Friday - Nov 16, 2018

Venezuela observa el despliegue militar de Estados Unidos


Venezuelan President orders military exercises before an alleged coup d´état or a foreign invasion

por Luis Beatón

La reciente visita de Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, a Colombia, despierta sospechas y lleva a algunos a pensar que la orden de atacar a Venezuela ya ha sido entregada.

El general Tidd dijo que Bogotá y Washington deben continuar trabajando para superar las “amenazas a la seguridad” que requieren un trabajo mutuo para superarlas, según informes del periódico El Espectador, en Colombia.

El alto funcionario estadounidense dijo que “los colombianos tienen mucho de qué enorgullecerse y nos unimos a otras naciones democráticas para expresar su admiración por su firme compromiso con los valores que compartimos”, una declaración que aparentemente se refiere a que ese país se convierta en una gran base para la despliegue de la máquina de guerra de Washington.

Los comentaristas internacionales creen que la lucha contra el narcotráfico esconde planes contra Venezuela, algo quizás detrás del despliegue de la Operación Atlas, la más grande en los últimos años, que agregó casi 10.000 hombres de las fuerzas militares y policiales para enfrentar las redes de narcotraficantes en Tumaco y sus áreas circundantes.

En la mañana del 10 de febrero, el almirante estadounidense se reunió a puertas cerradas con el ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas, y otros altos funcionarios, con quienes trató de coordinar esfuerzos en la ‘construcción de la paz y la seguridad en la región’.

El general Tidd llegó a Colombia apenas dos días después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reuniera con el presidente Juan Manuel Santos en Nueva Granada para ajustar los planes contra las autoridades de Caracas, incluyendo ordenar a la oposición venezolana que abortara el diálogo que debería concluir con el acuerdo de firma en Santo Domingo de una coexistencia pacífica.

En esta reunión, el presidente colombiano enfatizó la importancia para la región de lo que definió como ‘restaurar el canal democrático en Venezuela’, por eso la visita del comandante del Comando Sur de los Estados Unidos podría vincularse con planes para continuar. la campaña de desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro
Con respecto a esta situación, el académico y analista venezolano Sergio Rodríguez Gelfestein escribió: Si aceptamos la bien conocida máxima de Von Clausewitz de que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, entonces, “la orden de combate ya estaba dada”.

El académico venezolano afirma que “la preparación de la guerra ya comenzó”. En Catatumbo, región del departamento de Norte de Santander, fronteriza con Venezuela, específicamente en las ciudades de Tibú y Tarra, los grupos armados ilegales han tomado el control de la seguridad, un avance de lo que puede estar en progreso contra Caracas.

Señala que en Villa del Rosario, en el mismo departamento, el grupo armado ‘Los Pelusos’ y el autodenominado ‘Autodefensa Gaitánista de Colombia’ (AGC) luchan por tomar el control de seis barrios (Galán, La Palmita, Pueblito Español , Montevideo, Primero de Mayo y San José) de esta ciudad de 90,000 habitantes, donde han sido desplegados para preparar la invasión de Venezuela bajo la vigilancia del ejército y las autoridades de Bogotá.

En el área de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, los paramilitares operan bajo el mando de ‘Cochas’, alias de Luis Jesús Escamilla Melo, jefe del Ejército Paramilitar del Norte de Santander (EPN) y en Venezuela ya están operando en Llano Jorge. y San Antonio del Táchira, dice la fuente.

También hay manifestaciones en las bases militares estadounidenses en Colombia y la llegada de un contingente de 415 miembros de la fuerza aérea de los Estados Unidos a Panamá, que llegaron ilegalmente al país, incluso antes de que ese gobierno autorizara su presencia, afirma Rodríguez.

Además, entre esos preparativos también debe mencionarse la finalización de las maniobras navales de Tradewinds 2017 en junio del año pasado en Barbados, a menos de 685 millas de la costa venezolana y los ejercicios militares AmazonLog17, en la Amazonía brasileña, con la participación de tropas de esa zona. país, además de Colombia y Perú, en noviembre del año pasado, a solo 435 millas de la frontera con Venezuela.

Por otro lado, la presencia del ejército de los EE.UU. En Tumaco es sorprendente, según el general Tidd, para “contrarrestar las amenazas a la seguridad”, aunque evidentemente son parte del plan de agresión contra Venezuela.

Además, la llegada a Panamá de los 415 miembros de las Fuerzas Armadas de los EE.UU. Se considera parte de la creación de bases de apoyo y logística para la operación para poner fin al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Sin lugar a dudas, el Comando Sur de los Estados Unidos participa en estos preparativos en primer lugar, proporcionando una fuerza militar conjunta de más de 1.201 personas, incluidos militares y civiles, con personal del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea, los Marines, la Guardia Costera y otras agencias federales.

Un lugar prominente parece estar asignado a dos bases militares estadounidenses de acción rápida instaladas en las comunidades de Vichada y Leticia, en el departamento colombiano de Amazonas, limitando con Venezuela en el suroeste del país, según los informes.

Estas bases, que se suman a las ya existentes, representan un paso importante en la ocupación militar de Colombia, considerada por el fallecido senador estadounidense Paul Coverdell como una acción preliminar necesaria para invadir Venezuela.

Además, el acuerdo militar de 2009 entre Washington y Bogotá permite a los estadounidenses un mayor acceso a las bases militares, incluido Palanquero, considerado estratégico debido a su posición en las Américas.

En el asedio de Venezuela, las tropas de asalto estadounidenses estacionadas en las bases de ‘control y monitoreo’ de Reina Sofía, en Aruba, y Hato Rey, en Curazao, y el centro de operaciones tendría un asiento en la base de Palmerola, en Honduras, la mayor instalación extranjera de esa naturaleza en territorio latinoamericano.

Las alertas expresadas por diferentes medios y expertos no parecen infundadas, y para dar certeza Tillerson y Tidd visitan la región, y especialmente Colombia, sin duda la punta de lanza contra Venezuela.