Monday - Aug 03, 2020

¿El nuevo TLCAN empeorará la pandemia de los mexicanos?


Para los trabajadores mexicanos, los agricultores y los pobres, la pandemia y el nuevo tratado que reemplazan al TLCAN son un golpe devastador

 

por David Bacon

 

En el debate sobre el Acuerdo Estados Unidos México Canadá, el nuevo tratado comercial que reemplaza al TLCAN que entró en vigencia el 1 de julio, se hicieron muchas promesas sobre la efectividad de sus protecciones laborales. Supuestamente, protegerán los derechos laborales de los trabajadores mexicanos, lo que los liberará para presionar por mejores salarios y condiciones.

Estas promesas recuerdan las que se hicieron cuando se debatió el TLCAN original hace más de un cuarto de siglo. En ese momento, sus patrocinadores corporativos insistieron en que conduciría a la prosperidad de los trabajadores y agricultores, que ya no estarían obligados a abandonar su hogar para buscar trabajo en los Estados Unidos.

Si el antiguo tratado creó mejores condiciones para los trabajadores en las fábricas de maquiladoras en la frontera, para los migrantes mexicanos que trabajan en los campos de los EE. UU. O para los agricultores en las comunidades de donde provienen los migrantes, es más que un problema económico. En la era de la pandemia, debe examinarse el registro del antiguo tratado para determinar también su responsabilidad por la vida y la muerte. ¿Los cambios que provocó hicieron que los mexicanos fueran más vulnerables al virus? Y debido a que continúa el mismo régimen económico, el nuevo acuerdo no puede evitar plantear las mismas preguntas.

El impacto en México

El TLCAN tuvo un impacto devastador en los trabajadores, agricultores y pobres mexicanos, y sus acuerdos laborales y ambientales no hicieron nada para protegerlos. El problema radica en el propósito del acuerdo: facilitar la penetración del capital estadounidense en México. Al eliminar las barreras a la inversión y la actividad de las corporaciones estadounidenses, instituyó cambios políticos y económicos cataclísmicos. El acuerdo comercial actual comparte el propósito del TLCAN y tendrá el mismo impacto.

El informe de 1990 de la Comisión del Congreso de los Estados Unidos para el Estudio de la Migración Internacional y el Desarrollo Económico Cooperativo recomendó que Estados Unidos negocie un acuerdo de libre comercio con México para disuadir la migración. Pero incluso este informe advirtió: «Se necesitan muchos años, incluso generaciones, para que el crecimiento sostenido logre el efecto deseado», y mientras tanto crearía años de «costos de transición en el sufrimiento humano».

Las olas de privatización, con el mandato de brindar oportunidades para bancos e inversores, le costaron el trabajo a cientos de miles de personas cuando México abrió su economía. A medida que aumentó la inversión, disminuyeron los ingresos de los mexicanos.

La inversión tuvo consecuencias para la salud más allá del desempleo. El preludio de COVID se produjo en 2009, con la propagación del virus H1N1 o gripe porcina. En México, algunos lo llaman la gripe NAFTA, porque el acuerdo proporcionó el vehículo para que Smithfield Foods llene el valle de Perote en Puebla con granjas porcinas. El virus comenzó en un pueblo del valle, La Gloria. Su fuente fue la intensa concentración de cerdos y sus desechos. El desperdicio de las operaciones estadounidenses de Smithfield fue tan considerable que condujo a prohibiciones incluso por parte del gobierno conservador de Carolina del Norte.

El fracaso del acuerdo laboral del TLCAN fue aún más completo. Ni un solo sindicato independiente obtuvo derechos de negociación, ni un solo trabajador despedido fue reincorporado, debido a una queja del TLCAN. Ese registro abismal continúa hoy. El sindicato de mineros mexicano ha estado en huelga en la enorme mina de cobre Cananea desde 2007. El tratado no tuvo impacto en la recuperación de sus derechos. En cambio, la liberación de la inversión del TLCAN para moverse a través de las fronteras ayudó al propietario de la mina. La acaudalada familia Larrea compró las minas de ASARCO en Arizona y obligó a los aliados transfronterizos de los mineros, los United Steel Workers, a la huelga allí también. El objetivo del TLCAN de liberar la inversión no garantizaba los derechos laborales; los puso en peligro. El nuevo acuerdo tiene precisamente el mismo objetivo.

La respuesta de AMLO

Uno de los primeros actos de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) después de su toma de posesión como presidente en diciembre de 2018 fue exigir la duplicación de los salarios en las fábricas fronterizas. En Matamoros, decenas de miles de trabajadores se declararon en huelga después de que sus empleadores estadounidenses y socios mexicanos simplemente se negaron a obedecer la ley. Sin embargo, el gobierno parecía temer utilizar su considerable poder para obligar a los empleadores de las maquiladoras a cumplir.

Cuando comenzó la crisis de COVID-19, el gobierno mexicano ordenó a las fábricas de propiedad estadounidense que detuvieran la producción, muchas de ellas ensambladoras de automóviles y plantas en la cadena de suministro del Pentágono. Una vez más, las empresas simplemente se negaron a cumplir hasta que sus propios trabajadores se declararon en huelga y los obligaron a cerrar las puertas. Al menos doce personas murieron solo en la planta de autopartes Lear. Luego, el embajador de EE.UU., el Departamento de Estado y los ejecutivos de las grandes corporaciones de defensa y automóviles de EE.UU. se apoyaron en el gobierno de la Ciudad de México. AMLO se dobló bajo la presión y les permitió reiniciar la producción, a pesar de que los trabajadores se enfermarían y morirían como resultado.

La influencia que los acuerdos le han dado a los Estados Unidos es muy inquietante. El crecimiento de la producción de los Estados Unidos en México ha hecho que el gobierno mexicano dependa de mantener operativo ese sector. Esto no solo afecta a los gobiernos anteriores que fueron notoriamente pro-corporativos. Los mexicanos eligieron a AMLO porque prometió poner fin a esta dependencia neoliberal y hacer la vida en México más atractiva para los mexicanos. Pero el gobierno y las compañías de EE.UU. han podido usar su influencia para presionarlo a revertir esas promesas. Trump amenazó con cerrar la frontera y obligó a México a aceptar ilegalmente mantener solicitantes de asilo, incluidos mujeres y niños, en campamentos. El TLCAN no proporcionó medios para evitar que Trump haga esto, y el nuevo tratado tampoco lo hará.

Ahora, este presidente elegido popularmente irá a Washington a saludar a Trump antes de las elecciones, con el sombrero en la mano, desesperado por ver este nuevo acuerdo comercial implementado. Pero firmar el nuevo tratado y una visita a la Casa Blanca no están creando amistad con México.

Deja una respuesta