Tuesday - Oct 23, 2018

Algunos inmigrantes se sienten aliviados de ver el final de las vacaciones


m_lozano_divided_frontpg

por Michael Lozano
VoiceWaves/New America Media

En la foto: Salvador Paredes Orozco de Long Beach no pudo visitar a su padre moribundo antes de su fallecimiento en México el pasado invierno.
Es esa época del año en que muchas personas simplemente están volviendo a su rutina después de pasar las vacaciones, compartir regalos y comida, y crear nuevos recuerdos con sus seres queridos. Pero para muchos inmigrantes, las vacaciones son un desagradable recordatorio de cuán lejos están de sus familiares al otro lado de la frontera.
“Me siento deprimido en esta época del año. Tengo la necesidad de ver a mi familia, pero no puedo porque no tengo papeles “, dijo la residente de Long Beach, Leticia Salazar, quien llegó a los EE.UU. hace unos 17 años, dejando a sus padres y cuatro hermanos atrás en México City.
“Vine aquí sin nada, sin conocer a nadie”, dijo en español Salazar, quien sintió el dolor de la separación aún más después de que nacieran cada uno de sus cuatro hijos. “Cuando tuve a mi primera hija, quería que alguien me viniera a visitar en el hospital. Necesitaba que alguien estuviera ahí conmigo en esos momentos y poder decirles cómo me sentía”.
Aunque se espera que alrededor de 5 millones de inmigrantes en los EE.UU. se beneficien de la más reciente orden ejecutiva del presidente Obama sobre inmigración – la cual otorga una protección temporal contra la deportación a personas que califiquen, incluyendo a padres indocumentados que vivan en los EE.UU. cuyos hijos ya son ciudadanos. El pedido no le dará alivio a las familias que ya están divididas debido a las políticas federales de inmigración.
“Parte de la razón por la que las familias se separan es porque nuestro sistema de inmigración está dañado”, dijo Cathleen Farrell, Directora de Comunicaciones para el Foro Nacional de Inmigración. “Necesitamos una solución para eso. Actualmente, se estima que hay 11 millones de personas sin documentos… muchos de los cuales tienen  miembros de la familia que no están con ellos”.
Salazar tiene hermanos en Utah, pero cree que incluso visitarlos en los días de fiesta es demasiado arriesgado. “Tengo miedo de las redadas, de que inmigración nos atrape. Ese es nuestro mayor temor “, dijo Salazar.
Muchos inmigrantes ven las vacaciones como un duro recordatorio de que una frontera que los separa de sus familias. Para algunos, la simple mención del tema evoca lágrimas.
“Todos los años, es deprimente”, dijo la residente de Long Beach, María Gómez , quien es de Guadalajara, México. “Estoy contenta porque tengo a mis hijos conmigo, pero  triste a la vez porque no tengo a otros miembros de la familia cerca”, dijo en español.
Los tiempos de espera y los retrasos en los trámites de Visa y solicitudes de residencia permanente puede ser frustrante para los inmigrantes que esperan reunirse con miembros de su familia.
Gómez tiene una visa U, lo que significa que es legalmente capaz de estar aquí, pero para que pueda viajar fuera de los EE.UU. requeriría un proceso largo y arriesgado que incluso podría resultar en la pérdida de su condición de U. Hace veinticinco años que dejó atrás a sus padres, hermanas, sobrinos, y “muchas personas que ama”.
“Mi familia ha crecido”, dijo Gómez. “A muchos de ellos no les he conocido aun algunos”.

Las tecnologías del chat y las vídeo llamadas han aliviado un poco el dolor, “Pero no es lo mismo que darles un abrazo, o sentirlos cerca,” dijo.
El dolor puede conducir muy lejos a algunos inmigrantes para poder ver a sus familiares, especialmente cuando uno de ellos está herido. Cuando el padre de Gómez fue asaltado y apuñalado en su casa en 1997, se debatió si regresaba a México.
“No podía (legalmente) ir. Era un riesgo para mí “, dijo Gómez. Pero también era el  decimoquinto cumpleaños de su hermana menor – su Quinceañera, algo grande en la cultura mexicana – y su sueño era que Gómez estuviera allí. Así que se cruzó.
Para volver a los EE.UU. caminó por el desierto durante días, un viaje peligroso y que se ha convertido más en los años transcurridos desde su cruce, debido a la mayor vigilancia fronteriza y el aumento de la violencia relacionada con cártel.
“Ahora es imposible. Yo no me arriesgaría otra vez “, dijo Gómez.
No todo el mundo se arriesga a visitar a sus familiares enfermos. Cuando el padre de Salazar estaba enfermo de cáncer, le pidió que no dejara los EE.UU.
“Él nos decía que si algo le pasaba, no llegáramos allá,” Salazar recuerda. “Él sabe lo mucho que se sufre al volver a entrar en este país”.
Al día de hoy, Salazar debe lidiar con el hecho de que ella no estaba al lado de su padre cuando murió.
Otro inmigrante local, Salvador Paredes Orozco, de Tlaxcala, México, es la única persona de su familia en los EE.UU. No había visto a su padre en dos años, cuando el año pasado se conectan en línea para ponerse al día durante las vacaciones.
“Lo vi en línea para la Navidad. Luego el 18 de enero (2014), murió. Fue la última vez que lo ví “, dijo Orozco.
Además de extrañar a su familia, Orozco dijo que extraña las tradiciones culturales de su ciudad natal, Aztama “, un pequeño pueblo donde todos se conocen entre sí.”
Navidad ahí?, dijo, se celebra con fervor, con Las Posadas: nueve días de fiestas religiosas, bailes, cantos, comida y familia. El tema hizo que los ojos de Orozco brillaran.
“Es increíble para un pequeño pueblo como para tener una gran celebración tales”, dijo. “Ustedes decoran las casas muy bien aquí, pero no tiene la magia de nuestro país, donde tenemos Las Posadas, romper piñatas, y recoger cacahuetes”.
En cuanto a Gómez, pasó esta Navidad con sus hijos en su casa de Long Beach, donde se hizo una cena.
Gómez tenía un mensaje que decirle a su familia en Guadalajara: “Que los quiere mucho a todos, y los echa de menos. No pierdo la esperanza de que un día estar con ustedes y poderlos abrazar”.
* Nombres fueron cambiados a petición de la persona.
VoiceWaves es un sitio web de medios de comunicación comunitarios y de impresión y publicación dirigida por jóvenes establecido por New America Media para servir a los residentes de Long Beach, California.