Saturday - Jul 11, 2020

Estados Unidos presiona para mantener las plantas en funcionamiento: huelgas salvajes en las plantas fronterizas por la amenaza de covid-19


por Kent Ian Paterson

Ethnic Media Services y Americas.org

 

Nota del editor: Kent Paterson es un veterano reportero en asuntos fronterizos entre Estados Unidos y México. Este artículo apareció primero en Americas.org

Las huelgas salvajes de los trabajadores de las plantas de ensamblaje preocupadas por su salud y su futuro se extendieron por todo México cuando el coronavirus Covid-19 comenzó a golpear el país.

Los medios de comunicación mexicanos y las publicaciones en las redes sociales informaron interrupciones de trabajo en marzo y abril en al menos 60 maquiladoras, plantas que pertenecen principalmente a compañías de propiedad extranjera que producen materiales para exportar a los Estados Unidos y otras naciones.

Se reportaron acciones laborales en Tijuana, Mexicali, Tecate, Rosarito, Ciudad Juárez, Reynosa, Metamoros, Ciudad Juárez, Nogales y Gómez Palacio. Los trabajadores allí exigieron que las compañías los enviaran a sus hogares con un pago del 100 por ciento, de acuerdo con un decreto federal de salud de emergencia del 30 de marzo que ordena el cierre de industrias no esenciales.

Además de las demandas salariales, los trabajadores mencionaron la falta de equipo de protección y las condiciones de hacinamiento en el taller.

Elizabeth Flores, abogada laboralista y defensora de los derechos de Ciudad Juárez con el Programa de las Américas, comparó a las maquiladoras con «invernaderos de virus». Flores dice que los desvencijados autobuses privados que transportan a los trabajadores a las plantas aumentan los riesgos para la salud de los trabajadores.

Las protestas de los trabajadores se concentran en los sectores de electrónica, telecomunicaciones, automotriz y aeroespacial, incluidos Honeywell, Lear Corporation, Electrical Components International, Hyundai, Skyworks y Tridonex.

En las operaciones de Lear Corporation con sede en EE.UU. en Juárez, al menos 14 trabajadores de línea de producción y supervisores de nivel medio han muerto de Covid-19. Lear había cerrado sus fábricas de Juárez a fines de marzo, pero no se conoce el número real de muertes y enfermedades de trabajadores causadas por Covid-19 porque los trabajadores de maquiladoras y los miembros de la familia que podrían estar infectados no han sido analizados.

«No conozco a nadie que haya sido examinado», dijo Flores.

Las pruebas que cuestan más de $100 están disponibles en laboratorios privados en Juárez, pero no son accesibles para el típico trabajador de producción de maquiladoras de Juárez.

Es probable que haya un recuento bajo de mortalidad de Covid-19, agregó Flores, porque los hospitales han registrado muertes recientes debido a neumonía o complicaciones respiratorias.

Con un estimado de 314,824 trabajadores empleados en 914 plantas, Baja California ha sido otro punto caliente tanto para las infecciones Covid-19 como para las huelgas de gatos monteses, especialmente en las ciudades fronterizas de Tijuana y Mexicali. Baja California actualmente ocupa el tercer lugar en el número de casos de Covid-19 reportados en México.

A pesar de que el número de muertes y enfermedades aumentó, y a pesar del cierre del departamento de trabajo del estado de 141 plantas que emplean a 75,621 trabajadores, el periódico La Jornada informó que el 68 por ciento de las maquiladoras de Baja todavía estaban operando a fines de abril.

Jesús Casillas, representante de la Organización de los Pueblos y Trabajadores-Baja California (OPT-BC por sus iniciales en español), un grupo de defensa laboral con raíces en el Sindicato Mexicano de Trabajadores Eléctricos, estimó que los trabajadores preocupados habían organizado espontáneamente huelgas salvajes en 20 Mexicali fábricas en abril, aunque pocos fueron reportados en la prensa.

Los trabajadores acusaron de que algunas compañías cerraron la puerta de entrada solo para dejar pasar a los empleados por la puerta de atrás, dijo Casillas. Y con algunas plantas que emplean entre 3,000 y 5,000 trabajadores, las fábricas representan «enormes puntos focales de contagio», enfatizó,

Al igual que en Ciudad Juárez, los medios mexicanos han reportado varias muertes de trabajadores de maquiladoras en Baja California. Es probable que el número sea más alto ya que las muertes en hospitales clasificados como relacionados con la neumonía podrían deberse a los efectos de Covid-19.

Un informe de abril compilado por el Comité Fronterizo de Mujeres Trabajadoras (CFO) y traducido por la Red de Solidaridad Maquiladora con sede en Canadá documentó quejas de condiciones de taller que ponen en peligro la salud, la falta de suministros sanitarios en la planta y las empresas que eluden el cumplimiento de la emergencia federal de salud.

«Muchas fábricas han puesto los negocios y sus ganancias por encima de la salud de sus trabajadores», según el informe del CFO. Las maquiladoras comenzaron a suspender las operaciones a mediados de marzo, pero «esto fue solo porque estaban suministrando grandes plantas automotrices en los Estados Unidos, como Ford y otros, que ya habían interrumpido el trabajo en las semanas anteriores».

El choque entre la salud de los trabajadores y el beneficio privado se ha desarrollado en la definición de «producción esencial». El decreto de salud federal mexicano del 30 de marzo detalla actividades esenciales, incluida la producción de productos médicos que algunas maquiladoras producen, pero excluye otros productos fabricados por las fábricas orientadas a la exportación.

Aunque el gobierno del presidente Andrés López Obrador emitió el decreto federal, los gobiernos estatales ejercen la autoridad principal para hacer cumplir las medidas de salud de emergencia y algunos han promulgado sus propias órdenes diferentes.

En Baja California, el gobernador Jaime Bonilla inicialmente habló abiertamente sobre la necesidad de cerrar temporalmente las plantas dedicadas a la producción no esencial, pero muchas continuaron trabajando en secreto. A fines de abril, la presión de los intereses estadounidenses había aumentado, y la prensa de Baja California informaba que decenas de plantas, rebautizadas como esenciales, se habían reabierto.

Mientras se habla de reiniciar la economía estadounidense, los líderes estadounidenses sostienen que las maquiladoras son un eslabón vital en las cadenas integradas de suministro de productos y que el ritmo de producción de las maquiladoras está inextricablemente vinculado al de la economía estadounidense.

El embajador de EE.UU. en México, Christopher Landau, la Asociación Nacional de Fabricantes de EE.UU. y el Pentágono emitieron declaraciones en abril instando al gobierno de López Obrador a mantener en funcionamiento las maquiladoras.

El 29 de abril, un grupo de 11 senadores estadounidenses liderados por la demócrata Diane Feinstein y el senador republicano John Cornyn enviaron al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, una carta instando al Departamento de Estado «a coordinar con el gobierno mexicano para aclarar la definición de México de negocios esenciales para evitar interrupciones en la cadena de suministro de los Estados Unidos». Destacó el «papel integral» de México en la cadena de suministro de Estados Unidos y su posición estratégica en «el funcionamiento de las empresas estadounidenses esenciales, particularmente durante la pandemia de Covid-19».

Mientras tanto, los resultados inmediatos de los ataques del gato montés Covid-19 varían. Algunos trabajadores han ganado demandas por el 100 por ciento de los salarios durante el cierre de la salud, mientras que otros se han conformado con un porcentaje menor. En respuesta a las ofertas de bonificación de algunas compañías que esperan mantener a los trabajadores en la línea de ensamblaje, la OPT-Baja California publicó una declaración de un trabajador que captura la realidad de trabajar en una maquiladora durante la era de Covid-19.

«Mi vida y mi salud tienen un precio para la maquiladora en la que he trabajado durante los últimos 10 años. Es un bono que oscila entre $12 y $42, más dos paquetes de suministros. Quieren que trabaje durante la Fase 3 de la pandemia en Baja California, tercer lugar en el número de infectados».