Thursday - Sep 20, 2018

Andrés Manuel López Obrador fue elegido para “transformar” a México. ¿Puede hacerlo?


AMLO_frontpg

por Mexico News Daily

Más de 30 millones de mexicanos votaron por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales del país del 1 de julio, entregando al ex alcalde de Ciudad de México una victoria aplastante sobre tres oponentes con el 53 por ciento de los votos.

La agenda de López Obrador, erradicar la corrupción, reducir la violencia, repensar la política energética y de gas de México, dar la bienvenida a los migrantes y estimular el crecimiento en las áreas empobrecidas, es ambiciosa en esta nación tradicionalmente conservadora de América Latina.

López Obrador se postuló para presidente dos veces en una plataforma similar, en 2006 y 2012. Perdió en ambas ocasiones.

Para ganar este año, el joven partido Morena de López Obrador unió fuerzas con varios partidos pequeños de la derecha y la izquierda para construir una coalición electoral triunfante pero extraña llamada “Juntos Haremos Historia”, o Juntos Haremos Historia.

La gente ahora encargada de convertir las promesas de López Obrador en política cuando asuma el cargo en diciembre vendrá de orígenes muy dispares, incluidos los progresistas sociales, los magnates empresariales pragmáticos, los cristianos evangélicos y los marxistas comprometidos. La coalición incluso dio cabida a los desertores de alto nivel de los tres principales partidos políticos mexicanos, incluido el Partido Revolucionario Institucional del actual presidente saliente, Enrique Peña Nieto.

López Obrador ha prometido “transformar” a México.

Con un equipo tan variopinto detrás de él, ¿puede realmente entregar?

El legado pragmático del PRI

Los votantes mexicanos castigaron a Peña Nieto y su partido, llamado “el PRI” por sus siglas en español, por promover la corrupción, permitir que la profunda desigualdad se pudra y hacer la vista gorda ante la violencia feroz del país. El candidato del PRI José Antonio Meade recibió solo el 16 por ciento de los votos el 1 de julio.

Pero, como analista político nacido y criado en México, es difícil no darse cuenta de que el nuevo partido Morena ideológicamente confuso de López Obrador se parece mucho al antiguo PRI.

Hasta la desastrosa presidencia de Peña Nieto, que está terminando su mandato de seis años con un índice de aprobación del 21 por ciento, el PRI era una máquina política extraordinariamente poderosa, adaptable y resistente. Gobernó a México casi sin oposición durante casi un siglo.

El PRI surgió de los disturbios que siguieron a la Revolución mexicana, que terminó en 1920. Diez años de guerra civil dejaron a México con un campo devastado y tal vez con 2 millones de muertos. Durante años después, docenas de poderosos hombres fuertes respaldados por milicias, o “caudillos”, competían por el poder.

Para estabilizar el país, el presidente Plutarco Elías Calles creó en 1929 un partido político, el Partido Nacional Revolucionario, con el objetivo explícito de distribuir el poder entre los caudillos revolucionarios supervivientes. Más tarde se renombró como el Partido Revolucionario Institucional, o PRI.

Calles quería que su partido fuera ideológicamente indeterminado, porque pensaba que una organización política de amplia base disciplinaría y unificaría a los caudillos sin amenazar sus intereses políticos personales.

Así que instruyó a los asistentes que redactaban la plataforma y los estatutos del nuevo partido para sintetizar el fascismo, el comunismo y los principios ideológicos detrás de los sistemas políticos de Estados Unidos, Inglaterra y Francia.

Calles particularmente admiraba cómo Benito Mussolini organizó a los trabajadores y empresarios italianos en colectivos laborales patrocinados por el estado para evitar el conflicto de clases y sofocar el malestar social.

Versátil y autoritario

Este modelo le permitió a Calles establecer un sistema de gobierno híbrido versátil.

El PRI incorporó, moderó y controló con éxito diferentes grupos de interés. El PRI era el partido de trabajadores y campesinos, de profesionales y burócratas.

Cuando ocurrían conflictos políticos, como que dos miembros del partido competían por dirigir el mismo estado, los líderes del partido exigían el arbitraje interno. El partido “perdedor” fue recompensado por su lealtad con dinero en efectivo o un favor político. Las negociaciones clandestinas y la corrupción se convirtieron en el estilo de gobierno de México.

Fue una estrategia ganadora. El PRI corrió México sin oposición desde 1929 hasta 2000.

El politólogo Giovanni Sartori llamó al PRI un “partido pragmático-hegemónico”, un régimen que domina por ser práctico y operativo. Su única ideología era el poder.
El PRI también fue autoritario, a veces brutalmente. Durante su reinado de casi 80 años, los disidentes “desaparecieron” y los manifestantes estudiantes fueron asesinados a tiros. Los periodistas fueron comprados.

En 2000, Vicente Fox, del Partido de Acción Nacional de centroderecha, se convirtió en el primer presidente no priista de México. El PRI pronto regresó al poder, poniendo a Peña Nieto en el poder en 2012.

Compañeros de cama muy extraños

Superficialmente, la fiesta Morena de López Obrador no se parece en nada al PRI.

Morena nominalmente tiene una ideología clara. Según la literatura del partido, es una “organización política de izquierda”. Las promesas del presidente electo de gobernar “por los pobres” y respetar los derechos humanos son clásicamente izquierdistas.

Así que tuvo sentido cuando López Obrador reclutó al Partido Laborista Mexicano, una agrupación de activistas maoístas que veneran al Partido Comunista Chino, para que se una a su coalición electoral a principios de este año.

Más difícil de entender fue su decisión de designar como asesores desertores de alto nivel del conservador Partido Acción Nacional de Fox y del propio PRI.

Aquellos que pensaban que López Obrador era un izquierdista estaban muy preocupados por la alianza de Morena con otro partido, el Partido del Encuentro Social.

Este partido evangélico fundamentalista se opone a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto en México, ambos temas que López Obrador dice que apoya.
Cuando se le pregunta acerca de sus alianzas, López Obrador simplemente responde que Morena da la bienvenida a todas las “mujeres y hombres de buena voluntad” que quieren “transformar” a México.

Mandato para el cambio

Juntos, los partidos en la coalición de López Obrador ganaron 69 de los 128 escaños del Senado, lo que le dio una estrecha mayoría. Siete de esos asientos pertenecen a la Fiesta de Encuentro Social.

Los candidatos afiliados a Morena obtuvieron 307 de los 500 escaños en la cámara baja de México, la Cámara de Diputados. De ellos, 55 fueron a la fiesta de encuentro social.
Los candidatos de Morena para la alcaldía de la Ciudad de México y cuatro gobernadores estatales también fueron elegidos. Morena ahora domina la mayoría de las legislaturas estatales.

Constitucionalmente, López Obrador tendrá el poder de reemplazar hasta dos jueces en la Corte Suprema de México y aprobar enmiendas constitucionales casi sin oposición.
Recientemente, colaboradores de López Obrador sugirieron que una verdadera transformación de México podría requerir la reescritura de su Constitución. Eso requiere una mayoría legislativa de dos tercios, que López Obrador podría lograr al ganar solo a un puñado de diputados y senadores fuera de su coalición.

Los críticos temen que López Obrador busque abolir el límite de seis años del mandato presidencial establecido en la Constitución de México, una sugerencia que el presidente electo niega.

Pero la mayoría de los mexicanos parecen más emocionados que preocupados por los extraños compañeros de cama y poderes sustanciales de López Obrador.

En abril, el 89 por ciento de los mexicanos creía que el país estaba en el camino equivocado, de acuerdo con las encuestas de IPSOS. Después de las elecciones, según una encuesta del periódico El Financiero, el 65 por ciento se siente optimista sobre el futuro de México.

¿Morena es el nuevo PRI?

El presidente electo se presentó como un extraño político, pero es un político de carrera.

Como la mayoría de los políticos mexicanos de cierta edad, López Obrador fue una vez miembro del PRI, de 1976 a 1983. Se postuló para presidente como candidato de otro partido, el Partido Democrático Revolucionario.

Entiende exactamente cómo el PRI dominó la política mexicana durante tanto tiempo.

Al igual que el fundador del PRI, Calles antes que él, López Obrador ha construido una máquina política híbrida diseñada para unir a poderosas élites políticas sin importar su ideología.

Según la declaración de principios de Morena, el partido es “un espacio abierto, plural e inclusivo para la participación de los mexicanos de todas las clases sociales y diversas corrientes de pensamiento, religiones y culturas”.

El único requisito para unirse a Morena, señala el teórico político mexicano Jesús Silva-Herzog, es obedecer al liderazgo de López Obrador.

¿A dónde llevará ese liderazgo México?