadores pueden romper el monopolio liberal en Hispano americanos”.

“Mi platillo principal con los progresistas son los bloques en lugar de individuos”, dijo González a The Daily Signal. “Ellos quieren manejar una narrativa que no tiene poder para cambiar las cosas y debe depender del gobierno en busca de ayuda. No hay que mirar a los hispanos como un grupo, ese es su error”.

Cooper, de Proyecto 21, dijo que a los afroamericanos les fue mejor durante los años de Ronald Reagan, e incluso durante la década de 1990 con Bill Clinton, junto con todos los demás, antes de Obamacare, el gasto de estímulo demográfico, y otra regulación desplazada al sector privado.

“Hubo un aumento en personas de raza negra al poseer casas, en las graduaciones de la escuela secundaria y asistencia a la universidad”, dijo Cooper. “Hoy en día, es más difícil para los empresarios. Si no fuera por la economía digital, todas las oportunidades podrían ser eliminadas. Las barreras para la entrada en la economía son artificialmente más altas debido al gobierno federal”.