Friday - Sep 21, 2018

2016 – El año en que EE.UU. se dió cuenta del inevitble resultado de elegir ‘al menor de los males’


lesser_of_two_evils_column

por Claire Bernish
The Free Thought Project

Elección tras elección, los estadounidenses se sentaron de brazos cruzados como candidatos dignos que desafiaron el statu quo que fueron rechazados y descartados  por los medios como inelegible. Al mismo tiempo, los demagogos en viajes de poder se introdujeron continuamente en el candelero como las únicas opciones viables. Pues bien, los pollos están finalmente volviendo al nido.

Exactamente como la absurda elección presidencial del 2016 podría lograrse – y en qué medida los principales medios distorsionarían los hechos y el significado – recibió una respuesta contundente esta semana, gracias a Wikileaks la primera divulgación masiva de la campaña de Hillary Clinton robo John Podesta hackeó correos y el-tan conveniente recordatorio doble – de la DNC a través de los medios de comunicación de que Trump dijo alguna mierda muy lasciva y vergonzosa hace unos 12 años.

Mientras que las dos campañas se están lanzando púas el uno al otro sobre las supuestas revelaciones (los sensibles entre nosotros sabíamos desde el principio que sería  verdad), los medios corporativos se ocuparon de condenar todas las cosas de Trump – fingiendo no darse cuenta de las implicaciones descomunales de cualquier número de  revelaciones llamativas sobre Clinton encontradas en la fuga de Podesta.

Vamos hacerle frente, América – lo estamos haciendo mal.

Quizás esta primera entrega de la larga espera de Julian Assange como sorpresa de octubre debería haber caído en nuestras vueltas en las etapas iniciales de la candidatura de Clinton a la Casa Blanca. Tal vez el Washington Post – en cierta coordinación virtual con el DNC y / o la campaña de Clinton – debería haber dejado escapar el video repulsivo de Trump cuando empezó a conducir el campo de los aspirantes presidenciales republicanos.

Tal vez el récord perfecto de Hillary de la fabricación, la mentira, cerca – si no directamente – del comportamiento criminal, y una lista interminable de escándalos debería haber anulado cualquier integridad a la presidencia en la mente colectiva de la opinión pública estadounidense, si no la arrastraron tras las rejas, hace años.

Tal vez ridículamente la falsa reputación de Trump como hombre de negocios extraordinario, a pesar de una historia basada en la estafa, órdenes de maniobra para no pagar, pleitos, quiebras, y, oh sí, todas las denuncias de violación de menores de edad preocupantes y las declaraciones antes mencionadas, de su propia boca, tratando de imponerse a sí mismo sobre la mujer en contra de su voluntad, debería haberle prohibido cualquier indicio de esperanzas para la Casa blanca antes de que siquiera cruzara por su mente.

Al parecer, ninguno de estos asuntos se le ocurrió a ninguno de los jugadores que participan – o, tal vez lo hicieron – y la estrategia dictada su calendario menos de un mes antes de la elección nacional, ya que, en este punto, ya es demasiado tarde para que Estados Unidos revierta su idiota, y fallido salto hacia la calle del desastre total.

No sólo nos estamos acelerando hacia el borde de un acantilado peligroso, sino que también estamos discutiendo sobre quién debe dirigir la rueda – sin dejar a nadie lo suficientemente competente disponible para que maneje los frenos.

Es muy posible, además, que el control de la rueda no tendrá importancia, teniendo en cuenta la obstinación del controlador actual podría primero desviarnos al mundo a gran escala – si no es que a una guerra nuclear.

Guerra, cabe señalar, que será financiada a través de la deuda y con nuestros impuestos.

Y varios teatros de operaciones militares – como la guerra aún no ha sido oficialmente y nunca será declarada en Siria, Yemen y otros países soberanos – directamente  diezman y potencializan una teórica y de mayor duración III Guerra Mundial.

Las guerras que no tienen nada que ver con el mejoramiento de la humanidad, el avance de la innovación, la liberación de los pueblos esclavizados, el fomento de la libertad, el enriquecimiento de nadie más que a la maquinaria militar-industrial, o incluso, necesariamente, con la toma hegemónico de los recursos naturales de otra persona.

Las guerras del gobierno imperialista de los Estados Unidos, que por cierto se ha convertido en corrupto y ya no representa a su pueblo, se comprometieron en nombre de la lucha tanto del terrorismo y los terroristas que creó y sigue financiando – una vez más, con nuestros impuestos.

Las guerras que de alguna manera hicieron aceptable el bombardeo de hospitales y escuelas, mercados y los convoyes de ayuda y trabajadores de emergencia -, así como los militares contra la que, de nuevo, nunca se ha hecho ninguna declaración oficial de guerra.

Y como si estos puntos en total astronómicamente alarmantes no dijeran lo suficiente de lo surrealista del 2016, en realidad hay mucho más.

Los estadounidenses no envueltos en el debate vicioso sobre qué candidato cabron  podría ser peor para nuestros futuros, postulan teorías tontas sobre Kim Kardashian de … lo que sea … o aterrorizan sobre un apocalipsis payaso inexistente o regañan a los muertos víctimas de la violencia policial por no estar en total cumplimiento con las leyes que rigen , no criminales, actos violentos sin víctimas que no debería existir en el primer lugar o castigar severamente a un atleta por protestar de manera equivocada y que muestra una falta de respeto ostensible por un pedazo de tela y una canción simbólica de todos estos problemas.
¿Hemos perdido la maldita razón?

Gran parte del mundo parece pensar que sí – y, dada la evidencia, que tan lejos pueden estar realmente?

Nos hemos convertido en una cultura de víctimas-culpinos, los censores, políticamente correctos guerreros de justicia social, hipócrita, xenófoba, instigadora, llorona, traidora, las víctimas perpetuas, llorones hiperbólicos, los narcisistas – y en general los expertos en las vidas de otra persona, pero no la nuestra.
Por otra parte – aunque es posible que no se den cuenta, ya que estos titulares no venden – también hemos innovado en silencio, organizado la resistencia pacífica, llegado juntos a pesar de las diferencias, tomado posiciones exitosas contra las políticas insensibles e industrias imprudentes, usurpados por siempre de los principales medios de comunicación -fallas narrativas, subvertido al gran gobierno, ayudado a salvar la flora y fauna de nuestro planeta al estar cerca de la ruina, y en general efectuar buenas obras.

Así que, tal vez, en efecto, la esperanza es de hecho la eterna primavera.

Tal vez alguien astuto y poderoso o lo suficientemente fuerte todavía podría sumergirse y alcanzar los frenos. Quizás proporciones épicas del disparate demostrarán al público en general-que – una vez por todas – nuestra lealtad a la parcela de terreno en el que existimos no debe extenderse arbitrariamente a los ideólogos que pretenden gobernarlo.

Tal vez las elecciones son distracciones, la guerra solo llena unos bolsillos, y el fin del imperio estadounidense no sólo en última instancia traerá la paz – sino que que ya es tiempo.