Tuesday - Jan 22, 2019

Carta del sacerdote católico al New York Times


sacerdote

Querido hermano y hermana periodista:

Soy un simple sacerdote católico. Estoy contento y orgulloso de mi vocación. He vivido en Angola durante 20 años como misionero.

Veo en muchos medios, especialmente en su periódico, la ampliación del tema de una manera mórbida, investigando en detalle la vida de un sacerdote pedófilo. Así es como se ve una ciudad en los EE.UU., De los años 70, otra en Australia en los 80 y así se ve, otros casos recientes … ¡Ciertamente todos condenable! Algunas presentaciones periodísticas son ponderadas y equilibradas, otras amplificadas, llenas de ideas preconcebidas e incluso de odio.

Me causa mucho dolor debido al profundo mal que las personas, que deberían ser signos del amor de Dios, son una daga en la vida de los inocentes. No hay palabra que justifique tales actos. No hay duda de que la Iglesia no puede estar, sino del lado de los débiles, de los más indefensos. Por lo tanto, todas las medidas tomadas para la protección, la prevención de la dignidad de los niños siempre serán una prioridad absoluta.

¡Pero es curioso las pequeñas noticias y el desinterés de miles y miles de sacerdotes que son consumidos por millones de niños, adolescentes y los más desfavorecidos en los cuatro rincones del mundo! Creo que su medio de información no está interesado en el hecho de que tuve que transportar a muchos niños desnutridos de Cangumbe a Lwena (Angola) por carretera en 2002, porque ni el gobierno estaba disponible ni las ONG estaban autorizadas; que tuvo que enterrar decenas de pequeñas muertes entre los desplazados de la guerra y los que han regresado; que hemos salvado la vida de miles de personas en México a través del único puesto médico en 90,000 km2, así como con la distribución de alimentos y semillas. Que hemos brindado la oportunidad de educación en estos 10 años y escuelas a más de 110,000 niños…

No es de interés que con otros sacerdotes hemos tenido que ayudar a la crisis humanitaria de unas 15,000 personas en los cuarteles de las guerrillas, después de su rendición, porque la comida no llegó del Gobierno y de la ONU.

No es noticia que un sacerdote de 75 años, el p. Roberto, en la noche recorrió la ciudad de Luanda curando a los niños de la calle, llevándolos a un refugio, para desintoxicar la gasolina, para alfabetizar a cientos de presos que otros sacerdotes, como P. Stefano, tienen casas de paso para los niños que son golpeados y maltratados. E incluso violado y buscar refugio.

Ni que Fray Maiato con sus 80 años, pase casa por casa consolando a los enfermos y desesperados.

No es noticia que más de 60,000 de los 400,000 sacerdotes y religiosos hayan dejado sus tierras y su familia para servir a sus hermanos en una colonia de leprosos, en hospitales, campamentos de refugiados, orfanatos para niños acusados de hechiceros o huérfanos de padres que murieron con SIDA, en las escuelas para los más pobres, en los centros de formación profesional, en los centros de atención a las personas seropositivas … o, sobre todo, en las parroquias y misiones, motivando a las personas a vivir y amar.

No es noticia que mi amigo, el Padre. Marcos Aurelio, para salvar a algunos jóvenes durante la guerra en Angola, los transportó de Kalulo a Dondo y regresó a su misión y fue ametrallado en el camino; que el hermano Francisco, con cinco catequistas, por ayudar a las áreas rurales más remotas, murió en un accidente en la calle; que decenas de misioneros en Angola han muerto por falta de asistencia sanitaria, por simple malaria; que otros han saltado por el aire, a causa de una mina, visitando a su gente. En el cementerio de Kalulo se encuentran las tumbas de los primeros sacerdotes que llegaron a la región … Ninguno de ellos pasa 40 años.

No es una noticia acompañar la vida de un sacerdote “normal” en su día a día, en sus dificultades y alegrías, consumiendo tranquilamente su vida en favor de la comunidad a la que sirve.

La verdad es que no intentamos ser noticias, sino simplemente traer la Buena Nueva, esa noticia que comenzó sin ruido en la noche de Pascua. Un árbol que cae hace más ruido que un bosque que crece.
No pretendo disculparme por la Iglesia y los sacerdotes. El sacerdote no es un héroe ni un neurótico. Es un hombre sencillo, que con su humanidad busca seguir a Jesús y servir a sus hermanos. Hay miserias, pobreza y debilidades como en todo ser humano; Y también la belleza y la bondad como en cada criatura…

Insistir de manera obsesiva y persecutoria en un tema que pierde la visión general crea caricaturas verdaderamente ofensivas del sacerdocio católico en el que me siento ofendido.

Periodista, busca la Verdad, el Bien y la Belleza. Eso lo hará noble en su profesión.

Solo te pregunto amiga

En Cristo,

Padre Martín Lasarte, SDB.

“Mi pasado Señor, lo confío a tu Misericordia, Mi regalo a tu Amor, Mi futuro a tu Providencia”