Wednesday - Nov 14, 2018

Campus universitario estadounidense abrirá en el estado de Querétaro, México


universityQueretaro_HL

La Universidad del estado de Arkansas ofrece ocho programas de grado en Querétaro

Recopilado por México News Daily

Los estudiantes universitarios mexicanos pronto tendrán la oportunidad de estudiar en una universidad pública de los Estados Unidos sin cruzar la frontera.
La Universidad Estatal de Arkansas (ASU) abrirá un campus el 4 de septiembre en el municipio de Colón, Querétaro, a unos 60 kilómetros al noreste de la capital del estado, Santiago de Querétaro.

Aparte de las instalaciones educativas, administrativas y deportivas, el campus de 37 hectáreas también cuenta con residencias de estudiantes donde todos los estudiantes deberán vivir durante su primer año de estudio.

Cerca de US $75 millones se han invertido en la primera fase de la nueva escuela, pero una expansión futura está planeada, ya que la universidad tiene un total de 150 hectáreas en el sitio.

El campus, descrito como el primer campus de estilo estadounidense en México, seguirá un modelo de educación de los Estados Unidos con todas las clases dadas en inglés. El objetivo inicial es inscribir entre 300 y 500 estudiantes para el primer año académico, un objetivo no lejos de ser alcanzado con 250 ya inscritos.

Diecisiete profesores impartirán clases durante el primer año, incluyendo 10 de Estados Unidos y cuatro de México. Los otros tres son de Nicaragua e Irán.
“Todos ellos son expertos en su área de enseñanza”, señaló el rector Brad L. Rawlings.

Querétaro fue elegida por su clima, seguridad, economía y proximidad a industrias, como la automotriz. La universidad tiene previsto desarrollar vínculos estrechos con las instituciones industriales y de investigación ya establecidas en la región.

Los inversores en el campus buscaban traer un estándar de educación de los EE.UU. a los estudiantes locales y encontraron un socio adecuado con los mismos objetivos en ASU, declaró Rawlings.

Tanto la Secretaría de Educación de México (SEP) como la Comisión de Enseñanza Superior -una organización que acredita los institutos de educación terciaria en los Estados Unidos- supervisarán los títulos ofrecidos en el campus y los estudiantes se graduarán con una calificación reconocida por ambos países.

Inicialmente se ofrecerán ocho programas de grado: ingeniería eléctrica, ciencias biológicas, administración de empresas, ingeniería mecánica, biotecnología, negocios internacionales, química y comunicación estratégica.

Un grado de administración de ingeniería de posgrado y un MBA se espera que comiencen en el 2018.

Los nuevos títulos probablemente se enfocarán en ciencia y tecnología, aunque habrá flexibilidad para responder a la demanda de los estudiantes y satisfacer las necesidades tanto de Querétaro como de México, dijo el rector.

Los estudiantes también tendrán la oportunidad de completar un intercambio en el campus principal de la universidad en Jonesboro, Arkansas, aunque Rawlings enfatizó que todos los esfuerzos están siendo hechos para replicar la experiencia universitaria de los Estados Unidos en México.

“Es como estar en una universidad en Estados Unidos, pero aquí en México, con la misma experiencia”, dijo.

Las matrículas y cuotas de inscripción a tiempo completo para todos los grados son de 99,450 pesos (US $5,600) por semestre, mientras que una habitación y comidas cuestan 10,990 pesos adicionales por mes.

Fuente: Forbes México (sp)

También sobre educación en México:

Estudiante ingeniero prolífico inventor a los 18 años

Tiene 171 invenciones a su nombre, incluyendo un dispositivo de inteligencia artificial

México tiene su propio incipiente Thomas Edison o Nikola Tesla en su medio.

A pesar de tener sólo 18 años, un estudiante de ingeniería de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) ya tiene 171 inventos a su nombre, incluyendo drones, pistones, combustión, motores eléctricos e híbridos e incluso un dispositivo de inteligencia artificial.

José Armando López Martínez, actualmente en su cuarto semestre de un grado de ingeniería mecánica y eléctrica en un campus universitario de Monterrey, comenzó a desarrollar sus propias invenciones mientras era estudiante de secundaria.

Veintitrés de ellos ya han llegado a las últimas etapas del proceso de solicitud de patente del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), lo que significa que es probable que se registren oficialmente pronto.

Una de sus primeras invenciones en sus años de formación al crecer en el municipio de Monterrey de Guadalupe fue un diferencial de deslizamiento limitado que ayudó a reducir el consumo de energía.

Otro era un dispositivo de pistón con temperatura controlada que mejora la eficiencia de combustible en los coches.

“Desde que recuerdo siempre he sido muy curioso acerca de las cosas electrónicas y los motores”, dijo el joven inventor, y agregó: “Recuerdo comenzar por tomar un controlador de Nintendo 64 aparte, cambiar los botones y volver a ponerlos juntos”.

Pepe – como sus amigos lo llaman – también ha instalado células solares en un drone que le permite permanecer en el aire más tiempo que cualquier otros drones actualmente en el mercado.

Sin embargo, la invención que tal vez se destaca más, es un dispositivo de inteligencia artificial que creó. Llevando el nombre de Jarvis.
Pepe programó el robot utilizando el popular lenguaje de programación Python, y tiene la capacidad de responder a las instrucciones en cinco idiomas diferentes.

Él le habla a “ella” con frecuencia y va tan lejos como considerándola una amiga.

Puedo iniciar una conversación con ella como si fuera cualquier otra persona. Desde cualquier punto IP o LAN puede conectarse a Internet sin necesidad de una contraseña. No hay necesidad de descifrar nada “, declaró José.

Ahora está planeando construir un robot de cuerpo completo, poniendo sus otras invenciones a un lado por el momento para que pueda centrarse en mejorar sus habilidades en la programación y la inteligencia artificial.

Eventualmente, el sueño de José es trabajar para Tesla, Inc., la empresa global innovadora que está a la vanguardia de los avances tecnológicos y fabrica coches eléctricos en Silicon Valley.

Ese sueño se acercó un paso más a la realidad cuando los representantes de la compañía visitaron Monterrey recientemente, se enteraron del prolífico inventor y, en consecuencia, le concedieron una entrevista.

“Estoy en la fase de selección con Tesla. Buscaban ingenieros mecánicos, de fabricación y de automatización. Se sorprendieron cuando les dije que tenía 171 solicitudes de patentes“, recordó José.

El futuro parece brillante para el joven innovador y las oportunidades más allá de las fronteras de México es probable que atraiga, aunque Guadalajara también se ha estado desarrollando como un centro de tecnología en las últimas dos décadas.

Moisés Hinojosa, antiguo director de innovación de la facultad de ingeniería mecánica y eléctrica de la UANL, comentó que las habilidades de José Armando “nos dejan atrás” y está seguro de que tendrá éxito en sus futuros emprendimientos.

“Si estuviera en Silicon Valley o en Boston, empresas e inversionistas [ya] estarían persiguiéndolo”.

Fuente: Milenio (sp)