Saturday - Dec 16, 2017

Boda en la pared de la frontera es la única opción de la pareja


wedding_laltinbriefs

Las puertas se abren para una ceremonia de tres minutos en el Parque de la Amistad

por los servicios de cable de El Reportero

Tres años después de reunirse en un restaurante de tacos en Tijuana, una pareja binacional se casó el sábado en el único lugar donde pudieron: a la sombra de la cerca fronteriza.

Brian Houston, un residente de San Diego, le dijo al San Diego Union Tribune que no podía ir a Tijuana para la boda aunque se negó a explicar por qué.

Su novia, Evelia Reyes, originaria de Guerrero pero ahora residente de Tijuana, no puede ingresar legalmente a los Estados Unidos.
Entonces la pareja decidió hacer el nudo en una estrecha franja de tierra entre los dos países conocidos como Friendship Park.

Poco después del mediodía, tres agentes de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. Abrieron las pesadas puertas de Playas de Tijuana, una zona costera de la ciudad fronteriza del norte, donde la barrera divisoria se extiende hasta el Océano Pacífico.

Fue apenas la sexta vez desde 2013 que las puertas, conocidas coloquialmente como la Puerta de la Esperanza, se abrieron, pero que por primera vez permitieron que una novia y un novio se unieran en matrimonio. Sin embargo, no hubo tiempo para una ceremonia larga y elaborada.

En tan solo tres cortos pero preciosos minutos, Houston, vestida con un traje gris claro, y su novia vestida con un largo vestido de novia y un velo blanco, pudieron reunirse para intercambiar anillos, firmar documentos de matrimonio mexicanos, posar para fotos, abrazarse, besarse y conviértete en esposo y esposa.

Los familiares de los novios también pudieron reunirse brevemente, abrazarse y compartir la ocasión antes de regresar a su lado de la valla. Miembros de la prensa de ambos países asistieron para documentar el momento histórico.

En marcado contraste con la unión de las dos familias extendidas, a poco más de 20 kilómetros se encuentran ocho prototipos de pared fronteriza de 30 metros de altura fabricados por compañías ansiosas por hacer realidad la controvertida propuesta del presidente Donald Trump.

Pero tanto Houston como Reyes dijeron que un muro fronterizo no es disuasorio para su amor.

Houston dijo que la pareja había elegido deliberadamente casarse en la frontera para destacar que una barrera física no puede evitar el amor que ellos y otros sienten por el otro.

“Es una declaración de que el amor no tiene fronteras. Aunque aquí estamos divididos por una valla gigante, aún podemos amarnos a ambos lados de la valla“, dijo.

Reyes reiteró las palabras de su esposo que dicen que su matrimonio “es un mensaje para todos que no hay un muro que pueda detener el amor”.
La pareja trabajó con el director del grupo de Ángeles Fronterizos, que facilita las aperturas infrecuentes en la frontera, para organizar la boda.

También han contratado a un abogado de inmigración para que Reyes pueda finalmente unirse a su esposo en los Estados Unidos, aunque el proceso podría tomar hasta un año.

El jefe de los Ángeles de Frontera, Enrique Morones, quien desde hace tiempo aboga por la reforma migratoria, dijo que la organización esperaba facilitar más aperturas el próximo año para permitir que más familias separadas por la frontera -en algunos casos por muchos años- se reúnan, aunque sea brevemente.

“Mientras que algunas personas quieren construir muros, queremos abrir puertas”, dijo.

Fuente: Frontera (sp), San Diego Union Tribune (en)