Wednesday - Jul 18, 2018

Comer pescado una vez por semana reduce a la mitad el riesgo de muerte súbita cardíaca


Salmon-Fillet-Fish-Knife_health

por RJ Jhonson

La enfermedad cardíaca sigue siendo una de las principales causas de muerte en el mundo, causando una de cada cuatro muertes solo en los Estados Unidos. Un artículo sugiere que para reducir el riesgo de sucumbir a la enfermedad, una de las mejores cosas que puede hacer es comer pescado.

El estudio examinó el riesgo de muerte súbita causada por un ataque cardíaco entre médicos estadounidenses masculinos. La investigación definió la “muerte súbita” como la muerte o colapso que ocurrió una hora después del inicio de los síntomas, un paro cardíaco presenciado o ambos.

Alrededor de 12 meses en el estudio, 20,551 sujetos (de 40 a 84 años de edad en 1982) completaron un cuestionario que preguntaba qué pescado comían. También tenían que informar a los investigadores con qué frecuencia comían pescado.

A fines de 1995, se habían producido 133 muertes. Después de tener en cuenta diferentes factores relacionados, los investigadores determinaron que los que comían pescado al menos una vez por semana tenían un riesgo 52 por ciento menor de morir de muerte súbita en comparación con los que comían pescado menos de un mes.

Los investigadores no encontraron ningún beneficio significativo de comer un tipo específico de pescado o de consumir más de una porción por semana. También aclararon que comer pescado no reducía la frecuencia de los ataques al corazón, pero mejoraba las probabilidades de sobrevivir a un incidente de ese tipo.
El estudio fue parte del Estudio de Salud de los Médicos de EE.UU.

El pescado ayuda a estabilizar el ritmo de tu corazón

Los investigadores en el estudio mencionado anteriormente atribuyeron los resultados a las propiedades antiarrítmicas de los peces. Los pescados grasos como el atún y el salmón son particularmente ricos en ácidos grasos Omega-3 que se han demostrado en varios estudios para ayudar a regular la función cardiovascular y suprimir los ritmos cardíacos peligrosos.

La arritmia se refiere a una condición en la que su corazón late irregularmente. Podría latir demasiado rápido (taquicardia) o demasiado lento (bradicardia), o podría omitir un latido de vez en cuando. El problema es causado por una serie de factores, que van desde levemente dañinos (estrés y malos hábitos) a francamente mortal (ataque al corazón).

El ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) son los secretos detrás de los efectos antiarrítmicos del consumo de pescado. Estos ácidos grasos Omega-3 ayudan a relajar los músculos del corazón y reducen el riesgo de una irritación miocárdica potencialmente mortal.

Los científicos sospecharon por primera vez los beneficios cardiovasculares del consumo de pescado y Omega-3 después de observar cómo la enfermedad cardíaca coronaria ocurría con poca frecuencia entre los esquimales de Groenlandia a pesar de su dieta alta en grasas. Esto también fue cierto entre los japoneses. La investigación apuntó a una dieta que incluye pescado como la razón detrás de la baja incidencia de enfermedad cardíaca en los dos grupos.

Omega-3 tiene otros beneficios

Los ácidos grasos Omega-3 son cruciales no solo para aumentar la función cardiovascular, sino también para mejorar la salud general.

• Te ayudan a ver correctamente: este es especialmente el caso del DHA, que es un componente estructural en la retina del ojo. Comer una dieta rica en Omega-3 está relacionado con un menor riesgo de degeneración macular que, junto con las cataratas, es una de las principales causas de ceguera en la actualidad.

• Ayudan contra la inflamación: Omega-3 se ha relacionado con reducciones en productos químicos inflamatorios, como eicosanoides y citocinas. Demasiada inflamación puede provocar cáncer, enfermedades cardíacas y otras afecciones graves.

• Mejoran el desarrollo y la función del cerebro: el DHA es un componente vital del cerebro, por lo que consumir Omega-3 ayuda a garantizar un desarrollo cerebral adecuado en los bebés. Estos ácidos grasos también pueden ayudar a controlar los trastornos mentales como la esquizofrenia, la depresión y el trastorno bipolar.

Finalmente, también se han relacionado con un menor riesgo de deterioro mental relacionado con la edad y la enfermedad de Alzheimer.

• Apoyan los huesos y las articulaciones. El consumo de Omega-3 se ha relacionado con la reducción del dolor articular en personas con artritis. Estos ácidos grasos también mejoran la absorción de calcio, lo que aumenta la densidad ósea y reduce los riesgos de osteoporosis.